Por Editor DiarioBitcoin  

Mientras siguen creciendo las estafas con criptomonedas, 9% de las cripto existentes simplemente ha desaparecido.

***

Muchos inversores van por lo seguro y solo confían en criptomonedas relevantes, como Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Cardano, Binance Coin; stablecoins como Tether o USD Coin, incluso hay los que prefieren las monedas meme, como Dogecoin y Shiba. Pero hay quienes son arriesgados (o muy ingenuos), entran en proyectos prácticamente desconocidos y muchas veces -cuál ovejas- terminan trasquilados.

Según los reportes de CoinMarketCap, al día de hoy hay 18.990 criptomonedas registradas.  De estas, muchas han dado la talla, pero otras no, resultaron incluso ser estafas. Según un artículo publicado por Finbold, con datos de 99Bitcoins, hasta el día de hoy 1.705 de estos activos digitales simplemente han “muerto”, es decir, ha desaparecido del mercado.  Es decir, 9% de las criptomonedas existentes fallaron (ojo, el número de monedas que estafaron puede ser mayor, pero no están en estos registros).

Entre los ejemplos que pueden verse en la lista están algunos proyectos que tuvieron un nombre, como el caso de BitConnect (BCC). También se nombra a muchos otros proyectos, entre ellos VegasCoin (VEGCOIN), Storeum. (STO), 1coin (ONE), Adrenaline Coin (ADN), Agrolot (AGLT), Beatlecoin (BEA), Bitcoin Platinum (BTP), Bitcoin Token (BTK), CannabisCoin (CANN), Demoncoin (DMC), Viruscoin, Vodkacoin, entre muchas otras.

En el listado de 99Bitcoins puede verse cada uno de estos proyectos fallidos y las razones por las que ya no están activos. Entre ellas: página web desaparecida, redes sociales inactivas, no listada en ningún exchange, no indexada, desarrollo detenido…

Destaca Finbold que en su gran mayoría, las monedas muertas son tokens digitales que resultaron ser estafas, abandonados por sus equipos, carecían de fondos o fallaron por cualquier otra razón y, por lo tanto, ya no son viables o activos. En raras ocasiones, algunas de estas monedas pueden volver a la vida y aumentar su valor si reúnen suficiente interés.

BitConnect, un ejemplo

Algunos de los nombres de las monedas muertas pueden sonar familiares. Uno de ellos es BitConnect, pues el equipo invirtió mucho dinero en marketing solo para convertirse en un esquema Ponzi masivo que recaudó más de USD $ 2 mil millones de los inversores.

Además de los 1.700 nombres en la lista de monedas muertas, hay algunas que han mostrado potencial para unirse a ellas por razones similares a las que mataron a otras, dice Finbold y ejemplifica con SafeMoon, que muchos analistas advirtieron durante mucho tiempo que era una moneda de bombeo y descarga. Recientemente, su exjefe de marketing, Ben Philips, se vio atrapado en un esquema clásico de bombeo y descarga de USD $ 12 millones, ya que usó su influencia para “inflar” el precio del token, solo para venderlo a precios inflados.

Otra moneda que duró poco tiempo y engañó a muchos fue la criptomoneda Squid Game (SQUID) inspirada en el popular programa coreano de Netflix, Los Juegos del Calamar, cuyo valor se redujo a casi cero hace seis meses después de que el proyecto se desconectó. Según la notificación en la página CoinMarketCap de SQUID, “aparentemente, el proyecto ahora está a cargo de la comunidad” después de que los desarrolladores se quedaron con millones.  Algunos inversores reportaron cómo perdieron la plata de toda su vida en este engaño. 

En 2021, se robaron alrededor de USD $ 2,8 mil millones en activos debido a tales esquemas fraudulentos, lo que representa un promedio de más de USD $ 7 millones por día, según los datos de Finbold.

Fuentes: Finbold, 99Coins, CoinMarketCap, archivo

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash

ADVERTENCIA: Este es un artículo de carácter informativo. DiarioBitcoin es un medio de comunicación, no promociona, respalda ni recomienda ninguna inversión en particular. Vale señalar que las inversiones en criptoactivos no están reguladas en algunos países. Pueden no ser apropiadas para inversores minoristas, pues se podría perder el monto total invertido. Consulte las leyes de su país antes de invertir.