Por Andrés David Martinez   @Andres_M14

Un reporte reciente del periodista local, Wu Blockchain, informó que el gobierno había ordenado a las autoridades de la provincia de Yunnan de China que las compañías eléctricas dejaran de proporcionar electricidad a los mineros de Bitcoin en esa región.

***

Un reporte reveló que las autoridades de la ciudad de Baoshan en la provincia china de Yunnan están intensificando sus esfuerzos para minimizar a los mineros de Bitcoin, ordenando a los productores de electricidad que dejen de suministrar energía a los que realizan la actividad en la ciudad.

“Varios mineros avisaron a Wu que en Boashan, Yunnan, donde están situados los mineros de criptomonedas, recibieron una orden de prohibición de servicios en la que le impiden a la compañía de electricidad dejar de surtir energía a los mineros. Yunnan es la tercera locación con mayor cantidad de mineros solo detrás de Sichuan y Xinjiang”, se lee en el tuit.

En otro tuit, Wu agregó que la prohibición probablemente fue ordenada por “intereses económicos“, y que lo más seguro es que no sea indicativo de un deseo de anular la minería por parte del gobierno central:

“No es necesario sobrestimar el impacto de este incidente. La actitud de las compañías eléctricas locales de China hacia la minería criptográfica a menudo está cambiando. Es más una demanda de intereses económicos que una presión política”, explicó el reportero.

China, el epicentro de la minería

La prohibición parece haber coincidido con una caída de 24 horas en la tasa de hash global de aproximadamente el 10% de 140 exahashes por segundo a 125 EX por segundo, aunque la correlación está lejos de ser causal.

Según el índice de consumo de electricidad de Bitcoin de la Universidad de Cambridge, Yunnan fue la cuarta región más grande de China por tasa de hash de minería, detrás de Xinjian, Sichuan y Mongolia Interior en abril de 2020. Yunnan representó entonces el 5.42% de la tasa de hash global, ubicándola por encima de todos los países excepto por China, Estados Unidos, Rusia y Kazajstán.

En junio de este año, las autoridades de Yunnan habían pedido a muchos mineros de Bitcoin en la región que detuvieran las operaciones. El gobierno dijo que la mayoría de los mineros imponían riesgos de seguridad, ya que, según los informes, conectaban sus granjas a centrales hidroeléctricas locales. Además, fueron acusados de evasión fiscal, lo que provocó el cierre de 64 operaciones mineras no autorizadas, incluidas nuevas instalaciones mineras.

Durante ese mismo mes, una mina local de Bitcoin se incendió, lo que provocó la pérdida de miles de unidades.

Varios accidentes

La represión de mediados de año también siguió a una explosión el 29 de mayo en una central hidroeléctrica en Yunnan que mató a seis personas e hirió a cinco. Se cree que la explosión provocó una mayor aplicación de las normas de seguridad relativas a las centrales hidroeléctricas de la región.

En abril, la red estatal de Yunnan también emitió un documento advirtiendo a los productores de electricidad contra el desvío no autorizado de energía a las granjas de Bitcoin.

La postura del gobierno chino ante las criptomonedas a veces es difícil de interpretar. Por un lado avanzan en el desarrollo de la tecnología, pero por otro condenan y reprimen prácticas como la minería. Ya en 2017 los granjeros estuvieron cerca de hacer maletas para instalarse en otro país ante la posibilidad de que prohibieran por completo la minería, aunque esta prohibición, para suerte de los mineros, nunca llegó.


Lecturas recomendadas


Fuentes: CryptoPolitan, Cointelegraph

Versión de Andrés Martínez /DiarioBitcoin

Imagen de