Por Angel Di Matteo   @shadowargel

Al presidente estadounidense le preocupa la proliferación de estos ataques y la participación de hackers rusos, por lo que solicitó a su homólogo colaboración para dar con los responsables, según sea el caso.

***

El presidente de EE UU, Joe Biden, advirtió al primer mandatario de Rusia, Vladimir Putin, que el gobierno de su país tomará “cualquier acción que sea necesaria” para combatir los ataques de tipo ransomware.

Así lo indicó el equipo oficial de la Casa Blanca, el cual reveló que Biden transmitió sus inquietudes a Putin sobre el incremento de ataques de tipo ransomware en los que participan hackers y delincuentes rusos, señalando que esperaba la cooperación de su homólogo para poder abordar pertinentemente estos hechos delictivos que han venido proliferando.

Al respecto, Biden comentó:

“Le dejé muy claro [a Putin] que Estados Unidos espera que cuando una operación de ransomware provenga de su suelo, aunque no esté patrocinada por el estado, esperamos que actúen si les damos o ellos disponen de la información suficiente para actuar sobre los responsables”.

El presidente estadounidense también reveló que tanto su gobierno como el de Rusia contarán con un canal de comunicación mucho más directo, a través del cual se podrán discutir estos temas de seguridad nacional con mayor regularidad.

Los ataques ransomware y Bitcoin

Una modalidad de delitos informáticos cada vez más frecuentes es la de los ataques de tipo ransomware, en los cuales hackers alojan en equipos y/o servidores programas ocultos para encriptar la información allí contenida. Posteriormente exigen a los afectados el pago de un rescate, generalmente en criptomonedas como Bitcoin o Monero, a cambio de reestablecer el acceso a los computadores comprometidos.

Si bien este tipo de ataques ya se están haciendo algo cada vez más común y ya las agencias de seguridad locales refinan mecanismos para realizar las investigaciones correspondientes, un hecho que recientemente hizo saltar las alarmas del gobierno de EE UU fue el hackeo a la empresa Colonial Pipeline, operadora de uno de los principales oleoductos en el país, lo cual derivó en problemas de escasez de gasolina en varios estados. Ante los inconvenientes operativos, la compañía se vio en la necesidad de pagar el rescate solicitado por los atacantes, aunque después el FBI recuperó parte de los fondos.

Recientemente el grupo REvil, una organización de hackers con sede en Rusia, llevó a cabo un ataque contra una gran cantidad de empresas tanto en EE UU como en otros países, para lo cual exigió el pago de un rescate por USD $70 millones en Bitcoin para restaurar las operaciones. Estos mismos ciberdelincuentes ya habían atacado previamente a la multinacional de carne JBS, a la cual le exigieron unos USD $11 millones.


Lecturas recomendadas


Fuente: CryptoGlobe, archivo DiarioBitcoin

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash