Por Hannah Pérez  


La curiosa historia de incursión cripto de Chris Maurice, cofundador del exchange Yellow Card, quien empezó vendiendo Bitcoin en Taco Bell y eBay.

***

Con frecuencia, las historias de emprendedores dentro y fuera del espacio criptográfico son inspiradoras. Pero sin duda, más allá de lo motivadoras que puedan resultar, algunas historias simplemente son sumamente curiosas, por no decir extraordinarias.

Una anégdota excepcional de incursión dentro del mundo de las monedas digitales es la de Chris Maurice, el CEO de Yellow Card, el intercambio de criptomonedas con sede en Nigeria, quien empezó comerciando bitcoins en lugares poco convencionales.

En una entrevista reciente a Cointelegraph, Maurice relató la historia de cómo había vendido Bitcoin desde una sede del restaurante de comida rápida Taco Bell. También, años antes de emprender su propia iniciativa, usó la plataforma eBay para comerciar la criptomoneda.

Las lecciones del primer negocio de Chris Maurice

Chris Maurice
Chris Maurice. Imagen de LinkedIn

Originario de la multicultural Nueva Orleans, Estados Unidos, Chris Maurice tuvo su primer encuentro con Bitcoin en 2013, cuando tenía 20 años de edad y aún asistía a la universidad. Su amigo Justin Poiroux, y ahora socio cofundador de Yellow Card, le había presentado la criptomoneda, una tecnología que de inmediato generó grán interés en Maurice. Desde entonces, el estadounidense se dedicó a investigar y a leer para conocer más de la -en ese momento incipiente- tecnología.

Lo que terminó sucediendo, según narró él mismo en un episodio de podcast con Anita Posch, fue que en 2015 terminó proponiéndole a su amigo que generaran un negocio de venta de Bitcoin en eBay. Maurice se había percatado de que varias personas estaban aprovechando la plataforma para comerciar Bitcoin con un margen de ganancia del 200%.

En ese momento, la criptomoneda costaba cerca de USD $100, pero había gente que la compraba por USD $300. El joven pensó que él y su amigo podían unir fuerzas para ganar algún dinero sin demasiado esfuerzo. “Oye, somos dos personas relativamente inteligentes. Sé cómo usar eBay, ya sabes lo que es Bitcoin, así que ganemos algo de dinero“, le había dicho a Poiroux, según relató a Cointelegraph. 

Hicimos eso durante aproximadamente una semana e hicimos más de USD $ 40.000 en ventas con un margen de beneficio del 100%. Estábamos viendo estrellas en este punto.

Pero como dice el refrán, lo que fácil viene fácil se va y lo que había sido una situación inicialmente exitosa, empezó pronto a desmoronarse. Maurice descubrió por primera vez lo que era una devolución de cargo de una tarjeta de crédito. Resultó que muchos de sus clientes estaban usando tarjetas de crédito robadas en Internet y el banco empezó a retirar los pagos realizados.

Por supuesto, Maurice y su socio ya habían enviado los bitcoins cuando el banco reversó las transacciones, por lo que se quedarón sin fondos de uno y otro lado.Así fue como también aprendí cuán irreversible es Bitcoin. Las tarjetas de crédito, no tanto“, comentó al citado medio.

Vendiendo Bitcoin en Taco Bell

Esa primera incursión en el arbitraje de criptomonedas -y en el ecosistema de los activos digitales en general- no desmotivó a Maurice y su socio. A raíz de la desafortunada experiencia ambos deciden que la mejor forma para vender bitcoins es usar el metodo de pago irreversible por excelencia: el dinero en efectivo.

Con eso en mente, los jovenes empresarios publicaron anuncios en Craigslist, LocalBitcoins y otras plataformas publicitarias que decía básicamente: “Oye, tenemos Bitcoin. Ven a reunirte con nosotros. Y te daremos Bitcoin a cambio de efectivo“. Al día siguiente los universitarios ya tenían un listado de personas que habían repondido al anuncio con interés en hacer negocios. Maurice y Poiroux deciden establecer su oficina comercial en la sede de Taco Bell ubicada en la Calle Gay en Auburn, Alabama.

Cada miércoles a las 7:00 pm los dos se encontraban en una mesa del restaurante de comida rápida. “Podías encontrarnos a Justin y a mí en la mesa de la esquina trasera comiendo nuestros Doritos Locos y un paquete de 12 tacos. El que se acercaba a nosotros podía colocar un par de cientos de dólares en efectivo en la mesa, nosotros escaneabamos su código QR y le dábamos Bitcoin“.

Los jovenes visionarios emprendieron su iniciativa durante aproximadamente tres semanas. A raíz del éxito deciden llamar a más amigos y expandirse a otras sedes de comida rápida. En otras tres semanas, teníamos siete Taco Bells en el este de los Estados Unidos donde se podía entrar y comprar Bitcoin“.

Después de alrededor de dos meses y medio llevando el rudimentario negocio, los socios decidieron que era hora de hacer “algo menos superficial con sus vidas”. Lo cierto es que el pequeño éxito de aquella experiencia los motivaría a ampliar sus horizontes. “Ahí fue cuando empezamos Yellow Card“.

Una solución para África

Chris Maurice y su socio lanzaron Yellow Card en 2016, incialmente pensando en una iniciativa de tarjetas de regalo en Bitcoin para la población de Estados Unidos. Sin embargo, a raíz de un choque con la realidad de los servicios de remesas de dinero, ambos socios deciden que quizás otras comunidades en otras latitudes puedan aprovechar los beneficios de las monedas digitales.

Según contó el CEO durante el podcast, había observado con sorpresa cómo el servicio de remesas de Wells Fargo le cobraba un total de USD $ 900 a un ciudadano por enviarle USD $ 200 a su familia en Nigeria. Ante la posibilidad de que Bitcoin solucionaba muchos de los problemas de envío transfronterizo de dinero, los visionarios empiezan a evaluar las posibilidades de iniciar actividades comerciales en Nigeria.

Poco después, Maurice viajó a África para expandir el negocio. Actualmente, Yellow Card ofrece una plataforma de intercambio de criptomonedas para usuarios en Nigeria, Tanzania, Suráfrica, Kenia y Camerún. El equipo se enfoca con especial atención en facilitar el acceso a finanzas digitales a poblaciones afectadas por la imestabilidad de la moneda local y el acceso limitado a cuentas bancarias.

Recientemente, la empresa cofundada por Maurice logró recaudar USD $1,5 millones de una ronda de financiación en la que participaron diversos inversores, incluida la firma Polychain. Los fondos servirán a la empresa para continuar expandiendose y consolidándose como la plataforma líder en la región africana.

Lecturas recomendadas

Fuentes: Cointelegraph, Cointelegraph, BitcoinCo. podcast, Cointelegraph

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de  Miguel Andrade on Unsplash