Por Hannah Pérez  

El comprador anónimo tendrá “todos los derechos” del “amor digital” y podrá tener una cita con Marta Rentel en el mundo real. Ahora ella quiere sacar toda una gama de emociones en NFT.

***

Los refranes de antaño se han preocupado por enseñarnos que el dinero no puede comprar las cosas más esenciales de la vida, como el amor, la amistad o la felicidad. Pero parece que en el mundo digital, el amor de algunos sí está a la venta. Eso sí, no es barato.

Una influencer polaca acaba de convertirse la primera persona en el mundo en vender su amor en formato de token no fungible (NFT). Con más de 655.000 seguidores en Instagram, Marta Rentel, de 26 años de edad, ganó USD $250.000 después de vender su “amor digital” como coleccionable a un seguidor desconocido. 

Ella no es la primera en llevar a cabo un experimento similar. De hecho, Rentel se inspiró en el artista italiano Salvatore Garau, quien vendió una escultura invisible titulada “Io sono” (que se traduce como “Yo soy“) por poco más de USD $18.300 en mayo.

«Amor digital» acuñado en un token

Si usted es nuevo en este espacio posiblemente se estará preguntando qué es un NFT y cómo es que esta joven asegura haber vendido su amor con esa herramienta. Los NFT son activos digitales escasos basados en Blockchain que pueden representar prácticamente cualquier objeto del mundo -real o digital. Un meme, un tweet, una canción, una obra de arte, un artículo de videojuego, código genético… y hasta emociones, aparentemente.

La ventaja de estos activos coleccionables es que pueden fungir como derechos de propiedad. Además, al estar basados en la tecnología de cadena de bloques, son objetos virtuales inalterables y eternos. Es decir, viven para siempre; una propiedad muy importante a la hora de plasmar una emoción como el amor. Al menos para Rentel, quien aseguró que con su NFT quería compartir el amor eterno con su media naranja digital.

El amor es un deseo de volver a ser completo. Y para ello siempre se necesita la segunda mitad. Incluso las cosas digitales deben someterse a las leyes eternas que nunca cambian“, se lee en la página web de la influencer.

Así que hoy quiero anunciar ante todo el mundo que he elaborado mi Amor Digital en forma de ADN Singular NFT de Marti Renti. Para completarme digitalmente, necesito encontrar a alguien que quiera compartir este ADN conmigo. Puede ser cualquiera que esté lo suficientemente loco como para viajar conmigo a esta galaxia infinita de emociones digitales.

De acuerdo con un reportaje de Insider, un comprador desconocido pagó 1 millón de zloty polacos (250 mil dólares estadounidenses) por el NFT de Rentel. La transacción se realizó el pasado 13 de julio, aunque la identidad del usuario no ha sido revelada. Ahora, él tendrá “todos los derechos” del “amor digital” de la influencer.

Pero quizás lo más importante es que el comprador asistirá a una cena individual con Rentel -en el mundo físico. “¿Seguirá el corazón lo que augura la tecnología?“, escribió la joven en su portal web.

Una gama de emociones NFT

La celebridad de Tik Tok, modelo y youtuber, también compartió parte de su filosofía de vida y su visión sobre el mundo digital. Rentel dejó muy en claro que su personalidad en las redes sociales es una muy distinta a la del mundo físico. “Mi nombre es Marti Renti. Sin embargo, no es mi nombre ‘real’, es la versión digital, proveniente del mundo paralelo donde Internet es mi escenario“, y agregó:

Nada en Internet es físico, es parte de mi personalidad en Internet.

La joven polaca añadió en esta línea de ideas que, si bien vender su amor en formato de NFT era una manera un tanto poco ortodoxa de ganar dinero, para ella representaba el empoderamiento femenino y el poder de “amar sin comprometer nuestra libertad e individualidad“.

Rentel ahora ha lanzado varias colecciones de NFT, formato que aprovecha para comercializar su variado contenido de redes sociales como fotos, gif, videos, rutinas de ejercicios, acceso a chats privados, etc. Toda una exitosa línea de productos que ella espera logren inspirar a otros influencers para que sean creativos a la hora de ofrecer su contenido en línea e interactuar con sus fans.

Imagen tomada de martirenti.com

También manifestó su interés por donar el dinero de su NFT de amor a una organización benéfica. Aunque, por ahora, la exitosa venta de su amor digital la ha inspirado para continuar con otras emociones. “Si consigo acuñar mi amor digital y encontrar mi segunda mitad, ¿por qué no habrían de seguir otros sentimientos y emociones?“, adelantó.

¿Vendrán las emociones con recibo?


Lecturas recomendadas


Artículo versionado de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash