Por Editor DiarioBitcoin  

Andreessen Horowitz recurre a su joven socia de 30 años, Arianna Simpson, para ayudar a administrar el fondo cripto más grande del mundo.

***
Arianna Simpson, una joven de 30 años de edad, ha sido ascendida a socia general del fondo de riesgo cripto de USD $ 2,2 mil millones de Andreessen Horowitz aproximadamente un año después de unirse a la empresa.

Así lo informó CNBC, que también dijo que Simpson se ha convertido en una especie de celebridad en el mundo de las criptomonedas después de lanzar su primera firma de capital de riesgo con apenas 24 años de edad. Su carrera ha sido precoz y veloz: antes dejó un trabajo de marketing global en Facebook y se unió a BitGo cuando tenía poco más de 20 años. Luego, lanzó su propia firma de capital de riesgo para invertir en empresas de cadenas de bloques y criptomonedas. Cuenta que amigos y mentores le aconsejaron que no lo hiciera.

“Fue una decisión impopular“, dijo Simpson en entrevista con CNBC. “Pero el costo de oportunidad de no ingresar a esta industria fue demasiado alto”.

Aquí puede ver la entrevista:

Su incursión en Bitcoin

Simpson dijo que estaba “asombrada” después de leer el libro blanco de Bitcoin y pensó que era “la innovación más importante” de su vida. Continuó investigando las criptomonedas y trató de convencer a Facebook de que lanzara un proyecto de criptografía antes de su incursión en el espacio con Libra, ahora llamado Diem. Su proyecto fue “cuatro o cinco años antes”, dijo.

Simpson invirtió temprano en un mercado bajista. El valor de Bitcoin cayó hasta un 80% a principios de 2018 y la mayoría de las criptomonedas más pequeñas siguieron su ejemplo. Su segunda firma, Autonomous Partners, respaldó a empresas como Celo durante esos años, superponiéndose con algunas de las primeras incursiones cripto de Andreessen.

Navegando por los mercados bajistas

Andreessen Horowitz ingresó al espacio criptográfico a través de su inversión de 2013 en Coinbase. Comenzó a recaudar fondos dedicados para las criptomonedas hace tres años, durante el mercado bajista que ahora se conoce como el “invierno de las criptomonedas”. La firma, fundada por Marc Andreessen y Ben Horowitz, anunció su tercer fondo de este tipo el mes pasado. Este último fondo de USD $ 2,2 mil millones es más de siete veces más grande que el primero.

Explica CNBC, que Simpson se une a los socios Ali Yahya, así como a Katie Haun Chris Dixon, quienes han estado dirigiendo los esfuerzos cripto de la empresa y se reunieron en el directorio de Coinbase. Haun, un exfiscal del Departamento de Justicia, investigó el ahora desaparecido intercambio de criptomonedas Mt. Gox y el mercado negro de Internet Silk Road. Haun y Dixon han comparado el potencial de Blockchain con Internet y siguen siendo “radicalmente optimistas”.

Simpson se conectó por primera vez con Haun a través de un mensaje directo en Twitter.

“Desde el primer momento en que conocí a Arianna hace varios años supe que ella era una fuerza a tener en cuenta”, dijo Haun. “Su impulso por las criptomonedas y por conectar personas e ideas quedó claro de inmediato durante un café que se convirtió en varias horas de conversación”.

La firma tiene participaciones en empresas que impulsaron el reciente auge de NFT, como OpeanSea y Dapper Labs. Simpson destacó el enfoque de la empresa en las finanzas descentralizadas, DEFI, también señaló inversiones en categorías menos obvias relacionadas con cripto, como los juegos.

Si bien categorías como NFT y DEFI han despegado este año, el precio de Bitcoin se ha reducido a la mitad desde su máximo histórico por encima de los USD $ 64.000 en abril. Al respecto, Simpson dijo que los precios pueden ser un “indicador rezagado, no uno adelantado”, para las inversiones privadas. Al respecto, dijo:

“Hay que separar realmente los precios a corto plazo de lo que se está construyendo fundamentalmente; simplemente ignoramos los titulares y nos enfocamos en las tecnologías. Los mercados bajistas son a menudo donde ocurre el verdadero trabajo”.

Fuente: CNBC

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash