Noticias 

Credit Union no permite las actividades de una cooperativa destinada a ayudar a las compañías Bitcoin

Muchas personas en el mundo creen que las regulaciones son necesarias para ayudar a mejorar el mundo. Otros creen que las políticas y las restricciones sofocan las innovaciones y solo trabajan para aquellos que puedan manipular las posibilidades. Brewster Kahle es un hombre que ha tratado durante dos años de iniciar una cooperativa de ahorro y crédito y falló debido al proceso regulatorio a las estipulaciones del National Credit Union Administration. Especialmente cuando el banco intenta lograr que los inmigrantes de Nueva Jersey de bajos recursos y las compañías Bitcoin consigan préstamos.

Parece que ahora la abrumadora normativa nos obligará a renunciar a nuestra meta. El NCUA se mantiene auditándonos e investigándonos a un nivel que generalmente toma más horas de las que nosotros gastamos en todos los servicios de nuestros miembros juntos. Ellos han estado en nuestra sucursal alrededor de una vez al mes por dos años, obligándonos a elevar los costos y reducir nuestro servicio”.

founding-Internet-Credit-Union-300x159-300x159

Brewster Kahle sabe cómo es lidiar con reguladores, auditorías y el papeleo cuando se comienza una nueva operación en los Estados Unidos. Su objetivo era colaborar con modelos de criptomonedas y trabajar con inmigrantes, pero su Archivo de Internet de la Unión Federal de Crédito (IAFCU en inglés) no era aceptable a ojos de los oficiales. Primero, el IAFCY estuvo 18 meses tratanto de conseguir la aprobación de los reguladores y eventualmente esto se logró en 2012. Sin embargo, las autoridades no permitieron que estuviera disponible ciertos servicios bancarios que la mayoría de las instituciones tienen. Por ejemplo, le prohibieron productos como tarjetas de débito y banca online.

Kahle intentó facilitar el proceso para las compañías Bitcoin cuando se dio cuenta que los bancos tradicionales estaban negándoles prestamos a estas empresas. Pero fue un trámite infructuoso. Se enfrentó con oficiales que no conocían las criptomonedas y pensaron que estas operaciones podrían tratarse de transacciones fuera de la ley. Sin embargo, la NCUA dijo “si una cooperativa de ahorro y crédito piensa que va a ser llamada por romper la ley, a veces el CEO echará el proyecto para atrás y culpará a los reguladores. Es nuestro trabajo proteger a los clientes”.

Pero Kahle no estaba rompiendo ninguna ley, ni daba a pie a la posibilidad de romperla en un futuro. “Pienso que nosotros podríamos aportar nuevas ideas al mundo bancario, y las cooperativas de ahorro y crédito ofrecen una gran estructura. Pero ellos no lo permitieron”.

Todavía queda un largo camino para la aceptación de las compañías Bitcoin en el mundo. No es la primera vez que las compañías se enfrentan a trabas administrativas.

Fuente: bitcoinist

Advertisements

Related posts