Por Hannah Pérez  

UPC02, un token para compensar la huella de carbono que se puede intercambiar por Bitcoin o por acciones de Tesla en la plataforma Uphold.

***

Un grupo de empresas líderes del ecosistema Blockchain está lanzando el primer token basado en créditos de carbono para inversores minoristas. 

La Universal Protocol Alliance (UPA), que reune a firmas como Bittrex Global, Ledger, Certik, Infinigold y Uphold, anunció el lanzamiento de Universal Carbon (UPCO2), al que denominan “el primer token de carbono intercambiable del mundo“. Construido sobre la Blockchain de Ethereum, UPCO2 es un token ERC-20 que puede comprarse como inversión o quemarse para compensar la huella de carbono de cada persona.

De acuerdo con la información, cada token UPCO2 representa una tonelada anual de contaminación de dióxido de carbono (CO2) evitada por un proyecto certificado REDD+, que previene la pérdida o degradación de la selva tropical. Al respecto, el presidente de UP Alliance, Matthew Le Merle, explicó:

“Los proyectos que apoyamos a través de la compra de créditos de carbono previenen la deforestación del Amazonas, Cuenca del Congo e Indonesia, así como la de otras selvas tropicales amenazadas“.

En un momento crucial para el cambio climático, esta nueva moneda podría brindar grandes beneficios sociales, económicos y medioambientales. Para conocer más sobre la iniciativa, DiarioBitcoin entrevistó al  CEO de Uphold, Juan Pablo Thieriot.

CEO de Uphold
CEO de Uphold, Juan Pablo Thierot. Imagen cortesía

UPCO2: créditos de carbono tokenizados

Desde la era industrial, la temperatura media global de la superficie de la tierra ha aumentado constantemente de una forma alarmante. Desde viajar en avión, como el uso masivo de combustibles fósiles y la deforestación, las acciones humanas liberan una cantidad significativa de CO2 a la atmósfera: el principal gas implicado en el calentamiento global.

Con esta urgencia en la mesa, se inventaron los bonos o créditos de carbono, un mecanismo internacional propuesto por el Protocolo de Kioto (1997) para reducir las emisiones causantes del calentamiento global y efecto invernadero (cada crédito de carbono equivale a una tonelada de CO2).

Desde este horizonte, cada token de UPCO2 está respaldado por certificados digitales emitidos por Verra, una organización que facilita que proyectos certificados conviertan sus reducciones de gases de efecto invernadero en créditos de carbono negociables. En el caso particular de UPC2, se trata de créditos de carbono REDD+, que se basan en proyectos de protección y prevención de la degradación de selvas tropicales como el Amazonas.

Sobre la creación de nuevos los tokens, el CEO de Uphold explicó que UPCO2 se emite de acuerdo con la demanda, similar a como operan las stablecoins. Cada token es emitido por UP Alliance. El suministro circulante comienza en cero y aumenta a medida que se acuña la moneda.

Los humanos emiten cerca de 55 mil millones de toneladas de carbono todos los años. La producción actual de créditos de carbono no llega al 20% de esa cifra. Certificar un nuevo proyecto cuesta mucho y tarda entre 2 y 4 años. Así que por varios años, este mercado va a estar sobre-demandado“.

Democratización de los créditos de carbono

Además de brindar una solución a una problemática medioambiental, los tokens de Universal Carbon también buscan ayudar a democratizar el acceso a los bonos de carbono. Históricamente intercambiados en mercados extrabursátiles por grandes empresas y corporaciones, la tokenización de los bonos abre el mercado a inversores minoristas. 

Creemos que el token UPCO2 tiene un gran papel que desempeñar en la democratización del acceso a los créditos de carbono, lo que podría eliminar el arbitraje de precios y producir un precio global único“, sostuvo Le Merle en esa línea de ideas; y agregó:

Un commodity intercambiable digitalmente, no entregable, que es esencial para la actividad humana, no debería ser intercambiado bilateralmente en mercados OTC (Over The Counter) extrabursátiles, como lo son hoy en día los créditos de carbono. Como activo reconocido globalmente, definido por estándares internacionales, un Crédito de Carbono Voluntario debería eventualmente alcanzar el mismo precio en cualquier lugar”.

Por primera vez, inversores particulares e institucionales de América Latina tendrán acceso a este tipo de instrumento, que puede ser adquirido de forma fraccionada o completa a través de la plataforma Uphold. Citando un estudio del Banco Mundial, Thieriot comentó que la demanda de créditos de carbono “supera ampliamente a su oferta en un factor 4 a 1, lo que hace de este token un atractivo para inversionistas”.

A medida que más países introduzcan mercados de CO2 regulados, obligando a empresas a compensar su contaminación; y más individuos opten por compensar sus huellas de carbono de forma voluntaria, este mercado podría crecer. Actualmente el precio de cada UPCO2 oscila entre USD $10 y $15. Sin embargo, a parecer del CEO, estos precios podrían aumentar en un futuro próximo a medida que la demanda de creditos empieza a superar su oferta. 

UPCO2 a cambio de Bitcoin o Tesla en Uphold

Un paso clave hacia la democratización de los bonos de carbono es que puedan ser intercambiales por cualquier otro activo. Siguiendo la búsqueda de UP Alliance por marcar el comienzo de una nueva era digital de las finanzas, los usuarios de Uphold podrán intercambiar UPCO2 por Bitcoin, acciones de Tesla u otros activos financieros.

Nuestro diseño de plataforma con estructura Anything-To-Anything permite ir de un activo a otro en un solo paso. Eventualmente podrías ir de Bitcoin a UPCO2 y luego a Tesla sin pasos intermedios, ahorrando tiempo y dinero“.

¿Puede realmente un usuario contribuir con el medioambiente invirtiendo en UPCO2? Ante la pregunta, Thieriot explicó que cada inversor puede calcular su huella de carbono de modo de quemar el número requerido de tokens, y de esa forma compensar su impacto climático.

Sin embargo, a parecer del CEO, la mayor contribución está en la participación de nuevos minoristas en el mercado, ya que esto ayudará eventualmente a alcanzar un ‘precio de compensación global’ que empiece a reflejar la contabilidad actual del carbono. “[Esto ayudaría], entre otras cosas, a que los proyectos en primera línea, como los de REDD+, puedan cobrar las cifras necesarias para tener éxito, agrandar sus operaciones, y en definitiva, contribuir a la protección del medio ambiente“.

Año clave

Con catástrofes ambientales azotando el planeta de forma cada vez más poderosa, sumado al crecimiente número de empresas de renombre como Apple o Nike en comprometerse voluntariamente con la neutralidad del carbono; Thieriot anticipa que los bonos de carbono negociables en Blockchain se convertirán en un mercado dominante en un futuro próximo:

“Este año podría representar un punto de inflexión clave para el cambio climático […] Es probable que la lucha contra el cambio climático se convierta en el tema económico dominante de los próximos 20 años. UPCO2 permite a todos los usuarios de Latinoamérica, participar en este importante y, potencialmente lucrativo, nuevo mercado y contribuir a cuidar el planeta”. 


No es la única iniciativa que tokeniza el carbono

No es la única iniciativa que une criptos, Blockchain y emisiones de carbono.  El año pasado reseñamos que la empresa Greenb2e lanzó un innovador proyecto en España para convertir en valores digitales toneladas de dióxido de carbono que no llegan a la atmósfera. La idea, además, era que las empresas que estuvieran buscando tomar medidas medioambientales y compensar las emisiones, pudieran invertir en el token.

Asimismo, también en 2019, la Cámara de Comercio Internacional (ICC) anunció que se asoció con la startup basada en Blockchain Perlin y con AirCarbon, un exchange de compensación de carbono basado en Blockchain, para reducir emisión de carbono en la aviación comercial vía Blockchain.

Por su parte, la empresa  Moss.earth ha crecido este año y sostiene que está controlando alrededor del 20% de la cuota de mercado global. Su ecosistema permite a los inversores comprar créditos de carbono, mientras que las empresas y los consumidores pueden compensar su huella de carbono. Moss es una organización que se dedica al comercio voluntario de créditos de carbono en Brasil y en todo el mundo. En solo ocho meses, el proyecto ha comprado y vendido más de 900 mil toneladas de CO2.

Y en el área ambiental justamente ayer el cocreador de Apple, Steve Wozniak, informó sobre su iniciativa Efforce, un mercado descentralizado de energía tokenizada. La plataforma reúne a empresas que desean mejorar su eficiencia energética con contribuyentes interesados ​​en recibir el reembolso en tokens que representan ahorros de energía.

Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash