Por Hannah Pérez  

2020 fue un año difícil pero de mucho crecimiento para el ecosistema de criptomonedas en América Latina. Conozca las noticias más destacadas del año.

***

Aunque las noticias sobre la pandemia de COVID-19 acapararon la atención de los medios durante gran parte de 2020, nadie puede negar que fue un año importante para el ecosistema cripto en todo el mundo.

Después de que la pandemia empezó a generar estragos en la economía global, muchos prestaron más atención a las monedas digitales como alternativas de refugio de valor. Como resultado, Bitcoin y las principales criptomonedas experimentaron un año de mucha adopción a nivel mundial, incluyendo entre los países de América Latina.

Cerrando el año con una subida sorprendente de precios, la evolución en el espacio de las criptomonedas dentro de Latinoamérica no se detuvo este 2020. Desde la aparición de nuevos exchanges hasta el avance en materia legal, este artículo de DiarioBitcoin recopila los acontecimientos y las noticias más destacadas del año para el ecosistema cripto de la región latinoamericana.


1. Crecimiento en la adopción de criptomonedas

A nivel global, la dificultad económica que provocó la pandemia de coronavirus se prestó como un escenario para la búsqueda de alternativas de cobertura frente a la inflación, resultando en un importante crecimiento en la adopción de monedas digitales. Esta situación no fue muy diferente para países de América Latina, en especial para aquellos cuyas economías ya venían experimentando estragos.

Si bien para naciones como Venezuela y Argentina, Bitcoin ya representaba una alternativa financiera frente a la devaluación de la moneda local y las restricciones cambiarias, este año la adopción cripto local tomó un nuevo vuelo a raíz de la covid. En el caso de ambos países, los volúmenes de intercambio en la plataforma LocalBitcoins registraron máximos históricos.

Mientras que en Argentina predominó una tendencia de creciente adopción de stablecoins vinculadas al dólar estadounidense, Venezuela experimentó un crecimiento en el número de comercios que aceptan criptomonedas entre sus formas de pago.

Estos movimientos fueron acompañados por un aumento en el número de usuarios registrados dentro de intercambios cripto locales, como Paxful y Binance P2P. Las tendencias no fueron exclusivas de estas dos naciones. Otros países de la región, como Colombia, Chile, México y Perú, también experimentaron movimientos similares.


2. Presencia masiva de eventos

Con el esparcimiento de la pandemia se aplicaron estrictas medidas de distanciamiento social y cuarentena, provocando la cancelación de muchos eventos y conferencias relativas a cripto y Blockchain. Sin embargo, la distancia física no fue un impedimento para la conformación de nuevos espacios, eventos y comunidades que, desde la modalidad virtual, empezaron a generar discusiones sobre la tecnología.

En América Latina, muchas de las conferencias anuales sobre criptomonedas pasaron al formato digital: LaBitConf, Blockchain Summit Latam y Cripto Latin Fest, fueron algunas de las más reconocidas que aplicaron la modalidad virtual. Asimismo, surgieron muchas otras charlas, webinars, talleres y demás espacios virtuales para la discusión de temas de actualidad a nivel regional en torno a Bitcoin y su tecnología subyacente.

Pero quizás lo más significativo de esta tendencia vista durante 2020 fue la asistencia masiva con la que contaron muchos de estos eventos digitales. Sumando la participación de importantes representantes de la tecnología a nivel internacional, estos espacios permitieron además el fortalecimiento de la comunidad de entusiastas criptográficos de toda América Latina.


3. Surgimiento de nuevos exchanges e iniciativas cripto

Otra arista muy importante de 2020 fue la llegada de nuevas plataformas de intercambio de activos digitales a la región. En marzo de este año, el principal exchange de criptomonedas por volumen a nivel global, Binance, anunció el lanzamiento de Binance P2P para cinco diferentes países de Latinoamérica -y sus respectivas monedas.

Mientras en Argentina la prohibición de las transferencias al exterior y la compra de moneda extranjera fueron factores que aceleraron la adopción de criptomonedas por parte de empresas a nivel local; en países como Cuba las sanciones de EE UU también fueron un motor para impulsar el surgimiento de plataformas de comercio cripto.

Un caso similar, aunque cargado de mayor polémica, fue el de Venezuela, donde el gobierno nacional anunció la creación de una plataforma de intercambio de monedas digitales.

A nivel regional, este surgimiento de nuevas plataformas estuvo acompañada del nacimiento de diversas iniciativas para impulsar el uso de criptomonedas. Por ejemplo, en México, el exchange Tauros lanzó una tarjeta Visa que permite a sus usuarios ganar recompensas en Bitcoin.


4. Fortalecimiento en adopción Blockchain

A pesar de la pandemia, este año, los países de América Latina también se destacaron por desempeñar una importante adopción de tecnología Blockchain. Desde empresas privadas e iniciativas de corte social o medioambiental, hasta el sector público, la incorporación de sistemas Blockchain continuó avanzando sin freno.

En el sector energético, países como Uruguay y Chile llevaron a cabo importantes desarrollos en materia de adopción de la tecnología. Por ejemplo, en Uruguay, la compañía estatal de energía eléctrica, UTE, anunció que tendrá su propio sello de certificación de energía renovable con ayuda de dicha tecnología.

Mientras tanto, en Chile, Transelec, una de las principales empresas de transmisión eléctrica en Chile, está estrenó este año una plataforma Blockchain para la trazabilidad y certificación de energía renovable. El país sudamericano también sobresalió en esta tendencia dentro de diversos sectores. Desde la Bolsa de Santiago, hasta el equipo de fútbol de la Universidad de Chile informaron proyectos para la integración de dicha tecnología.


5. Avance regulatorio sobre Bitcoin

2020 también fue un año de importante progreso en términos de claridad regulatoria a nivel global, un avance notable que también se observó entre algunos países de América Latina.

Para el caso de Colombia, uno de los países de la región más importante en el ecosistema de monedas digitales, por ser una de las naciones con el mayor volumen de operaciones comerciales con dichos activos, este año resultó especialmente positivo en materia regulatoria. Por una parte, se puso en marcha el Proyecto de Ley para regular a los exchanges, mientras que, por otro lado, la Superintendencia Financierade Colombia anunció el inicio de pruebas en su Sandbox regulatorio para el comercio de criptoactivos.

Otros países de la región como Chile, Brasil, Panamá y Argentina también avanzaron este año en la discusión de diversos proyectos de ley que tienen el objetivo de clarificar la regulación acerca del uso de monedas digitales. Por ejemplo, en el caso de Brasil, a medida que se discute un proyecto de ley presentado este año por el Partido Social Liberal, las empresas del sector decidieron firmar un acuerdo autoregulatorio.

En otros países como Argentina, ya se han presentado al menos tres proyectos de ley para la regulación de activos digitales en la nación; mientras, en Venezuela, los avances regulatorios se centraron en la minería de criptomonedas con la legalización de dicha actividad por parte del gobierno nacional. No obstante, no sin ciertas condiciones.


¿Qué esperar del 2021?

Sin duda el 2021 augura ser un año prometedor para el ecosistema de monedas digitales en Latinoamérica. Con un mercado optimista y una comunidad local más fortalecida, puede esperarse un inicio de década de mayor adopción e innovación en torno a los activos digitales y la tecnología Blockchain.

Es posible que la adopción institucional que se observó este 2020, marcada por la oferta de Bitcoin por parte de empresas como Paypal, abra la puerta a que muchas otras iniciativas del sector viren hacia los activos digitales. En este sentido, se espera que plataformas de pagos e incluso servicios para el envío de remesas se sumen a esta ola de adopción.

Un panorama que, a futuro, podría verse impulsado a su vez por el avance regulatorio en la región; donde una mayor claridad regulatoria eventualmente podrá asentar el terreno para que bancos y grandes entidades financieras comiencen a adoptar Bitcoin y otros activos digitales.

Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash