Por Angel Di Matteo   @shadowargel

A pesar de que se levantan las medidas originalmente implementadas por Google en 2018, los nuevos criterios y requisitos dejan por fuera a servicios DeFi, así como a compañías de análisis de mercado y a otros servicios.

***

Google, la compañía responsable del buscador de Internet más utilizado en todo el mundo y de otros servicios ampliamente conocidos, anunció que levantará las prohibiciones publicitarias para exchanges y proveedores de monederos cripto, las cuales había aplicado en 2018 como mecanismo para frenar la proliferación de estafas.

Así lo indico el equipo de Google a través de su página de soporte, donde informó que la restricción se levantará a partir del próximo 3 de agosto, y que una vez eliminada la restricción, todos los anunciantes podrán publicitar servicios de este tipo para clientes residentes en EE UU.

En la publicación se lee lo siguiente:

“A partir del 3 de agosto, los anunciantes que publiciten exchanges cripto o billeteras orientadas a clientes en EE UU pueden anunciar estos productos y servicios… siempre que cumplan con los siguientes requisitos y estén certificados por Google”.

Entre los requisitos contemplados para los exchanges está el debido registro ante FinCEN como una empresa de servicios monetarios, contando con la debida autorización para realizar operaciones con dinero fiat. Para este propósito también aplica que la compañía figure como una entidad bancaria autorizada por el estado o a nivel federal, considerando especialmente a empresas como Anchorage o Paxos las cuales ostentan dicho estatus en la actualidad.

No todos podrán publicitarse a través de Google

A pesar de que el levantamiento de estas restricciones figura como una muy buena noticia para las empresas del sector, la medida parece que no arropa a todas las entidades interesadas en promover sus anuncios a través de Google para el público estadounidense.

De acuerdo con información publicada en la sección de soporte, los requisitos solicitados por Google dejan por fuera a empresas interesadas en lanzar campañas ICO para sus nuevas criptomonedas, así como para aquellos protocolos DeFi que promuevan la compra, venta o comercialización de monedas digitales.

A su vez, todas aquellas empresas operadoras de servicios de análisis y señales de mercado también quedan por fuera de las excepciones consideradas por Google.

Las prohibiciones datan desde 2018

Originalmente Google implementó por primera vez estas medidas restrictivas en 2018, cuando implementó medidas restrictivas publicitarias asociadas con las monedas digitales a razón de la proliferación de estafas, puntualmente asociadas con ICO’s y exchanges fraudulentos.

Para ese momento, la prohibición de Google tuvo un impacto sobre la cotización de monedas como Bitcoin y Ethereum, las cuales ya se veían afectadas tras la caída del mercado a inicios de 2018. Tengamos que para ese momento, el mercado de las ICO era uno de los más rentables dentro del ecosistema de las monedas digitales, el cual estaba lleno de gran cantidad de proyectos que buscaban financiamiento presentando a los potenciales inversionistas propuestas que podrían desarrollarse a futuro de contar con los fondos necesarios.

Sin embargo, estudios realizados posteriormente mostraron que más del 80% de los proyectos que buscaron financiamiento a través de este mecanismo no llegaron a buen término, ya sea porque no lograron desarrollar la idea originalmente contemplada, se quedaron cortos a medio camino, no lograron distribuir adecuadamente los fondos, o simplemente tomaron todo el capital recaudado y estafaron a los inversionistas.

Sin embargo, el levantamiento de estas medidas parece que solo beneficiará a unos pocos participantes que han logrado sortear todos los muros burocráticos planteados por los reguladores estadounidenses. Se cree que esta resolución podría beneficiar a empresas como Binance.US, Coinbase, Gemini y a otras plataformas que operan con sede en EE UU.


Lecturas recomendadas


Fuente: Cointelegraph / Google

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash