Por Editor DiarioBitcoin  

Un miembro de la oficina de medios del Banco de Inglaterra etiqueta a Bitcoin como ‘inútil’, justamente cuando la inflación del Reino Unido alcanza el máximo de 10 años.

***
Un miembro del Banco de Inglaterra, el banco central del Reino Unido, ha dicho que Bitcoin puede volverse “inútil” con el tiempo y que cualquiera que invierta en la criptomoneda debe estar preparado a futuro para perder todo lo que ha invertido.

Ayer en el blog del sitio oficial del banco, Thomas Belsham, quien trabaja en la División de Participación de los Medios de Comunicación y Partes Interesadas, publicó el artículo “¿Cuánto vale un Bitcoin?” Vale señalar que el blog Bank Underground es para que “el personal del Banco de Inglaterra comparta puntos de vista que desafían, o apoyan, las ortodoxias políticas predominantes”.

Las opiniones expresadas en él pertenecen a los autores y no son necesariamente las del Banco de Inglaterra o sus comités de políticas.  Esto es importante, pues algunos medios atribuyen las reflexiones de Belsham a la institución y no es así: son únicamente su responsabilidad.

¿Qué dice el autor?

En el blog, Belsham dice que Bitcoin no cumple con muchos de los requisitos necesarios para una moneda al ser intrínsecamente volátil.

“¿Pero en qué se basa el precio de Bitcoin? Es sólo un montón de código que existe sólo en el ciberespacio. No está respaldado por el Estado, ni hay recurso a una autoridad central. No hay ningún activo subyacente, ningún flujo de ingresos. Sólo existe la cosa en sí. Pero, ¿significa eso que no tiene valor inherente? El código en el que se basa Bitcoin le da un valor de escasez. Sólo se crearán 21 millones de Bitcoin. Y eso puede valer algo. Esa escasez es la razón por la que algunas personas se refieren a Bitcoin como “oro digital”. Pero la misma escasez en la que se basa Bitcoin podría ser también su perdición. Su escasez puede incluso, en última instancia, hacer que Bitcoin no tenga valor”.

Asimismo, asegura: “Ahora bien, hasta ahora, Bitcoin no ha funcionado bien como dinero. Recapitulando: el dinero emitido por los bancos centrales, el dinero fiduciario, actúa como un “depósito de valor” – preserva el poder adquisitivo de los ingresos y la riqueza, de modo que se puede confiar en que una libra, por ejemplo, comprará dentro de un año lo mismo que hoy. También es un medio de intercambio: se puede utilizar como pago. Y, en gran medida por satisfacer esos dos criterios, la denominación del dinero -ya sea en forma de dólares, libras, conchas marinas, lo que sea- tiende a utilizarse también como unidad de cuenta (un medio para fijar el precio de otras cosas en general)”.

Añade: “Actualmente, el Bitcoin es demasiado volátil para actuar como un depósito de valor fiable. La desviación estándar media a 30 días de Bitcoin ha sido de un 3,5% desde 2015, cuatro veces más que el S&P 500 durante ese periodo. No se utiliza ampliamente para los pagos – sólo trate de gastarlo en su supermercado local. Y no se utiliza como unidad de cuenta (considere la última vez que vio algo con precio en términos de Bitcoin)”.

Bitcoin: unidad de cuenta

Además, destaca: “Pero si hay algo para lo que Bitcoin fue diseñado es para ser una unidad de cuenta. En la visión de Satoshi de un sistema de dinero electrónico peer-to-peer, Bitcoin no es más, ni menos, que la unidad de cuenta en la que se denominan las transacciones. No se puede tener un sistema de pagos totalmente nuevo, separado del dinero fiduciario, sin su propia unidad de cuenta. Lo que es accesorio, en el caso de las formas tradicionales de dinero, es fundamental, en el caso de Bitcoin”. 

Continúa: “El problema es que, a diferencia de las formas tradicionales de dinero, Bitcoin no se utiliza para fijar el precio de otras cosas que no sean él mismo. Como les gusta decir a los propios Bitcoin, “un Bitcoin = un Bitcoin”. Pero una tautología no es una moneda. Dicho de otro modo, el simple hecho de estar registrado en un libro de contabilidad no convierte algo en una unidad de cuenta en un sentido general -que es lo importante aquí-, al igual que tener un registro de los saldos de las vacaciones del personal en el sistema de recursos humanos hace que un día de vacaciones sea una unidad de cuenta. Un día de vacaciones = un día de vacaciones”, pero eso no lo convierte en dinero. ¿Significa también que Bitcoin no tiene valor inherente?”.

La escasez de Bitcoin

Más adelante dice: “Entonces, si un Bitcoin es sólo un 1 en el libro mayor, ¿qué valor tiene un 1 en el libro mayor? ¿Por qué querría alguien poseerlo? La única característica intrínseca real que tiene Bitcoin es la escasez. Sólo se crearán 21 millones de bitcoins, siendo la oferta finita una de las piedras angulares del diseño de Bitcoin. La esperanza era que al tener un límite fijo en el número de bitcoins a producir, el valor de un Bitcoin no podría ser inflado por un suministro interminable de nuevas monedas”.

Así, el analista expresa que hay un problema de Bitcoin: la escasez. “En algún momento, el último Bitcoin será minado. Actualmente hay casi 19 millones en circulación (véase el gráfico 2). Las estimaciones indican que el Bitcoin número 21 millones se emitirá en algún momento de febrero de 2140. ¿Qué ocurrirá entonces? No hay nada en el código para tratar lo que ocurre después. Sin embargo, la economía simple apunta a algunos resultados potenciales”.

Predicción a futuro

Y estas son sus predicciones:

“Por un lado, es probable que las tasas de transacción se disparen, ya que los mineros intentarán reemplazar los ingresos que ya no proporciona la emisión de nuevos bitcoins. En episodios anteriores de gran volumen de transacciones, las tasas de transacción han llegado a subir hasta 60 dólares. Aunque las cifras varían, día a día, la tarifa actual por transacción ronda los 1,88 dólares. Dado que los mineros reciben alrededor de 47,8 millones de dólares al día en recompensas por bloque y tasas por transacción, y que sólo 402.000 dólares de esa cantidad proceden de las tasas, la sustitución de las recompensas por bloque perdidas requeriría que las tasas subieran a más de 223 dólares a los precios actuales”.

Y aquí sentencia: “Unas tasas de esa magnitud harían que Bitcoin fuera mucho menos útil (inútil, en realidad) como medio de intercambio. Las transacciones podrían llegar a ser prohibitivas y desaparecer por completo, con muchos saldos atascados en la cadena, sin que sea rentable moverlos. Una caída de los ingresos de la noche a la mañana -debido a la combinación de la ausencia de nuevos Bitcoin y la caída del volumen de transacciones- probablemente haría que al menos algunos mineros apagaran sus ordenadores. Los mineros no están prestando un servicio público, después de todo; están en esto por el beneficio”.

“Una disminución suficientemente grande de la potencia de cálculo socavaría la seguridad del libro mayor, tal vez de forma catastrófica. La tasa de hash -número de intentos de encontrar un bloque ganador- por segundo es actualmente de unos 158 millones de trillones por segundo. Si un número suficiente de mineros se marcha, una sola entidad podría hacerse con el control de más de la mitad de la potencia de hash de la red, lo que le permitiría reorganizar los balances de la cadena de bloques a voluntad. La integridad de todo el libro mayor podría desintegrarse”.

“Siendo así, y en ausencia de alguna intervención por parte del dispar grupo de desarrolladores y mineros que presiden el código base de Bitcoin, la simple teoría de los juegos nos dice que un proceso de inducción hacia atrás debería, realmente, en algún momento, inducir al dinero inteligente a salir. Y si eso ocurriera, los inversores deberían estar preparados para perderlo todo. Al final”.

Posición del banco

A pesar de que Belsham no es la voz del banco central donde trabaja, en realidad sus pensamientos están bastante cercanos a lo que ha dicho la institución.

En julio, en un informe del Banco de Inglaterra (BOE) advirtió sobre la amenaza de los “efectos indirectos” de las criptomonedas en los mercados financieros convencionales. En octubre, la entidad expresó la necesidad de una regulación cripto, aunque no era urgente por el momento.

Pero asimismo, en julio, el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Jon Cunliffe, indicó que no consideraba que las monedas digitales como Bitcoin representen una amenaza contra el sistema financiero.

“El auge especulativo de las criptomonedas es muy notable, pero no creo que haya cruzado el límite hacia el riesgo de estabilidad financiera”, comentó Cunliffe. Al respecto, agregó que el actual mercado de las criptomonedas no compite con la industria financiera tradicional.

Esto parece contradecir la posición más reciente de la autoridad. Finbold recuerda que Cunliffe advirtió esta semana en entrevista con la BBC que la rápida expansión de las criptomonedas podría representar una grave amenaza para el sistema financiero establecido del país.

Cunliffe enfatizó que la mayor parte del riesgo proviene de la volatilidad de los activos digitales, y si el valor de los activos cae precipitadamente, la institución será responsable de mitigar los impactos. Por lo tanto, Cunliffe sugiere estandarizar las reglas para que la industria reduzca el riesgo.

“Su precio puede variar considerablemente y, teórica o prácticamente, podrían bajar a cero. Creo que el punto en el que uno se preocupa es cuando se integra en el sistema financiero, cuando una gran corrección de precios podría afectar realmente a otros mercados y afectar a los actores del mercado financiero establecidos. Aún no está ahí, pero se necesita tiempo para diseñar estándares y regulaciones”, dijo.

Inflación al máximo

Este blog se escribe justamente después de que en noviembre, la inflación en el Reino Unido alcanzara un máximo de 10 años, ya que los precios al consumidor continuaron aumentando. El Índice de Precios al Consumidor aumentó un 5,1% en el año hasta noviembre, frente al 4,2% de octubre, que fue el aumento más alto en una década y más del doble de la predicción del Banco Central, cuenta Finbold.

Fuentes: Blog del Banco de Inglaterra, Finbold, BBC, archivo

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash

ADVERTENCIA: Este es un artículo de carácter informativo. DiarioBitcoin es un medio de comunicación, no promociona, respalda ni recomienda ninguna inversión en particular. Vale señalar que las inversiones en criptoactivos no están reguladas en algunos países. Pueden no ser apropiadas para inversores minoristas, pues se podría perder el monto total invertido. Consulte las leyes de su país antes de invertir.