Por Hannah Pérez  

En una sección del borrador, las monedas digitales se tratan como efectivo; aunque es con el propósito de que puedan exigirse informes para transacciones cripto por encima de los USD $10.000. 

***

El proyecto de ley de infraestructura de Estados Unidos se ha convertido en uno de los temas más calientes dentro del ecosistema de monedas digitales.

Presentado a finales de la semana pasada por el Senado estadounidense, una disposición fiscal de la propuesta legislativa ha generado polémica ya que busca expandir la aplicación de impuestos a las criptomonedas, así como intensificar la vigilancia al sector. Como informamos en DiarioBitcoin, el proyecto de ley pretende recaudar USD $28 mil millones en impuestos de criptomonedas a través de la ampliación de los requisitos de informes sobre las transacciones de dichos activos.

A estos efectos, uno de los asuntos que propone la ley es la clasificación de Bitcoin y las monedas digitales en general como ‘efectivo‘. Esta clasificación aplica únicamente con el propósito de que pueda hacerse efectiva una medida que obligue a las empresas del sector a presentar informes sobre transacciones por encima de los USD $10.000, tal como actualmente se aplica a las transacciones en efectivo.

Bitcoin es efectivo, pero solo con propósitos fiscales

Según reseñó Trustnodes, la clasificación de las criptomonedas como efectivo está enterrada profundamente en la página 2.436 del documento legislativo. En esta sección puede leerse claramente que los activos digitales deben tratarse como efectivo para los propósitos de la Sección 6050I (d) del Código de Rentas Internas de 1986.

Esta sección indica que cualquier persona que se dedique a un comercio o negocio y que, en el curso de dicho comercio o negocio, reciba más de USD $10.000 en efectivo en una transacción (o 2 o más transacciones relacionadas), deberá realizar una declaración que describa el nombre y la dirección de la persona emisora, la cantidad exacta, fecha y la naturaleza de dicha transacción.

A efectos de esta sección, se entiende como efectivo el dólar y la moneda extranjera, y ahora, una vez que se apruebe esta ley, también se incluirán específicamente los activos digitales. Estos a su vez se definen como cualquier representación digital de valor que se registre en un libro mayor distribuido protegido criptográficamente o cualquier tecnología similar“, de acuerdo con el borrador del proyecto de ley.

Como informó DiarioBitcoin, en mayo, una propuesta de la administración del presidente Joe Biden para reforzar el cumplimiento de impuestos también incluía una medida para que las empresas informaran al Servicio de Impuestos Internos, IRS, sobre transacciones de criptomonedas desde los USD $10.000.

Sin embargo, no todo el documento clasifica a Bitcoin como efectivo. La Sección 6045 (g) (3) (B) del Código de Rentas Internas de 1986 también se enmienda para incluir a los “corredores” con esta vez la definición de ‘valores’ enmendada para agregar activos digitales junto con acciones, bonos y similares.

A pesar de todo, tiene un lado positivo

Más allá de las medidas fiscales, la falta de una definición precisa del término “corredor” había sido identificada como el centro de los problemas de la nueva ley de infraestructura.

Un primer borrador sugería que un gran número de actores, incluyendo exchanges descentralizados, desarrolladores de billeteras y mineros, entraban bajo la clasificación de corredor, viéndose en la obligación de presentar informes sobre transacciones de criptomonedas.

Sin embargo, un borrador actualizado, publicado esta semana, atenúa un poco la definición al no incluir explícitamente intercambios descentralizados como corredores; aunque tampoco excluye explícitamente a los mineros, operadores de nodos u otras partes similares. El problema principal continúa siendo la falta de claridad acerca de cómo estos actores podrían efectivamente brindar tales informes.

En todo caso, si bien el proyecto de ley se percibe como ampliamente problemático para la industria de criptomonedas local, las disposiciones en torno a las monedas digitales indican que los legisladores estadounidenses han asumido la permanencia de este espacio.

Tal como destaca Nikhilesh De en un artículo para CoinDesk, el lado positivo del asunto es la atención que le están prestando los legisladores al sector, “un reconocimiento de que la criptomoneda no es solo un casino que desaparecerá cuando los comerciantes se aburran“. O al menos que es lo suficientemente permanente como para que el gobierno confíe en que le generará casi 30 mil millones de dólares a través de ingresos fiscales. 

Líderes cripto trabajan para cambiar la disposición

La Ley de Empleos e Inversiones en Infraestructura de USD$ 1 billón es el esfuerzo de un grupo de legisladores bipartidistas para financiar el transporte público, en particular el tren de pasajeros; inversiones en puentes, agua potable e infraestructura de aguas residuales; y acceso a Internet de alta velocidad para todos los estadounidenses, entre otras disposiciones. 

Actualmente, un grupo de líderes del espacio de monedas digitales trabaja junto con aliados en el Senado para discutir enmiendas del proyecto de ley que solventen algunos de los principales inconvenientes del borrador actualizado.

Kristin Smith, directora ejecutiva de la Asociación Blockchain, dijo que están “presionando cada tecla ahora mismo para cambiarla“. Por su parte, Jerry Brito, CEO del centro de estudios Coin Center, también indicó que su organización estaba conversando con el Congreso para mitigar el impacto del proyecto en las empresas cripto. Ellos tendrán una semana para presentar las enmiendas y ver si se aprueban.

Luego, faltará que la Cámara de Representantes de su aprobación al proyecto de ley, lo cual todavía puede tardarse hasta diciembre, considerando que los miembros podrían tener sus propios problemas con la propuesta (tanto relacionados con la criptomoneda como no).


Lecturas recomendadas


Fuentes: Trustnodes, Coindesk, archivo

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash