Bitcoin 101 – ¿Qué es Bitcoin?

Bitcoin Nakamoto Pixabay


Conozca algunas características básicas y cómo nació la principal y más conocida criptomoneda.

Bitcoin es una moneda digital que se usa cada vez más desde que se inició en 2009. En los años siguientes se desarrollaron muchos otros activos y formas tecnología Blockchain. En estas guías sencillas encontrará información útil sobre Bitcoin, Ethereum, Blockchain y Tecnología de Contabilidad Distribuida (DLT Distributed Ledger Technology) y sobre cómo se utilizan y evolucionan.

¿Qué es Bitcoin?

Es una moneda digital descentralizada.

Para evitar confusiones acerca de Bitcoin debemos separarlo en dos componentes. Por un lado tenemos “la moneda bitcoin”, un retazo del código que representa la propiedad de un concepto digital, algo así como “yo lo poseo”. Por el otro lado tenemos el “protocolo Bitcoin, una red distribuida que mantiene un libro mayor de balances de la moneda bitcoin. Ambos son referenciados como “Bitcoin”.  

El sistema permite enviar pagos entre usuarios sin pasar por una autoridad central como bancos o portales de pago. Se creó y se soporta de forma electrónica. Los bitcoins no están impresos como los dólares o los euros, ellos son producidos por computadoras en todo el mundo usando un software libre.

Fue el primer ejemplo de lo que hoy conocemos como criptomonedas, un tipo de activo en crecimiento que comparte las características tradicionales de las monedas y cuya verificación se basa en criptografía.

¿Quién lo creó?

En el 2008 un desarrollador de software bajo el pseudónimo Satoshi Nakamoto  propuso Bitcoin como un sistema de pagos basado en pruebas matemáticas. La idea era crear un concepto de intercambio independiente de cualquier autoridad central que pudiera ser transferida electrónicamente de manera segura, verificable e inmutable.

Al día de hoy nadie sabe realmente quién es Satoshi Nakamoto.

¿Cómo se diferencia de las monedas tradicionales?  

Se puede usar Bitcoin para pagar por cosas de manera electrónica si ambas partes están de acuerdo. En este sentido es como el uso convencional de dólares, euros o yenes los cuales son negociados digitalmente también.

Pero difiere de las monedas estándar en muchos aspectos importantes:

1- Descentralización:

La característica más importante de Bitcoin es su descentralización. Ninguna institución controla la red Bitcoin. Se mantiene a través de un grupo de desarrolladores voluntarios y se ejecuta en una red abierta a través de computadoras dedicadas alrededor del mundo. Esto atrae a individuales y grupos que no están conformes con el control que tienen sobre el dinero los bancos o instituciones gubernamentales.

Bitcoin resuelve el problema de “gasto doble” que tienen las monedas electrónicas (en las cuales el activo digital se copia y reutiliza fácilmente) a través de una ingeniosa combinación de criptografía e incentivos económicos. En las monedas electrónicas regulares esta función es completada por los bancos lo que les da el control sobre el sistema tradicional. Con Bitcoin la integridad de las transacciones se mantiene por una red abierta y distribuida que nadie posee.

2- Oferta limitada:

Las monedas tradicionales (dólar, euro, yen, etc) tienen oferta ilimitada, los bancos centrales crean tantas cuantas quieran y pueden intentar manipular el valor de una moneda en relación a otras. Los que poseen la moneda (en especial ciudadanos con pocas alternativas) pagan el precio.

Por el contrario, con Bitcoin la oferta se controla estrechamente por el fundamento de su algoritmo. Un pequeño número de nuevos bitcoins caen cada hora y continúa menguando el ratio hasta que se alcance un máximo de 21 millones. Esto hace al bitcoin más atractivo como activo, en teoría si la demanda crece y la oferta se mantiene igual el valor se incrementará.

3- Pseudónimos:

En los pagos electrónicos tradicionales el que envía dinero usualmente se identifica (por motivos de verificación y para cumplir con la legislación anti-lavado de dinero) mientras que los usuarios de Bitcoin en teoría operan en semi-anonimato. Como no hay un “validador” central los usuarios no necesitan identificarse a sí mismos cuando envían bitcoins a otro usuario. Cuando se genera un requerimiento de transacción el protocolo chequea todas las transacciones anteriores para confirmar que el que envía tiene los bitcoins necesarios y la autoridad para enviarlos, el sistema no necesita conocer su identidad.

En la práctica cada usuario es identificado por la dirección de su ‘cartera’. Las transacciones se rastrean (con mucho esfuerzo) de esta manera. Además, los mecanismos para hacer cumplir la ley desarrollan métodos para identificar a los usuarios si fuera necesario.

La mayoría de los exchanges (casas de cambio) requieren por ley llevar a cabo chequeos de identidad de sus clientes antes de permitirles comprar o vender bitcoins, facilitando otras formas de rastrear el uso del Bitcoin. Como la red es transparente el progreso de una transacción en particular es visible para todos.

Esto hace que el bitcoin no sea una moneda ideal para el uso por criminales, terroristas o para lavado de dinero.

4- Inmutabilidad:

Las transacciones con bitcoin no se pueden revertir como se hace con las transacciones electrónicas tradicionales.

Esto es porque no hay un “adjudicador” central que diga “ok, regresa el dinero”. Si una transacción se registra en la red y ha pasado más de una hora es imposible modificarla.

Aunque algunos pudieran inquietarse, esto no significa que no se pueda manejar la situación a través de otra transacción.

5- Divisibilidad:

La unidad más pequeña de bitcoin se llama satoshi. Un satoshi es cienmillonésimos de un bitcoin (0,00000001). Esto puede permitir micro-transacciones que las monedas tradicionales no permiten.

(Nota: Las empresas mencionadas aquí tienen carácter explicativo, no son las únicas opciones disponibles y en ningún caso deben ser tomadas como recomendación).

Fuente:  Coindesk

Traducción de DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay