Un minero es una máquina encargada de extraer o generar nuevas criptomonedas, resolviendo complejos problemas informáticos a cambio de una retribución en bitcoins o la criptomoneda que mine. 
***

¿Qué es un minero?

Aunque en los medios suele representárseles como una especie de obrero, en realidad los mineros Bitcoin no necesitan ni el casco ni las herramientas de la minería tradicional de metales y piedras preciosas. Sin embargo llevan ese nombre precisamente porque ellos llevan a cabo una labor similar:  son los encargados de minar, es decir, de extraer las criptomonedas.

Los mineros son la figura clave del Blockchain tanto de Bitcoin como de las cientos de criptomonedas existentes en la actualidad.  En realidad no son personas, son equipos especiales, máquinas con mucho poder de procesamiento.

En la extracción de criptomonedas hay dos figuras clave. En primer lugar, están los nodos. Ese rol lo desempeña el usuario que cuente con una mínima capacidad computacional. Como dice el protocolo de Blockchain, los nodos mantienen copias totalmente actualizadas de ese enorme libro de cuentas que es la cadena de bloques. 

Hay además un subgrupo dentro de los nodos que son los mineros. Estos realizan las operaciones de extracción que son vigiladas por los nodos. Minar criptomonedas es un proceso complejo que implica invertir capacidad de computacional para procesar transacciones, garantizar la seguridad de la red y conseguir que todos los participantes estén sincronizados.

¿Qué hace un minero?

Pero a diferencia de la minería de metales, la minería Bitcoin tiene especificidades: Los mineros trabajan sin parar, día y noche, inclusive feriados, para resolver problemas informáticos a cambio de una retribución en bitcoins. Son puzles criptográficos de muchísima complejidad, fórmulas matemáticas que sintetizan en muy pocos caracteres una gran cantidad de información, para que la red sea segura. Así lo determinó en su diseño el creador de Bitcoin Satoshi Nakamoto.

Todas las operaciones que se realizan en la red se van agrupando en bloques. A modo de validación,  los mineros deben encontrar un hash, que es -como dijimos-una suerte de clave computacional. No hay dos hash iguales, tampoco se pueden cambiar ni modificar.  Cada hash está vinculado con el anterior y el siguiente, como una suerte de pegamento o cadena.

Al hallar el hash el minero gana una retribución en bitcoins. Actualmente (febrero de 2020) es de 12,5 bitcoins, pero pronto bajará a 6,25 bitcoins.

¿Cualquiera puede serlo?

Sí, cualquiera puede convertirse en minero cripto si cuenta con un software y hardware especializado. El software de minería está pendiente de transacciones que son anunciadas a través de una red entre pares y realiza las tareas apropiadas para procesar y confirmar esas transacciones.

Pero vale señar que el proceso es cada vez más complejo. Cuanta más mineros hay, se incrementa la dificultad de encontrar bloques válidos por la red,  para así asegurar que el tiempo promedio de encontrar un bloque sea siempre de 10 minutos.

Minar es una tarea muy competitiva, donde participan empresas con potentes equipos. También es diversa: ningún minero puede controlar por sí solo lo que es incluido en la cadena de bloques.  Los mineros tampoco pueden hacer transacciones fraudulentas: los demás nodos rechazarían un bloque que contenga datos inválidos.

Bitmain
Ejemplo de equipo minero (en este caso de la empresa Bitmain). Foto de web 

Artículo de DiarioBitcoin

« Volver al índice del glosario