Por Angel Di Matteo   @shadowargel

Dichas métricas revelan que Ethereum con Proof-of-Stake (PoS) reducirá exponencialmente su consumo eléctrico, haciendo a la red mucho más eficiente con la implementación de nuevas propiedades operativas.

***

De acuerdo con un reporte publicado por la Fundación Ethereum en su blog oficial, una vez que la red haga la transición a la versión 2.0 y opere bajo Proof-of-Stake (PoS), la operatividad de su Blockchain verá una reducción del 99,95% en cuanto al consumo eléctrico asociado.

Así lo indicó el equipo de la Fundación Ethereum en un artículo especialmente dedicado para hablar del tema, donde indicó que la transición a este nuevo algoritmo vendrá a lugar en los próximos meses, trayendo a su vez varias mejoras operativas que dinamizarán el funcionamiento de su Blockchain además de reducir considerablemente la cantidad de energía eléctrica que consume la red.

Ethereum, PoS y consumo eléctrico: Algunas estimaciones

Para respaldar esta tesis que señala una reducción considerable en el consumo eléctrico de la red, el personal de la Fundación Ethereum realizó una estimación en función de la cantidad de validadores participantes en su contrato inteligente para la versión 2.0.

Excluyendo direcciones asociadas con exchanges y servicios de staking creados para participar en este mecanismo de minería, se estima que hay un total de 87.897 validadores a la fecha, los cuales cada uno en promedio ejecuta unos 5,4 nodos de validación.

En ese sentido, suponiendo que bajo una configuración estándar esos 5,4 nodos consuman unos 100 vatios, al hacer los cálculos correspondientes en función de escenarios hipotéticos, se estima que la red de Ethereum consumiría en total unos 2,62 megavatios. Esta cifra es apenas comparable con la electricidad necesaria para que funcionen unos 2.100 hogares en EE UU.

PoS implica menos consumo que PoW

Bajo un algoritmo de consenso Proof-of-Work (PoW), datos publicados por Digiconomist estiman que la red de Ethereum consume actualmente unos 44,49 TVh por año. Si bien esta cifra puede resultar bastante grande como para equipararse con el consumo promedio de un país mediano, eso también hace a su Blockchain uno de los más seguros actualmente existente, pero implica un enorme gasto energético que puede hacer sentir su huella ambiental.

Por ende, el pasar de PoW a PoS implica que este último algoritmo es 2.000 veces más eficiente energéticamente que su antecesor, lo cual reduciría el consumo eléctrico en un 99,95% a nivel operativo.

En este sentido, la comparativa resulta mucho más llamativa si contrastamos estas cifras del funcionamiento de Ethereum con PoS frente a lo que necesita la red Bitcoin actualmente con PoW. Una transacción con ETH bajo el nuevo algoritmo de consenso tomaría unos 35 vatios por hora, mientras que enviar BTC implica al menos 1.135.000 vatios por hora.

Todavía falta tiempo

A pesar de que las perspectivas parecen muy alentadoras, lamentablemente los desarrolladores aseguran que todavía estamos a meses de ver la implementación de este cambio que mejoraría la operatividad de la red de Ethereum, ya que actualmente los equipos responsables siguen trabajando en cada una de las fases que corresponden para la llegada de estos cambios.

De momento, aunque hay una hoja de ruta que parece clara, todavía no hay fechas precisas sobre los próximos lanzamientos, por lo que la recomendación es a estar muy atentos a los anuncios oficiales por parte de la Fundación Ethereum y los equipos responsables.


Lecturas recomendadas


Fuente: Fundación Ethereum Blog

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash