Por Hannah Pérez  

De personas corrientes a millonarios gracias a Bitcoin, Ethereum y algunas memecoins. Conoce la historia de estos inversores a quienes las criptomonedas les cambiaron la vida. 

***

De un día para otro pasaron de ser trabajadores promedios, con trabajos convencionales, a ser los dueños de riquezas en monedas digitales. Algunos tuvieron la suerte de toparse con Bitcoin tempranamente y amasaron su fortuna poco a poco. Pero otros se arriesgaron para invertir en tokens poco conocidos y sacaron provecho de la volatilidad del mercado.

Lo cierto es que todos tuvieron algo en común: vieron con inteligencia una oportunidad de inversión en donde otros quizás no, y al final, tomaron un riesgo y ganaron. ¿Cómo lo hicieron?

1. De maestra a criptoentusiasta

Rachel Siegel, conocida en los círculos de criptomonedas como @CryptoFinally, era maestra suplente de una escuela pública de Nueva York antes de volverse una entusiasta de Bitcoin. Su viaje en el criptoespacio comenzó en 2017, cuando una amiga la invitó a un after party de una importante conferencia sobre la tecnología Blockchain, según relató a The New York Post.

La pasión y convicción de los asistentes de la fiesta terminaron por convencerla y pronto comenzó a verter en cripto lo poco que le quedaba de su pago mensual por su trabajo como educadora. Aunque comenzó invirtiendo mensualmente unos USD $25 en moneda digital (ella no reveló cual), la joven de 29 años ha logrado acumular lo suficiente para comprarse su primera casa.

No tenía nada cuando comencé con las criptomonedas, sinceramente“, dijo a The Post. Solo era esta maestra sustituta con una gran idea”. En la actualidad, Siegel es una conocida influercer de criptomonedas. Aunque no se dedica a la docencia, ella continúa educando: ahora sobre criptomonedas, a nada más y nada menos que cerca de 190.000 seguidores.

Yo era una maestra sustituta sin conocimientos técnicos serios que fue a la universidad para estudiar teatro, y gané millones de dólares en este mercado a través de la convicción y de la educación. Creo que cualquiera podría seguir ese camino.

2. Una memecoin de perrito los volvió ricos

Tommy y James se ganaban la vida filmando videos para bodas hasta que la inversión en una criptomoneda poco conocida les cambió la vida. Los hermanos neoyorquinos, que relataron su historia a CNN manteniendo sus identidades bajo el anonimato, se toparon con la memecoin de perrito Shiba Inu (SHIB) a inicios de 2021, sin saber que poco después su precio se dispararía.

Aunque sabían que el token se basaba en una broma, (es una imitación de Dogecoin, básicamente otra criptomoneda parodia), ellos siguieron el consejo de un amigo y compraron un par de cientos de dólares, cada uno. Lo vieron como un boleto de lotería.

Pensé en Bitcoin, que alguna vez fue una fracción de un centavo y ahora son decenas de miles de dólares, y esto le pasa a la gente, es posible. Confié en mi amigo y pensé que si bajaba a cero, estaba bien. Lo pensé como un boleto de lotería que no caducaría.

Menos de dos meses después, el dúo empezó a ver cómo su inversión comenzaba a crecer y convencieron a algunos de sus familiares para comprar más SHIB. Para mayo, después de que el precio de Shiba Inu subiera 11.000%, la inversión familiar de casi de USD $8.000 en la criptomoneda meme se había convertido en una fortuna de más de siete millones de dólares.

Aunque para ellos resultó muy beneficioso, reconocen que los “tokens de meme son de muy alto riesgo” y no recomiendan a otros seguir sus pasos. Cabe señalar que, según los cálculos de DiarioBitcoin, la fortuna de SHIB de los hermanos incluso habría superado los 50 millones de dólares en octubre de 2021, cuando el token alcanzó su máximo histórico. Claro, si es que no vendieron antes.

3. De niño geek a inversor millonario

Terrance Leonard creció siendo un nerd de las computadoras y la cibernética, una afición que luego lo llevaría a lugares insospechados -y riquezas insospechadas. Se acercó por primera vez a las criptomonedas en 2013, cuando trabajaba como ingeniero de software. Pero ese primer encuentro no salió bien, según relató a The Post, y tendría que esperar unos años más para volver a intentarlo.

Era como el Salvaje Oeste. No había mucha información y me preocupaba perder todo mi dinero”, comentó. No fue sino hasta 2019 cuando volvió a arriesgarse en las criptomonedas. Eso sí, esta vez fue con todo, y empezó a invertir decenas de miles de dólares en criptomonedas como Ethereum.

En los últimos tres años, Leonard ha logrado generar cerca de un millón de dólares. Ahora está pagando la inicial de su primera propiedad: una casa de cuatro dormitorios en Washington, DC. Dijo que se siente orgulloso de lo que su versión de niño pensaría hoy de sí mismo, y que planea retirarse este mismo año. “[Las criptomonedas] me están poniendo en el camino hacia la libertad financiera“, aseguró.

Era un niño geek y nerd al que le gustaban las computadoras, y poder aprovechar esas habilidades para generar riqueza ha sido increíble. 

4. Se convirtió en influencer de criptomonedas

Hasta hace unos años, no tenía nada que ver con las criptomonedas, pero se ha convertido en una de las figuras femeninas más influyentes del criptoespacio. Lea Thompson se adentró al mundo de las monedas digitales en 2017, cuando uno de sus trabajos secundarios le ofreció pagarle en criptomonedas.

Thompson, que trabajaba en la industria de tecnología, había escuchado sobre Bitcoin muchos años antes e incluso tenía conocidos que minaban cripto, pero ella no se había interesado demasiado. Pensaba que era algo de nerds. Sin embargo, una vez que comenzó a explorar la tecnología no hubo vuelta atrás. “Empecé a conocer a más y más gente que trabajaba en el sector, y ver su entusiasmo por el potencial que tenía esta industria me inspiró mucho“, relató a The Post.

Sus inversiones en Bitcoin y Ethereum, que empezaron como compras mensuales de entre USD $500 y $1.000, ahora se han duplicado, generándole las ganancias suficientes para dejar su trabajo formal. Bajo el apodo “Girl Gone Crypto“, Thompson ahora se dedica a educar sobre las criptomonedas a través de sus canales de YouTube y Twitter, donde tiene cerca de 200.000 seguidores.

Me sentí mucho más confiada dejando mi trabajo seguro diario para gastar mi energía de una forma que en este momento se siente realmente ilimitada“, comentó.Las criptomonedas han cambiado totalmente mi vida“.

5. Una vida soñada antes de los 30 años

Kane Ellis tenía 18 años cuando decidió aprovechar sus habilidades en informática para comenzar a minar criptomonedas en 2011. El adolescente australiano, que abandonó la escuela pero ya trabajaba en IT para ese entonces, había adaptado sus computadoras para extraer Bitcoin. En ese momento, la criptomoneda insigne valía menos de USD $10 y la actividad le generaba unos cuatro bitcoins al día, según recuerda en conversaciones con The Post.

Cuando empezó las operaciones de criptominería no se imaginó el crecimiento que iba a tener Bitcoin. De hecho, el uso cotidiano de la criptomoneda era habitual para el joven, quien recordó que una vez gastó 3 BTC en una hamburguesa. Hoy, el equivalente a cerca de USD $150.000. Por suerte, antes de gastarlas todas, Ellis pensó a largo plazo y comenzó a mantener sus activos.

Cuando tenía 18 años, obviamente pensé que esto era bueno para las ganancias, pero luego de seis meses, me di cuenta de que esto podría ser el futuro“. La inversión lo convirtió en un millonario siendo aún muy joven, permitiéndole tener una vida soñada de viajes, autos de lujo y su propia compañía. “Como aficionado a los autos, poder comprar el auto de mis sueños, un Maserati MC Sportline, a la edad de 24 años fue un gran logro”, comentó al medio. Ellis, quien ahora tiene 29 años de edad, recomienda a los inversores no vender sus bitcoins

Las criptomonedas me han ayudado a vivir una vida mejor al poder iniciar mi propio negocio. He podido vivir la vida que siempre soñé. […] Mantengan sus Bitcoins, […] porque en realidad es una inversión a largo plazo.


Más historias como estas:


Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash

ADVERTENCIA: Este es un artículo de carácter informativo. DiarioBitcoin es un medio de comunicación, no promociona, respalda ni recomienda ninguna inversión en particular. Vale señalar que las inversiones en criptoactivos no están reguladas en algunos países. Pueden no ser apropiadas para inversores minoristas, pues se podría perder el monto total invertido. Consulte las leyes de su país antes de invertir.