Por Editor DiarioBitcoin  

España podría tener su propia moneda digital en algún momento, o al menos parece desearlo el partido PSOE en una propuesta (aún no proyecto de ley) al Congreso.

***

El Partido Socialista Obrero Español, PSOE, -partido que actualmente gobierna España- planteó ante el Congreso de ese país impulsar un equipo para estudiar el euro digital como moneda pública, ante la paulatina desaparición del dinero en efectivo y el auge de nuevas formas de pago, como las criptomonedas o los sistemas de ‘banca en la sombra’, y recuperar así el “control democrático” de la política monetaria. Así lo informó Excelsior y posteriormente fue publicado por otros medios.

Esto justamente sucede a una semana de la legalización de Bitcoin en El Salvador, un proyecto impulsado por el presidente del país centroamericano que ha llevado a reaccionar a favor de las cripto a políticos de varios países. 

Pero la propuesta española no va en camino de hacer a Bitcoin una moneda de curso legal como el euro, sino a estudiar la posibilidad de tener su propia moneda digial de banco central.

Dinero “bajo control democrático”

Según la propuesta se busca recuperar el dinero “como bien público, más estable y bajo control democrático, al estar bajo control de un banco central”, en el que la ciudadanía pueda tener alojada directamente sus cuentas.

Así fue planteado en una proposición (no de ley) registrada en la Cámara Baja española por el PSOE, partido del presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez.  Los propulsores de la propuesta piden impulsar, en colaboración con el Banco de España, la creación de un grupo de estudios para evaluar el desarrollo de un euro digital para “ofrecer una mayor estabilidad financiera tanto a la economía española como al conjunto de la eurozona y recuperar el carácter del dinero como bien público y bajo control democrático”.

Continúa diciendo Excelsior que en su exposición de motivos, el PSOE explica el debate de la posibilidad de crear nuevas monedas digitales de Banco Central (CBDC,  por sus siglas en inglés), y revela que más de un 80% de instituciones consultadas en 2020 por el Banco de Pagos Internacionales de Basilea ya trabajan en proyectos de este tipo.

Asimismo, entre los motivos se nombran, según revela el medio, están “el auge de nuevas formas de pago, como las criptomonedas, la llamada ‘banca en la sombra’, ajena al sistema bancario y su regulación, sus posibilidades de inclusión financiera -la primera CBDC, creada en Bahamas, fue creada con esta motivación- y también el declive del uso del efectivo, algo que mejora el rastreo de operaciones y limita las posibilidades de fraude”.

Las advertencias del PSOE

Pero la propuesta lleva advertencia incluída. El PSOE alerta que esta desaparición del efectivo provocaría que todo el dinero en circulación fuese bancario y privado. “Implicaría una mayor inestabilidad que justamente trató de minimizar la creación de los bancos centrales tal y como los conocemos”, reflexiona esta formación, que plantea dinero público digital, intangible, respaldado por el Estado, y depositado en una cuenta directamente en el banco central. “Un privilegio, por el momento, restringido a los bancos”, señala.

Que los particulares puedan tener cuentas abiertas en un banco central, prosigue, permite “un control directo de la cantidad de dinero, un dinero digital público, seguro al estar respaldado por el Estado y anónimo, en la medida en que los datos sobre transacciones estarían legalmente protegidos, y ajenos a explotación comercial como sí puede suceder con otros sistemas privados”.

Asimismo, dice Excelsior que la propuesta señala cómo, en caso de necesitar una expansión monetaria, el mecanismo sería más directo al inyectar liquidez directamente sobre cuentas corrientes y trasladarse de forma inmediata y sin intermediarios a la actividad económica.

No es nacionalización de la banca

El PSOE también deja claro en su propuesta que este dinero digital público no conllevaría ni la nacionalización del sistema bancario ni la estatalización del crédito, pues tanto en una variante de moneda pública directa, hasta otras híbridas o intermedias, no desaparecería la actividad privada de crédito. Además, según escribe Excelsior, el partido socialista argumenta que sería más segura, en la medida en que estaría completamente separada de los depósitos de los ahorradores, y que así también la creación de dinero dejaría de depender de la expansión crediticia, aminorando el riesgo de un sobreendeudamiento privado.

Tampoco desaparecerían los medios de pago privados, recalca el PSOE en su propuesta, señalando que la mayoría de proyectos de CBDC planteados son reacios a monopolizar este sector, y apuestan por modelos híbridos en el que el dinero público digital compite con otros medios de pago privados.

Dudas

El medio Cointelegraph en Español consultó abogado Alfredo Muñoz García, profesor de Derecho Mercantil, quien destacó en principio que “España carece de competencia para decidir sobre la emisión de euros, digitales o no, puesto que la Unión Europea tiene competencia exclusiva en la política monetaria de los estados miembros cuya moneda es el euro”.

Añadió que no existe evidencia de que se esté proponiendo una moneda pública, solo se está planteando un grupo de estudios. Tampoco se está planteando emitir una criptomoneda como tal.  Esto desmiente los titulares de algunos medios que han dado a entender que se está dando por sentado de una vez la creación de un euro digital español.

El abogado también se pregunta para qué el PSOE tuvo que plantearlo al Congreso si el Ejecutivo, como en otros países, tiene autonomía para conformar un grupo de trabajo para estudiar las cripto.

Fuentes: La Razón, Cointelegraph, Expansión

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash