Por Hannah Pérez  

Coinbase enfrenta otra demanda colectiva, esta vez, relacionada con su lanzamiento en la bolsa. Hace unos días el intercambio fue demandado por un sorteo de Dogecoin

***

Coinbase, el mayor intercambio de criptomonedas de los Estados Unidos, está enfrentando una demanda colectiva por presuntamente engañar a los inversores antes de su salida a la Bolsa de Valores.

Según informó Cointelegraph, un accionista de Coinbase está emprendiendo acciones legales contra la empresa y algunos de sus principales ejecutivos. La demanda, que fue presentada ante el Tribunal de Distrito del Norte de California esta semana, nombra al accionista Donald Ramsy como demandante, tanto individualmente, como en nombre de todos los demás inversores de Coinbase en situación similar.

Presentada por el bufete de abogados Scott + Scott, la demanda alega que Coinbase engañó a los inversores antes de su cotización pública en Nasdaq sobre el estado financiero de la empresa y su capacidad de recuperación como plataforma de comercio criptográfico.

Como tal, Ramsey se está amparando en la Ley de Valores de EE UU y ha presentado evidencia extraída de las presentaciones regulatorias de Coinbase ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) del país, comunicados de prensa de la compañía, informes de analistas y otra información divulgada públicamente sobre el intercambio.

Además de Coinbase, la demanda también acusa al CEO Brian Armstrong, al director legal Paul Grewal y a varios otros altos ejecutivos, junto con patrocinadores de capital de riesgo.

Coinbase es acusado de declaraciones engañosas

De acuerdo con los informes, Ramsey afirma que Coinbase y sus ejecutivos hicieron declaraciones materialmente engañosas en sus documentos de oferta en el momento de la cotización pública y respaldaron la eficiencia y resistencia de Coinbase con declaraciones que “carecían de una base razonable“.

En el momento de la Oferta: (1) la Compañía requería una inyección de efectivo considerable; (2) la plataforma de la Compañía era susceptible a interrupciones en el nivel de servicio, que eran cada vez más probables a medida que la Compañía escalaba sus servicios a una base de usuarios más grande.

El demandante también sostiene que la caída del precio de las acciones de Coinbase poco después de su salida a la bolsa se produjeron después de que salieran a la luz las disparidades entre la publicidad falsa y la realidad.

Citando eventos a mediados de mayo, cuando Coinbase admitió que necesitaba recaudar fondos y anunció planes para recaudar USD$ 1.250 millones a través de una venta de bonos convertibles, Ramsey enfatiza que las acciones de la compañía disminuyeron drásticamente cerca del 10% en dos sesiones de negociación.

La demanda también apunta a las dificultades técnicas de la plataforma el pasado 19 de mayo, cuando los comerciantes intentaron retirar su dinero en medio de una carrera bajista y experimentaron retrasos. El documento agrega que dichos eventos son críticos y perjudiciales; en especial ante las afirmaciones de la compañía de ser la plataforma más fácil para comprar y vender cripto.

Para el momento de edición las acciones de Coinbase se cotizan en USD $224, más de 100% por debajo de su precio de apertura de USD$ 381 el 14 de abril.

Otra demanda colectiva para Coinbase

Las acciones legales presentadas en contra de Coinbase por su cotización en la bolsa de Nasdaq se producen poco después de que el intercambio recibiera otra demanda. A inicios de semana, la empresa fue golpeada con una demanda que solicita USD $ 5 millones en daños debido a una campaña de lotería de Dogecoin (DOGE) supuestamente engañosa.

Presentada por David Suski, la demanda alega que el cliente fue engañado para intercambiar USD $100 en DOGE por participar de un sorteo. Sin embargo, dicha participación podía realizarse de forma gratuita y el demandante argumenta que Coinbase no reveló esa información para obtener ganancias financieras.

El mencionado sorteo tuvo lugar el pasado 3 de junio e involucró premios por valor de USD $1,2 millones en DOGE. Como tal, el concurso tenía como objetivo incentivar el comercio de Dogecoin en los días posteriores a la inclusión de dicha moneda en la plataforma Coinbase Pro.

La empresa promovió ampliamente el sorteo en los días previos, solicitando a los usuarios que intercambiaran al menos 100 dólares en DOGE para ser elegibles. No obstante, el abogado de Suski alega que la campaña fue engañosa ya que las reglas permitían que cualquiera participara sin costo alguno. Esa regla solo se mencionó en una sección separada de “reglas y detalles“.

La única razón por la que el Demandante se comprometió a comprar más Dogecoins de Coinbase fue porque la Compañía lo llevó a creer que hacerlo era necesario para participar en el Sorteo de USD$ 1,2 millones de Coinbase.


Lecturas recomendadas


Fuentes: Cointelegraph, Cointelegraph, CryptoBriefing

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash