Por Andrés David Martinez   @Andres_M14


Las víctimas del esquema fraudulento de criptomonedas OneCoin se han unido en un consorcio que quiere que el Parlamento Europeo considere una petición para el establecimiento de un fondo de compensación.

***

Las víctimas del esquema fraudulento OneCoin se unieron a un consorcio que busca hacer que el Parlamento Europeo considere una petición para que se arme un fondo de compensación que pueda retribuir en parte a los afectados por la estafa.

El fondo previsto, administrado por la Unión Europea (UE), funcionará como una caja de seguro para las víctimas actuales y futuras de todo fraude relacionado con criptomonedas. Los solicitantes proponen la imposición de una tarifa “imperceptible” de 0,0001 centavos por cada euro en todas las transacciones de criptomonedas realizadas en territorio de la UE.

Explicando el punto hacia el Parlamento Europeo, el abogado de las víctimas, Jonathan Levy, dice que ahora han tomado la decisión de dirigirse a la legislatura porque saben que este organismo “no se avergonzará de proporcionar recursos a la gente como lo ha hecho en el pasado con el GPDR (Reglamento General de Protección de Datos)”.

Laxa aplicación de regulaciones

Además, las víctimas se sentirán alentadas por los recientes informes de que la UE quiere instituir una regulación continental de los activos criptográficos que “se introducirá gradualmente para 2022“. Los intentos anteriores de que la Comisión de la UE considerara la petición no dieron resultados positivos para las víctimas.

Mientras tanto, Levy dice que el problema no desaparecerá lo suficientemente rápido debido a la falta de regulaciones de criptomonedas en muchos estados miembros de la UE. Además, considera que la laxa aplicación de las regulaciones de protección al consumidor existentes está ayudando a los delincuentes.

Por ejemplo, el abogado señaló al Reino Unido como una nación que no controla a los estafadores que trabajan con criptomonedas, y explica:

Inglaterra literalmente ayuda e incita a los estafadores dándoles rienda suelta para que utilicen el Companies House para crear empresas aparentemente legítimas y ccTLD.io para la asignación de dominios.

Dominio .io

Muchas empresas relacionadas con la criptomonedas están registradas bajo el dominio .io, que está bajo el control del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Commonwealth del Reino Unido, según Levy.

Los documentos disponibles muestran que en la mayoría de los casos, los estafadores utilizaron sitios web con el dominio .io para estafar a las víctimas. Levy argumenta que el gobierno del Reino Unido es consciente de que los delincuentes utilizan sus instituciones para legitimar sus operaciones, sin embargo, ha hecho poco para mejorar el problema.

Aún así, los mismos documentos también detallan cómo los estafadores atraen a las víctimas para que inviertan antes de que finalmente las dejen fuera. Las plataformas de redes sociales como Telegram, Facebook y Linkedin son los principales canales utilizados por estos estafadores.

Usando perfiles falsos, los estafadores bombardean a sus víctimas con capturas de pantalla falsas que muestran retornos improbables. Tales capturas de pantalla son a menudo suficientes para convencer a las víctimas de que inviertan o recarguen sus cuentas.

En cuanto a Onecoin, que sigue funcionando a pesar de las acusaciones contra algunos de sus directores, Levy es particularmente mordaz en sus críticas:

“Con Onecoin, es una vergüenza que sigan operando como hemos señalado directamente a la Comisión de la UE. Asimismo, otras empresas obviamente criminales siguen existiendo abiertamente como la red MMM Mavrodi”.

¿Qué es OneCoin y que pasó exactamente?

OneCoin es una empresa que inició formalmente sus operaciones en 2014 bajo la dirección de Ruja Ignatova y Sebastian Greenwood. En un principio su propuesta de negocios se enfocaba en la comercialización de una criptomoneda del mismo nombre, la cual operaba en una red Blockchain privada que saldría al mercado en los años siguientes y rivalizaría comercialmente con Bitcoin.

De esta manera, los interesados podían destinar capital para comprar en calidad de preventa dichos tokens, así como para acceder a programas formativos para operaciones comerciales basadas en su moneda digital.

Informes publicados por varios medios digitales detallan que Ignatova y sus socios solicitaron a un desarrollador crear un sitio web que pareciese un verdadero exchange para su monedas digital, con lo cual presentarían volúmenes comerciales irreales y tasas de cambio ficticias para engañar a los inversionistas.

Manejando un esquema de ingresos principalmente sustentado en la comercialización de su token y en la captación de más personas en calidad de referidos, el esquema piramidal logró calar en gran cantidad de países en todo el mundo, capitalizando más de USD $4.400 millones entre inversionistas interesados en su propuesta comercial.

Sin embargo, los problemas comenzaron cuando muchos usuarios experimentaron dificultades para comercializar sus activos digitales y extraer su capital, generando descontento por las restricciones y derivando en denuncias por el fraude perpetrado.

Más estafas

Son muchos los afectados por OneCoin y otras estafas en el mundo. Recientemente publicamos el testimonio de un venezolano que denunció ser estafado por Arbistar. 


Lecturas recomendadas

Fuentes: news.bitcoin, Archivo DiarioBitcoin

Versión de Andrés Martínez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash (la imagen es referencial de una protesta, no sobre la actividad contra OneCoin)