Por Hannah Pérez  


La dominante cultura de los memes y las criptomonedas no son ajenos, de hecho, ambas están entrelazadas desde sus raíces.

***

Pocos podrán debatir acerca del lugar definitivo que tienen los memes dentro de la cultura de las criptomonedas. A lo largo de la historia de Bitcoin, los memes se han convertido en un una “parte integral” del ecosistema criptográfico: desde su función básica para expresar un sentimiento generalizado entre los inversores, bien sea en situaciones alcistas o bajistas del mercado; hasta la llegada de la famosa Dogecoin y una nueva ola de criptomonedas inspiradas en memes.

Los memes y el ecosistema cripto llevan un matrimonio fiel y fructífero que los ha ayudado a crecer mutuamente. La razón podría recaer en la idea de que ambos se compaginan muy bien. Ambos nacieron en las profundidades del Internet y, con el pasar del tiempo, han viajado hacia la superficie llevándose la corona de popularidad dentro del mundo digital: unos como forma de expresión, otros como forma de dinero; aunque a veces esas barreras no son tan claras.

Más específicamente, dentro del espacio de los activos digitales, los memes son cruciales para impulsar la adopción. Estas ‘unidades mínimas de información’, como los denominó el científico Richard Dawkins en 1976, con frecuencia señalan escepticismo u optimismo entre los inversores cripto; o incluso pueden impulsar el precio de un activo. Un artículo reciente de Coindesk repara en cómo los memes ayudan a impulsar la narrativa y el valor de las criptomonedas.

Meme: una fuerza poderosa

Si bien originalmente la expresión «meme» de Richard Dawkins no tenía la intención de describir al lenguaje del Internet, que es en lo que, en pocas palabras, han logrado convertirse los memes en la actualidad; en su obra, El gen egoista, el científico había advertido que el meme era un mecanismo de evolución cultural.

El intelectual había señalado que los memes conforman el sustento mental de nuestra cultura, tal y como los genes forman la primera base de nuestra vida. Años más tarde, admitió que ese mismo concepto había mutado y evolucionado por sí mismo, cuando se percató de que se usaba para describir ese ‘contenido mínimo’ que se compartía en Internet. “Cuando alguien habla de algo que se vuelve viral en Internet, eso es exactamente lo que es un meme“, dijo Dawkins.

Ya sea que vengan representados en imágenes, gifs, videos o texto, los memes -como mecanismos para comunicar ideas de forma sencilla- son una poderosa fuerza de Internet. Porque lo cierto es que, volverse tendencia en la web, puede ser tan poderoso como una pandemia que traspasa rápidamente las fronteras geográficas o culturales. Y no le es difícil, pues “todos hablan meme“.

Si bien algunos podrían pensar que los memes son sólo bromas pasajeras del ciberespacio, entenderlas como herramientas culturales puede aportar algo valioso para comprender fenómenos de la sociedad, incluyendo acontecimientos dentro del ecosistema criptográfico. A parecer de Linda Xie, ex gerente de producto en Coinbase y ahora fundadora del fondo de inversión en cripto Scalar Capital, los memes tienen un lugar importante dentro del proyecto de lograr una adopción generalizada de las criptomonedas.

He estado muy interesada en los memes porque siento que son muy importantes para conseguir la adopción y el interés masivo de las criptomonedas. Tener un meme muy claro llega mucho más lejos que un blog increíblemente largo“, comentó la entusiasta a Coindesk.

Memes y las criptomonedas
Memes y las criptomonedas

Dogecoin: el hijo del matrimonio entre cripto y memes

Uno de los encuentros más llamativos entre la cultura memística y las monedas digitales ocurrió en 2013 con la llegada de Dogecoin (DOGE), la criptomoneda con imagen del perrito de raza japonesa Shiba Inu. Creada inicialmente como un proyecto de broma por Jackson Palmer y el programador Billy Markus para llamar la atención de forma positiva hacia las criptomonedas, Xie considera que Doge es un caso puntual de cómo los memes pueden cambiar la realidad.

Dogecoin
Imagen de Dogecoin

Antes de ser una criptomoneda, el perrito Doge era el popular personaje de muchos memes que estaban caracterizados por llevar frases gramaticalmente incorrectas escritas en letra Comic Sans. En medio de 2013, Bitcoin había ganado muy mala reputación tras el caso de Silk Road y los dos entusiastas decidieron tomar a Doge para cambiar la narrativa sobre las criptos. Sin duda, la adorable figura del cachorro mostraba una imagen menos peligrosa y mucho más divertida del espacio que aquella sombría de Bitcoin, más relacionada con el comercio criminal que prevalecía entre los medios.

La moneda era una broma elaborada: es una bifurcación de Luckycoin, que a su vez es una moneda bifurcada de Litecoin, que a su vez proviene de una actualización de Bitcoin. Pero pronto Dogecoin desarrolló una comunidad importante de usuarios que la empezaron a usar principalmente para dar propinas a creadores de contenido en Internet. También representó para los inversores menos adinerados una opción más accesible, en especial después de que Bitcoin subiese por encima de los USD $10.000. En ese sentido, muchos vieron la moneda como la alternativa del “pueblo“, lejos de la “elitistaBitcoin

A través de su historia, esta criptomoneda que empezó como un meme, ha logrado alcanzar una base importante de inversores, incluyendo a Elon Musk, el CEO de Tesla, quien en el pasado ha manifestado que DOGE es su criptomoneda favorita. Broma o no, Dogecoin actualmente tiene una capitalización de mercado $410 millones de dólares. Y más allá de su crecimiento en el mercado, el token del meme ha generado un importante impacto dentro de la comunidad. 

Este año, un desafío que se hizo viral en la red social TikTok inspiró a muchos usuarios a voltear hacia las criptomonedas. Incluso con un error ortográfico, el #DogecoinTiktokChallange provocó a inicios de julio que DOGE aumentara cerca de un 30% en cuestión de unas horas.

Lanzando memes al espacio

Siete años después, una nueva ola de proyectos extraños inspirados en memes han empezado a causar fervor dentro del ecosistema de las finanzas descentralizadas (DeFi). YAM (ñame en español), PASTA y BASED, son algunos de los protocolos más recientes de DeFi que han atraído varios millones de dólares y varias decenas de inversores. Una tendencia que, a juicio de Anil Lulla , COO de Delphi Digital, aprovecha los memes para llamar la atención sobre los complejos protocolos.

Muchos de estos protocolos tienen varias complejidades que son bastante difíciles de comprender… Los memes son una forma fácil de generar una narrativa, y quizás la forma más rápida de llamar la atención.

Con el pasar de los años han surgido otras monedas inspiradas en memes, incluyendo Tendies (TEND), una criptomoneda cuya imagen es un pollo frito, aunque ninguna ha logrado ser tan popular como Doge. En cambio, otros hitos emblemáticos han marcado la historia de los memes dentro de la comunidad de las monedas digitales.

En marzo del año pasado los entusiastas del ecosistema celebraron por primera vez la transacción de un meme en la red Blockchain a través del espacio exterior. Usando el servicio satelital de Blockstream, una fuente desconocida envió un meme de Pepe, la rana antropomórfica, a la red Blockchain de Bitcoin por el espacio. Un acontecimiento bastante curioso que, a parecer de Samson Mow, CSO de Blockstream, formará parte de los “libros de historia para que los niños estudien la evolución de los memes“.

Los memes entonces no sólo están impulsando la adopción cripto, ni tampoco tienen una función meramente descriptiva sobre el sentimiento del mercado, ellos funcionan como una forma de construcción de comunidad dentro del espacio. Desde la óptica de Demetri Kofinas, presentador del podcast Hidden Forces, los memes son parte del proceso de construcción de la comunidad, donde una marca en particular se convierte en el dominio de aquellos que más la usan.

Sucede orgánicamente, no de arriba hacia abajo, sino de abajo hacia arriba. Cripto es la máxima expresión de eso debido a la naturaleza de sus plataformas y tecnología de código abierto“, comentó el presentador a Coindesk.

Un signo de comunidad

Sin necesidad de un idioma, los memes tienen la capacidad de borrar fronteras y construir comunidades mucho más amplias que aquellas limitadas por el espacio físico. Esas pequeñas expresiones de pura comunicación, usualmente también son formas de compartir una realidad común o incluso una herramienta para poder afrontarla.

Esa es la opinión de Peter McGraw, profesor de marketing e investigador sobre el humor de la Universidad de Colorado, quien considera que el hecho de que los memes muchas veces no tengan sentido les da una sencillez de comunicación que los hace universales. “La comedia puede revelar lo que está mal en el mundo“, comentó McGraw a Coindesk.

Cuando la pandemia devastó el mundo a principios de este año, miles de memes empezaron a surgir como una forma de encarar una realidad angustiante. En el espacio cripto no fue diferente. El meme onomatopéyico “Brrr brrr” que hacía referencia a la impresión de dinero por parte del banco central de Estados Unidos, se convirtió rápidamente en una narrativa de lo que sucedía: una manifestación del sentimiento de incertidumbre hacia el futuro de la economía, a la vez que ilustraba el valioso poder deflacionario de activos como Bitcoin.

El hecho de que los memes sean elementos valiosos en la construcción de comunidades del espacio cripto también se evidencia al interior del propio proceso de creación de esas ‘unidades mínimas’ dentro de Internet. Una investigación reciente descubrió que la mayoría de los memes surgen entre usuarios de Reddit y 4chan, dos plataformas claves para la comunidad cripto, antes de pasar a plataformas más populares como Twitter.

La ideosincracia colectiva está construida a partir de memes y la comunidad criptográfica no es ajena a esto. Memes convertidos en tokens, monedas que echan mano de los memes y memes que hablan del sentimiento de los inversores, todos han aportado en la edificación de esta creciente comunidad. Nacidos como los rebeldes del ciberespacio, los memes se han nutrido de las criptomonedas a la vez que las están ayudando a hacerse más populares.

La proliferación de memes puede llegar a significar el crecimiento activo y cultural de las comunidades criptos, a medida que les sirven de megáfono a los usuarios del espacio.


Lecturas recomendadas


Fuentes: Coindesk, Coindesk, Hackernoon,

Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen collage de DiarioBitcoin con base en memes en redes sociales