Por Editor DiarioBitcoin  

Aunque en el artículo del blog del Fondo Monetario Internacional no se nombró a El Salvador, el texto es clara alusión a la ley Bitcoin emanada por el país centroamericano, dado que aún es única a nivel mundial.

***

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido nuevamente contra la adopción de criptomonedas, como Bitcoin, como moneda de curso legal. El organismo no ve que los activos cripto se conviertan en tendencia como moneda nacional.

El FMI hizo una publicación de blog el lunes 26 de julio discutiendo el tema de las criptomonedas como moneda de curso legal. La publicación titulada ¿Criptoactivos como moneda nacional? Un paso demasiado lejos” fue escrito por Tobias Adrian, consejero financiero y director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, y Rhoda Weeks-Brown, consejera general y directora del Departamento Jurídico del FMI.

La publicación no menciona a El Salvador, el país centroamericano que recientemente adoptó Bitcoin como moneda de curso legal junto con el dólar estadounidense. Ya antes el FMI se había pronunciado contra esta adopción. A escasos días de la aprobación de la Ley Bitcoin en esa nación, el organismo internacional salió al paso expresando que esto conllevaría a una serie de problemas macroeconómicos.

Lo que dice el artículo de blog

Los autores escribieron en el artículo, insistiendo en la posición anterior del organismo:

Como moneda nacional, los criptoactivos, incluido el Bitcoin, conllevan riesgos sustanciales para la estabilidad macrofinanciera, la integridad financiera, la protección del consumidor y el medio ambiente.

Si bien reconocieron las ventajas de las tecnologías subyacentes de las criptomonedas, los directores del FMI insistieron en que los gobiernos “deben intensificar la prestación de estos servicios … Intentar convertir los criptoactivos en una moneda nacional es un atajo desaconsejable”.

No obstante, los directores dijeron que no creen que los criptoactivos se popularizarán ya que las personas en países con economías estables tendrán “muy pocos incentivos para fijar precios o ahorrar” en criptoactivos, mientras que las economías menos estables preferirían adoptar “una moneda de reserva reconocida a nivel mundial como el dólar o el euro”.

Un criptoactivo podría, sin embargo, “convertirse en un vehículo para que las personas no bancarizadas realicen pagos, pero no para almacenar valor”, opinaron, enfatizando que “se cambiaría inmediatamente a moneda real una vez recibido”.

Al respecto los dos directores del FMI, coautores del artículo, señalaron:

Por otra parte, es posible que la moneda real no siempre esté disponible ni sea fácilmente transferible. Además, en algunos países, las leyes prohíben o restringen los pagos en otras formas de dinero. Estos podrían inclinar la balanza  hacia el uso generalizado de criptoactivos.

Los autores procedieron a advertir sobre el “costo de la adopción generalizada de un activo cripto como Bitcoin”. No solo “los hogares y las empresas gastarían una cantidad significativa de tiempo y recursos eligiendo qué dinero mantener en lugar de participar en actividades productivas”, sino que los ingresos del gobierno también “estarían expuestos al riesgo de tipo de cambio”, escribieron, agregando:

Además, la política monetaria perdería fuerza. Los bancos centrales no pueden fijar tasas de interés en una moneda extranjera.

Advirtieron que los precios internos podrían volverse muy inestables y que la integridad financiera también podría verse afectada.

Las críticas de siempre

No hubo mucha originalidad en los argumentos, porque además volvieron a repetir algunas críticas de siempre:

Los criptoactivos se pueden usar para lavar dinero mal habido, financiar el terrorismo y evadir impuestos. Esto podría representar riesgos para el sistema financiero de un país, el equilibrio fiscal y las relaciones con países extranjeros y los bancos correspondientes.

Asimimo, dijeron que también existen problemas legales en la adopción de criptomonedas como moneda de curso legal. “El estatus de moneda de curso legal requiere que un medio de pago sea ampliamente accesible. Sin embargo, el acceso a Internet y la tecnología necesarios para transferir criptoactivos siguen siendo escasos en muchos países, lo que plantea problemas sobre la equidad y la inclusión financiera”, señalaron. Además, “Los cambios en el estado de moneda de curso legal y la unidad monetaria de un país generalmente requieren cambios complejos y generalizados en la ley monetaria para evitar la creación de un sistema legal inconexo”.

Los bancos y otras instituciones financieras también podrían estar expuestos a las fluctuaciones masivas en los precios de los criptoactivos, señalaron los directores del FMI, y agregaron que la minería de criptomonedas, como Bitcoin, requiere “una enorme cantidad de electricidad para alimentar las redes informáticas”. Al enfatizar que “las implicaciones ecológicas de adoptar estos criptoactivos como moneda nacional podrían ser nefastas”, agregaron:

Además, el uso generalizado de criptoactivos socavaría la protección del consumidor. Los hogares y las empresas podrían perder riqueza a causa de grandes cambios de valor, fraude o ciberataques.

Fuentes: Artículo en blog del FMI, Bitcoin.com

Traducción y versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash