Por Angel Di Matteo   @shadowargel

Al respecto, Brad Garlinghouse aseguró que Ripple se ha mantenido firme y que el resultado de esta disputa podría resultar muy positivo, no solo para la empresa sino para la industria cripto en general.

***

La disputa legal entre Ripple y la Comisión de Bolsa y Valores de EE UU (SEC) finalmente podría llegar a su conclusión en 2022.

Así lo reveló el CEO de la compañía desarrolladora de soluciones Blockchain, Brad Garlinghouse, quien estima podría finalizar con un resultado favorable no solo para la empresa, sino para la industria en general.

Disputa entre la SEC y Ripple podría concluir en 2022

Las declaraciones de Garlinghouse vinieron a lugar durante una entrevista realizada por la cadena CNBC, donde el directivo indicó que a pesar de que el juicio ha sido un proceso lento, sin duda ha tenido muy buen progreso a lo largo de todo lo que este se ha extendido a lo largo de 2021.

Si bien muchos procesos legales pueden extenderse por meses y a veces hasta años, para el CEO de Ripple está claro que este caso podría ver su desenlace el año que viene. Tengamos presente que la disputa comenzó en tribunales a inicios de este año, cuando el regulador estadounidense acusó a la empresa y a sus principales directivos por realizar una venta de valores no registrados en 2013, esto como parte de la campaña de financiamiento organizada en su momento por la compañía.

En cuanto a las repercusiones sobre el caso, Garlinghouse destacó que la disputa en curso va mucho más allá del destino de Ripple, ya que esto podría involucrar a todo el ecosistema de las criptomonedas justamente porque la SEC estaría atribuyendo juicios equívocos a la naturaleza del token XRP, lo cual podría hacer con cualquier otro criptoactivo actualmente circulante.

Al respecto, Garlinghouse destacó lo siguiente:

“Claramente, estamos viendo planteamientos muy interesantes hechos por el juez… este se da cuenta de que no se trata solo de Ripple; esto tendrá implicaciones mucho más amplias”.

XRP no es un valor, la SEC se equivoca

El principal alegato por parte de la SEC es que el token XRP comercializado por Ripple vendría a ser un valor. Sin embargo, en reiteradas oportunidades Garlinghouse desechó dicho alegato asegurando que quienes poseen la moneda digital no tienen acciones vinculadas a la compañía, por lo que su funcionamiento y existencia es completamente independiente del destino de la empresa.

Sin embargo, durante la disputa en tribunales, la SEC ha intentado visibilizar que Garlinghouse y los demás directivos siguieron adelante con las intenciones de hacer la preventa de XRP a pesar de saber que el regulador podría tener conflictos con ello. Por su parte, el equipo de Ripple alega que el organismo gubernamental nunca se pronunció al respecto, y que solo hizo tales alegatos siete años después de que la preventa concluyese, argumento que invalidaría completamente la denuncia presentada.

En cuanto al caso, a pesar de que ambos bandos han contabilizado ligeras victorias, el saldo global de ganancias parece beneficiar a Ripple, la cual ha logrado invalidar ciertos alegatos presentados por la SEC en su momento. La disputa generó tal polémica que, incluso usuarios de XRP solicitaron ante la corte poder participar en el juicio y destacar como las medidas impulsadas por el organismo regulador perjudicaron sus actividades comerciales.

Tengamos presente que cuando la disputa comenzó, ciertos exchanges reputados optaron por sacar a XRP de sus listados comerciales, lo cual impactó negativamente sobre la cotización del token en los principales mercados internacionales. Pero por lo pronto, la moneda digital se cotiza para el momento de edición en unos USD $1,05 por unidad, capitalizando ligeras ganancias del 0,5% en las últimas 24 horas.


Lecturas recomendadas


Fuente: Cointelegraph, CNBC

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash