Por Hannah Pérez  


¿No son todas las criptomonedas anónimas? Conozca sobre criptomonedas privadas, características, similitudes y diferencias entre Monero (XMR), ZCash (ZEC), Dash, Verge (XVG) y Komodo (KMD).

***

Con frecuencia se piensa que Bitcoin y otros activos criptográficos son monedas completamente anónimas, pero esto no es del todo cierto. Si bien las criptomonedas ofrecen un nivel de privacidad del que no gozan otros mecanismos de pago tradicionales, el libro de transacciones de Bitcoin y otras monedas digitales está completamente abierto para su escrutinio público. 

En este sentido, Bitcoin no es precisamente la primera opción cuando buscamos realizar transacciones privadas y anónimas. Existen otras criptomonedas que han sido diseñadas para minimizar el nivel de exposición pública. En este artículo, DiarioBitcoin presenta algunas de las principales criptomonedas privadas con el objetivo de abordar sus características y trazar sus principales diferencias y similitudes. 

Seguridad, privacidad y anonimato

Antes de iniciarnos en esta tarea, consideremos un momento algunos términos y su función dentro del mundo Blockchain. Aunque son conceptos afines, seguridad, privacidad y anonimato no son lo mismo, pero los tres son importantes en el ámbito de las transacciones de dinero.

La seguridad de las criptomonedas se relaciona con la dificultad o imposibilidad que existe para falsificar una moneda digital o para duplicar una transacción, así como la imposibilidad de que terceros tomen control de nuestras carteras. Esto es algo que garantiza la tecnología Blockchain. Pero por otro lado, la seguridad también tiene que ver con el resguardo de los datos personales de la mirada pública, lo que muchas personas consideran un derecho digital. 

Y aquí es donde entra el concepto de privacidad: esta puede entenderse como una garantía de que la información de los usuarios está protegida.

Mientras que el término anonimato está asociado con la incapacidad de poder rastrear o identificar por ningún medio la identidad de quien realiza una acción, en este caso, una transacción criptográfica.

Criptomonedas privadas 

Se acepta en gran medida que Bitcoin no es tan privada ni anónima como otras monedas. Cada transacción, incluidas las direcciones de billetera del remitente y el destinatario, el monto transferido, la fecha y la hora de la operación, se almacena en un libro público. En todo caso se puede considerar seudónima porque la información, como los nombres de los usuarios, no se encuentra disponible.

Pero lo cierto es que las transacciones son rastreables: datos como las direcciones de billetera hasta la información de su propietario se pueden descifrar utilizando pistas como la dirección IP y el historial de transacciones. De hecho, si comparamos a Bitcoin con el dinero en efectivo, el segundo es más anónimo que el primero, ya que no incluye ningún dato personal de quien lo usa.

Esto también es así debido a la fungibilidad del dinero en efectivo (característica común entre las criptomonedas privadas). La fungibilidad es la capacidad que tiene un activo de intercambiarse indiferentemente por otro.

Por ejemplo, si nos prestan un billete de USD$ 10 podemos devolver otro billete y es exactamente lo mismo; y debería ser igual con Bitcoin pero no lo es. Al utilizar Bitcoin en un crimen esa moneda puede quedar “manchada” debido a la posibilidad de rastrear la transacción ilegal.  

Ante estas particularidades nace la necesidad entre muchos usuarios de poder contar con alternativas más privadas. Si bien con frecuencia las criptomonedas privadas se han relacionado a los delincuentes cibernéticos y a las actividades delictivas, aun existen muchas razones legales para querer mantener las transacciones anónimas. 

Habiendo dicho esto, echemos un vistazo a las principales criptomonedas orientadas a la privacidad.

Cabe destacar que hemos elegido las cinco más populares:

pero existen muchas otras, incluyendo ZCoin, Xeonbit, PIVX, NAVCoin y más.

1. Monero (XMR)

Creada en abril de 2014 como un proyecto enfocado en la privacidad, el anonimato y la descentralización, Monero (XMR) es sin duda una de las criptomonedas más populares de su tipo. Es una criptomoneda que nace de la bifurcación de Bytecoin y que basa su funcionamiento en la acción de minería de bloques, como Bitcoin.

Desde 2016 esta moneda ha ganado gran popularidad dentro del ecosistema criptográfico debido a su capacidad de mantener el anonimato de sus transacciones. Monero se esfuerza por ocultar todas las partes de una transacción: remitente, receptor y cantidad. Basada en el protocolo CryptoNote (PoW), Monero utiliza una compleja tecnología criptográfica para hacer que sus transacciones sean prácticamente imposibles de rastrear. 

Entre ellas, Monero usa anillos de firmas, direcciones ocultas y transacciones confidenciales de anillo (RingCT) para garantizar que nadie que observe el Blockchain de Monero pueda discernir a qué direcciones se envían las criptomonedas o cuántos fondos hay en una sola dirección. Por ejemplo, los anillos de firmas funcionan mezclando aleatoriamente las transacciones de los usuarios de Monero, lo que hace que sea potencialmente imposible rastrearlo hasta la fuente o el destinatario.

Si bien la popularidad de Monero se ha extendido entre los medios de noticias debido a su uso recurrente en actividades ilegales en los mercados oscuros de la red; muchos usuarios también han acudido a ella como una forma de adquirir bienes y servicios de forma anónima. 

2. ZCash (ZEC)

Lanzada en octubre de 2016, ZCash (ZEC) es el competidor más cercano de Monero en términos de privacidad. Su principal enfoque es mantener la seguridad de sus usuarios. A diferencia de Monero, Zcash no es privado por defecto. Los usuarios deben optar por enviar sus pagos de forma privada. Pero también pueden enviar pagos públicos, que funcionan de manera muy similar a las transacciones de Bitcoin.

La estrategia de privacidad de Zcash es esencialmente borrar la “memoria“, es decir, el historial de transacciones de las monedas cada vez que se produce una transacción. Para ello utiliza un mecanismo criptográfico de conocimiento cero, en este caso el protocolo zk-SNARKs, para ocultar transacciones.

Las pruebas de conocimiento cero (zero knowledge proof) son una técnica criptográfica que permite a dos usuarios realizar transacciones sin revelar su verdadera identidad o dirección.

En términos sencillos, Zcash tiene dos tipos de direcciones: privadas (direcciones z) o transparentes (direcciones t). Las direcciones privadas comienzan con una “z”, y las direcciones transparente comienzan con una “t”. Una transacción de z a z aparece en el explorador de bloques, por lo que se conoce públicamente que se realizó y la tarifa que se pagó. Pero las direcciones del emisor y receptor, el monto de la transacción y el campo memo están encriptados y no son visibles públicamente.

Para el propietario de una dirección es opcional revelar la dirección z y los detalles de la transacción con terceros de confianza. Además, ambos tipos de direcciones son interoperables. Los fondos se pueden transferir entre direcciones z y direcciones t.

3. Dash (DASH)

Dash (DASH) es una de las monedas alternativas más antiguas y populares de esta lista, fue creada el mismo año que Monero. Acrónimo de digital cash (efectivo digital) anteriormente llamada Darkcoin, Dash es conocida por sus rápidas velocidades de transacción y opera bajo un protocolo de minería mixto entre PoW y PoSe (Prueba de Servicio).

En pocas palabras, tiene dos niveles: los mineros y los “nodos maestros” (MasterNodes). Los mineros realizan funciones similares a las de la red de Bitcoin; mientras que los nodos maestros son responsables de las funciones de gobernavilidad y de llevar a cabo transacciones especiales como InstantSend y PrivateSend.

Las transacciones de PrivateSend son de donde Dash obtiene su reputación de ser una de las alternativas disponibles de criptomonedas privadas. Estas permiten a los usuarios incorporar la mezcla de sus monedas, pero no es una opción por defecto sino una elección del usuario. Al igual que con los servicios de mezcla de Bitcoin, la idea es que al final del proceso el origen de las monedas sea difícil de rastrear. Esto hace que la moneda al final del proceso también sea fungible.

La principal crítica sobre su capacidad de privacidad es que aún se puede ver el receptor de la moneda. Entre otras críticas que se han hecho a Dash es que la privacidad depende de “masternodes“, que no es criptografía avanzada, sino mezcladores externos. Requiere confiar en terceros, como los operadores de los nodos maestros o en los servidores centrales en los que residen, lo que pone en duda la privacidad real de las transacciones.

4. Komodo (KMD)

Una criptomoneda enfocada en la privacidad menos popular es Komodo (KMD), que surge en 2016 de un hard fork (bifurcación dura) de ZCash y el protocolo zk-SNARK. Como tal, Komodo comparte muchas similitudes con su criptomoneda madre centrada en la privacidad, incluidas las pruebas de conocimiento cero.

Sus desarrolladores aseguran que han implementado una mejor prueba del algoritmo de construcción por razones de seguridad. Komodo utiliza un protocolo de prueba de trabajo retardada (dPoW), un mecanismo que notariza los bloques en el Blockchain, asegurando la inmutabilidad total y brindando a las transacciones una segunda capa de seguridad.

Además, Komodo tiene un enfoque más amplio en cuanto a las transacciones privadas. Quizás el avance más importante asociado con Komodo es el desarrollo en tecnología para intercambios descentralizados e intercambios atómicos de cadenas cruzadas.

Por ejemplo, los intercambios atómicos permiten a los usuarios comerciar directamente diferentes activos digitales sin control centralizado. Estas características hacen de Komodo un proyecto más amplio con respecto a la privacidad y seguridad que Dash.

5. Verge (XVG)

Lanzada inicialmente en 2014 bajo otro nombre y rebautizada Verge (XVG) en 2016, esta moneda digital privada ha adoptado un enfoque diferente en comparación con otras monedas para convertirse en privada y anónima. No se basa en técnicas criptográficas, sino que utiliza múltiples redes centradas en el anonimato, como TOR e I2P.

Verge utiliza TOR para enviar comunicaciones a través de una red anónima distribuida de nodos formados por un equipo global de voluntarios y encripta los datos a través de I2P antes de enviarlos a través de la red global.

Una de sus ventajas en términos de anonimato es que permite realizar transacciones ocultas. Estas facilitan a los usuarios recibir fondos anónimamente en su billetera. Por lo tanto, los terceros ya no pueden rastrear las direcciones de los receptores, ni pueden combinar las direcciones de billetera oficiales con sus direcciones ocultas.

Cabe señalar que Verge usa un libro abierto para verificar las transacciones. Sin embargo, no existe un vínculo entre el registro de la transacción y ninguna dirección IP u otra información de identificación. También tiene otras características únicas, como intercambios atómicos o transacciones rápidas.

Cuadro comparativo entre XMR, DASH, ZEC, KMD y XVG

Diferencia entre criptomonedas privadas
Diferencia entre criptomonedas privadas

Diferencias y similitudes entre criptomonedas privadas

En términos generales, las monedas de privacidad que se evaluaron anteriormente tienen características que permiten hacer que el proceso de rastrear los datos de una transacción criptográfica sea más difícil de llevar a cabo. Sin embargo, cada una funciona con mecanismos diferentes para lograrlo.

Por ejemplo, mientras los usuarios de Dash tienen la opción de mezclar sus monedas, Monero ya tiene una característica de privacidad por defecto para todas sus transacciones. También Monero, Zcash, Komodo y Verge tienen los mecanismos más óptimos para ofuscar direcciones de envío y recepción.

Las transacciones totalmente protegidas de Zcash utilizan cualquier otra transacción oculta, mientras las transacciones de Monero típicamente usan otras 4-6 entradas señuelo. Si bien las entradas no son directamente comparables con las transacciones, aquí el enfoque de Zcash es superior.

Las transacciones de Monero siempre ocultan el remitente, el receptor y la cantidad; mientras que con las demás, esto es opcional. Por ejemplo, en el caso de Zcash se requiere cooperación con el remitente o el receptor para que ambas partes permanezcan ocultas. 

En general, Dash es la más criticada entre las cinco criptomonedas privadas, principalmente debido a que su servicio de privacidad es operado por terceros, por lo que no es completamente anónimo. Además, puede mezclar sus monedas con otros usuarios que también estén mezclando en ese mismo bloque, pero no tiene forma de saber cuántos otros se están mezclando al mismo tiempo.

Entre todas, Monero se lleva la corona de la criptomoneda de privacidad, al menos en términos de popularidad: diversos informes la colocan como la preferida en los mercados de la darknet.

Aunque cada sistema tiene sus propias fortalezas y debilidades, en última instancia, se trata de que cada usuario aproveche al máximo las herramientas disponibles de privacidad en orden de preservar su seguridad. En ese sentido, es importante saber utilizar cada moneda correctamente, pues un mal uso puede fácilmente exponer los datos de un usuario.


Lecturas recomendadas


Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de DiarioBitcoin