Por Hannah Pérez  

Buscan amor, pero en cambio están perdiendo su dinero: las estafas de criptomonedas están tomando las aplicaciones de cita para engañar a usuarios desprevenidos.

***

Si está buscando a su media naranja en Internet, tenga cuidado: los estafadores de criptomonedas podrían estarlo buscando a usted.

La idea de que te puedan robar el corazón está tomando una nueva dimensión ahora que los corazones solitarios se están convirtiendo en los objetivos preferidos de los estafadores criptográficos. En lo que parece ser la última modalidad de cripto scams, los timadores buscarían a sus víctimas entre los usuarios desprevenidos de aplicaciones de citas en línea.

El esquema de fraude con Bitcoin está tomando popularidad principalmente en Japón, en donde varios medios locales han reseñado estafas de este tipo durante los últimos meses. El medio Cryptonews reportó esta semana el caso reciente de una mujer “de unos 30 años” que fue engañada por un hombre, con quien mantenía una relación cibernética, para invertir en criptomonedas.

Alegando ser un exitoso comerciante de criptomonedas en el extranjero, el estafador había convencido a la víctima de invertir en una plataforma de criptomonedas fraudulenta bajo la promesa de obtener jugosas ganancias. Sin embargo, el hombre y el sitio web de comercio se desvanecieron luego de que ella invirtiera cerca de USD $345.000. El medio Yahoo! Japón cubrió la noticia.

Un fenómeno que se extiende por Japón

La joven japonesa está lejos de ser la primera. Unos días antes, otro medio local ya había reseñado que otra mujer de 50 años que cayó en una estafa muy similar. Según el informe, ella también mantenía conversaciones con un supuesto exitoso comerciante extranjero, mediante la app de mensajería Line, quien la convenció de comprar USD 82.000 en bitcoins en un sitio fraudulento.

De hecho, parece que el asunto ha escalado hasta convertirse en un potencial riesgo nacional, ya que algunos organismos de Japón han empezado a advertir a los usuarios. En febrero, el Centro Nacional de Asuntos del Consumidor (CNAC) de Japón emitió un aviso dirigido a los hombres de entre 30 y 49 años para que estuviesen alerta de los estafadores de criptomonedas que acechan en las apps de citas; en particular, advirtieron sobre aquellas personas que afirman ser expertos internacionales en activos digitales.

El CNAC, además, reveló en ese momento que estaba investigando casos en los que “mujeres en busca de amor” persuadieron a usuarios masculinos a través de aplicaciones de citas para que invirtieran en proyectos criptográficos utilizando plataformas comerciales “falsas“.

Una publicación de Yahoo! Japón a principios de año recogió cómo el fenómeno se está extendido en todo el país. El reportaje contó el caso particular de un hombre de 40 años que fue estafado por una joven taiwanesa de 20 años con quien tenía planes de casarse, y quien le habría arrebatado más de USD $70.000. El medio agregó que algunos hombres en Japón han registrado pérdidas promedio de USD $17.000 tras haber sido víctimas de mujeres a quienes creían dignas de confianza.

Alerta corazones solitarios: los estafadores están en todos lados

Los solteros en busca de romance en China también se han visto envueltos en circunstancias similares. En abril, el medio Hangzhou reseñó el caso de una mujer china que había sido engañada por sus dos “novios en línea” simultáneamente. La habitante de la provincia de Zhejiang relató que uno de los sujetos la invitó a unirse a un sindicato de juegos de azar; mientras que el otro la había persuadido de realizar varias inversiones de más de USD $2.500 en un programa de criptomonedas que parecía legítimo.

En su caso, la supuesta plataforma de comercio también se quedó con su dinero. Aunque, en vez de desaparecer, le exigía una nueva inversión para retirar su ganancia, algo que ella descubrió era falso después de subir la apuesta y perder más de USD $10.000. Curiosamente, ese hombre también afirmaba ser un “inversor exitoso en Blockchain”, y a ambos los había conocido en una aplicación de citas. 

También en otros países se han reportado sucesos semejantes este año. El medio británico The Guardian recogió el mes pasado la historia de una joven bajo el seudónimo de James Evans, quien pensó que había conocido a su media naranja en Grindr. Parecía una conexión genuina“, relató ella al medio, pero pronto descubrió que estaba lejos de ser así. 

Desafortunadamente para Evans, no había encontrado a su alma gemela. En cambio, había sido estafada para invertir más de 12.000 libras esterlinas (USD $16.440) en una plataforma fraudulenta a la que llegó mediante otras que sí eran legítimas.

Otra mujer en Hong Kong vivió algo parecido en marzo, cuando conoció a alguien a través del portal de citas Coffee Meets Bagel, que la dirigió a un sitio web de inversión fraudulento. En ese caso, la víctima perdió cerca de USD $120.000 en una estafa que utilizaba la stablecoin USDT, según informó Epoch Times.

En Estados Unidos, algunos informes de inicios de año también coincidieron en la creciente popularidad de las diversas modalidades de estafas vinculadas a criptoactivos que circulan entre los sitios de citas reputados como Tinder.

Señales para detectar un fraude romántico

A raíz de la pandemia, se estima que las estafas románticas han aumentado un 40%, solo en Reino Unido, según datos citados por un medio británico. Aunque es posible que estas cifras sean incluso más altas a nivel mundial, considerando que algunos perjudicados podrían tener mucha vergüenza para denunciar incidentes de este tipo.

En todo caso, hay que considerar estos posibles riesgos de las aplicaciones digitales de cita; las cuales también se han vuelto más populares durante el confinamiento. Cabe señalar que los diferentes casos que se recogen en este artículo presentan varios elementos comunes, que pueden servir como señales de alerta para detectar a estos falsos casanovas.

En general, el modus operandi incluye que el timador busque convencer a la víctima para migrar la conversación de la plataforma de citas a otra red social. En algunos casos, también supone seducción por parte del estafador, quien busca demostrar interés por la víctima y establecer lo que podría interpretarse como una conexión genuina.

Los sitios de inversión fraudulentos siempre serán presentados como legítimos y, usualmente, bajo la promesa de atractivas ganancias. Con frecuencia el estafador intentará convencer a la víctima alegando que él -o ella- ha invertido exitosamente en esa plataforma. También puede ocurrir que el sitio web de la estafa otorgue rendimientos o ganancias que inicialmente lo hagan parecer confiable, pero luego esta dinámica puede cambiar. Lo más común es que la plataforma desaparezca con el dinero, al igual que el amante cibernético.

En cualquier caso, tenga presente que si su relación de Internet le pide dinero, puede que no sea precisamente el alma gemela con la que soñaba. Definitivamente, el amor puede ser muy doloroso, aunque nadie advirtió que salir a buscarlo podría resultar tan costoso.


Lecturas recomendadas


Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin 

Imagen de Unsplash