Por Editor DiarioBitcoin  

El estado alguna vez fue un atractivo para los mineros de Bitcoin por su apertura, pero las preocupaciones ambientales sobre los efectos de la minería afectan la industria, según reportaje de Coindesk.

***

Hace unos días contábamos que un estudio hecho por la Universidad de Cambridge revelaba que, a pesar de las prohibiciones, en China seguía habiendo minería Bitcoin, y en solamente le ganaba Estados Unidos en la cantidad de consumo de electricidad para la minería Bitcoin. 

El reporte de esa universidad destaca que Estados Unidos aporte el 37,84% de la articipación promedio mensual de hashrate, siendo el estado de Georgia el que cuenta con mayor cantidad de minería, seguido de Texas y Nueva York, este último con el 9.8% de hashrate. 

Sin embargo, un reportaje hecho por el medio Coindesk revela que este porcentaje puede ir bajando, puesto que muchas empresas mineras están considerando irse de Nueva York, ya que el Senado de ese estado está analizando un proyecto de ley que pide una moratoria de dos años para los nuevos proyectos de criptominería que utilizan gas, carbón u otras fuentes de energía no renovables, luego de que la versión de la Asamblea del proyecto de ley fuera aprobada por la cámara baja del estado la semana pasada.

Quejas

“Todas las empresas de criptomonedas tienen un control permanente sobre el inicio de negocios en Nueva York debido a la ambigüedad política y regulatoria. Si se aprobara el proyecto de ley, Nueva York se convertiría en una ocurrencia tardía permanente para la industria”, dijo a Coindesk Kyle Schneps, director de políticas públicas de Foundry, una de las mineras más grandes de EE. UU., con sede en Rochester, Nueva York. Foundry es propiedad de la empresa matriz de CoinDesk, Digital Currency Group.

Las expansiones planificadas de Foundry en el estado “se reducirán junto con la contratación”, dijo Schneps.

Se van…

El proyecto de ley, que pasó al Senado estatal a fines de abril, exige una moratoria en la minería de prueba de trabajo impulsada por fuentes no renovables, el tipo utilizado en la red Bitcoin, en el estado mientras se evalúa su impacto ambiental.

La mayoría de las empresas de criptominería se mantienen alejadas del estado debido a la postura que se considera negativa de las autoridades hacia la industria, dijo Whit Gibbs, director ejecutivo de Compass Mining, un mercado de hashrate que conecta a los mineros con inversores de todo el mundo.
Didar Bekbau, cofundador de la minera Xive.io con sede en Kazajstán, que quiere expandir sus operaciones a los EE. UU., también le dijo a CoinDesk que se inclina hacia Texas debido a la regulación favorable y la disponibilidad de electricidad barata.

Precios caros

La incertidumbre regulatoria, incluido el proyecto de ley, es uno de los pocos factores que alejan a las empresas mineras potenciales del estado de Nueva York, dijo a CoinDesk un ejecutivo de una empresa local de hosting minero. Los aumentos en los precios de la energía son otra razón por la que las empresas se mantienen alejadas del estado. El ejecutivo atribuyó el repunte de las tarifas eléctricas a macroeventos globales como el conflicto en Ucrania, así como al creciente costo de cumplir con los mandatos de energía renovable en Nueva York. El ejecutivo pidió no ser identificado, citando el temor a represalias de los defensores del medio ambiente y los funcionarios locales.

Este proyecto de ley envía un “mensaje claro a la criptoindustria de que Nueva York está cerrada al público”, dijo Schneps. “Establece un precedente peligroso” y es un caso de “extralimitación del gobierno” en el sentido de que limita el derecho a la energía de una nueva industria, condenando así a la industria al fracaso, dijo.

¿Y la energía renovable?

Si bien el proyecto de ley solo se enfoca en las operaciones mineras que usan combustibles fósiles, aquellos que usan energía renovable se preguntan si serán los siguientes, dijo a CoinDesk John Olsen, quien dirige la política de Nueva York en el grupo de defensa Blockchain Association. El lenguaje original del proyecto de ley pedía una moratoria sobre todo tipo de minería, dijo.

“Cualquier tipo de moratoria en el estatuto es problemática porque siempre se puede ampliar o extender”, dijo Olsen.

Los mineros con los que Valkyrie Investments ha hablado piensan que “aprobar tales regulaciones probablemente les haría reconsiderar el futuro de Nueva York”, dijo el director de inversiones de la firma de gestión de activos, Steven McClurg. Pero “tal como está la situación ahora”, las minas que funcionan con energía renovable no tienen “muchas razones” para mudarse a otro lugar, dijo.

Hidroeléctrica

Coinmint, que opera una mina de Bitcoin con 435 megavatios de capacidad de potencia en una antigua fundición de aluminio en Massena, Nueva York, se negó a comentar específicamente sobre el proyecto de ley. Pero el CEO, David Fogel, dijo que su subsidiaria de Nueva York opera “de una manera ambientalmente responsable mediante el uso de energía hidroeléctrica renovable” en un correo electrónico a CoinDesk.

Vale señalar que Nueva York es rica en energía hidroeléctrica; El 70% de su energía producida localmente es hidroeléctrica, pero eso solo abastece una cuarta parte de la demanda de energía en el estado, según la autoridad eléctrica del estado. También cuenta con algunos de los precios de electricidad más baratos para las empresas en el noreste de los EE. UU., dice Coindesk.

La gran causante

Las preocupaciones ambientales han seguido a los criptomineros, con una mina en particular el objetivo de la ira de los ambientalistas: la mina Greenidge cerca del lago Seneca en el norte del estado de Nueva York.

Esta es una central eléctrica de carbón de 1937 que se convirtió en una instalación de gas natural en 2014 y ahora alberga 19.400 plataformas de minería de Bitcoin, con planes de agregar otras 29 800 máquinas para fin de año.

Los ambientalistas afirman que la mina está contaminando el lago y pone en peligro los objetivos de emisiones de carbono del estado. Han pedido a las autoridades y al gobierno que nieguen la renovación de los permisos de contaminación del aire de la planta. El Departamento de Conservación Ambiental (DEC) del estado de Nueva York pospuso una decisión sobre el tema hasta el 30 de junio, solo dos días después de las elecciones primarias para gobernador, mientras que la Corte Suprema del estado negó una orden judicial preliminar que habría detenido las operaciones de la mina antes de una decisión.

En diciembre del año pasado, la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, le pidió a la empresa que proporcionara información sobre su huella de carbono y dijo que “las operaciones mineras en Greenidge y otras plantas generan preocupaciones sobre sus impactos en el medio ambiente global, en los ecosistemas locales y en los costos de electricidad del consumidor”. Un mes después, envió otra carta a seis mineros de los EE. UU., recuerda Coindesk.

Fuentes: Coindesk, Universidad de Cambridge, archivo

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash

ADVERTENCIA: Este es un artículo de carácter informativo. DiarioBitcoin es un medio de comunicación, no promociona, respalda ni recomienda ninguna inversión en particular. Vale señalar que las inversiones en criptoactivos no están reguladas en algunos países. Pueden no ser apropiadas para inversores minoristas, pues se podría perder el monto total invertido. Consulte las leyes de su país antes de invertir.