Por Hannah Pérez  

La central nuclear de Atucha en Argentina es la primera de la industria en implementar Blockchain para la trazabilidad y el registro de componentes mecánicos.

***

Las centrales nucleares de Argentina están utilizando tecnología Blockchain para hacer seguimiento y certificar el correcto funcionamiento de sus procesos. La iniciativa surge gracias a una alianza entre RSK, firma argentina especializada en Blockchain, y Nuclearis, empresa de ingeniería y fabricación de componentes mecánicos para la industria nuclear.

De acuerdo con el medio argentino La Nación, que reportó la noticia, Argentina es así el primer país en producir componentes mecánicos para la industria nuclear bajo trazabilidad Blockchain.

Con sede en Buenos Aires, pero oficinas comerciales tanto en Estados Unidos como en China, Nuclearis es la firma del ingeniero mecánico Santiago Badrán, que en 2011 consiguió el primer contrato con Nucleoeléctrica Argentina, la empresa de propiedad estatal que opera las centrales atómicas argentinas, para abastecer de componentes mecánicos de precisión. La relación comercial continúa hasta la actualidad.

El nuevo proyecto de la empresa es implementar la red Blockchain de RSK, de IOVLabs, para rastrear documentos relacionados con la cadena de suministro de la planta de energía nuclear; un proceso de gran importancia en la industria nuclear. 

RSK brinda seguridad a procesos nucleares

Las centrales nucleares están compuestas por multitud de piezas mecánicas, de las cuales, cada una debe estar acompañado por documentación en papel que exprese los procesos productivos en los que intervienen. Según lo estipulado por las autoridades internacionales, los proveedores deben preparar la documentación impresa en papel para garantizar la trazabilidad de todos los datos relacionados con el proceso de producción.

En una industria en donde las irregularidades de los documentos y la falsificación pueden tener efectos colaterales de gran envergadura, la tecnología Blockchain brinda una herramienta valiosa. Además, resulta importante contar con un registro posible de cada pieza para poder rastrear su historial productivo en caso que ocurra una falla.

Al utilizar RSK, datos como calibraciones, certificados de materiales, información de ensayos de laboratorio sobre los materiales, características técnicas de los procesos de manufactura, etc, quedan almacenados de forma digital en la Blockchain, haciéndolos transparentes e inalterables en el tiempo.

Al respecto, Badrán explicó que el registro tradicional de los documentos en físico representan un punto de vulnerabilidad para la industria. “Los documentos podrían ser extraviados, modificados o reemplazados de forma accidental o ex profeso por cuestiones de índole económica, ya que una empresa proveedora podría verse tentada de modificar la documentación antes que desechar un componente mecánico defectuoso o que no cumple con las especificaciones y normativas técnicas“.

Además, el CEO de Nuclearis citó dos casos en los que la falta de confianza en los registros documentales repercutió en la seguridad de los centros. En 2016, Francia, con 6000 documentos; y en 2013, Corea del Sur, donde 100 personas fueron acusadas de falsificar documentos de ese tipo.

Blockchain para centrales nucleares argentinas

De esta forma, incorporar tecnología Blockchain en la cadena de producción y suministro de componentes mecánicos de uso nuclear representan una solución al problema potencial de “documentación adulterada“. En este sentido, Badrán destacó que la tecnología agrega una capa de seguridad adicional a la confiabilidad de cada una de las partes que integran un reactor nuclear.

La capacidad de verificar la autenticidad de la documentación de fabricación tiene un enorme potencial, no solo en la industria nuclear sino también en otros campos de alta seguridad que podrían beneficiarse de dicha herramienta.

Con ayuda de Blockchain, Nuclearis está desarrollando múltiples protocolos y servicios bajo un nuevo término que denomina “NuclearTech” para devolver la confianza a los operadores de plantas de energía nuclear y otros procesos críticos.

Según reseñó La Nación, ahora el proceso productivo de la empresa implica que cada uno de los proveedores involucrados sube la documentación requerida a un sitio especial y la plataforma genera un sello criptográfico que lo identifica y lo almacena en Blockchain, haciendo la información transparente e inalterable.

La central nuclear Atucha -en Zárate, Argentina- es el primer reactor en instalar esos elementos en su núcleo, según explicó Badrán a La Nación. Actualmente, proveedores de Nuclearis en Argentina y Alemania están utilizando la plataforma tecnológica. Pero al mismo tiempo, la empresa está empezando a recibir consultas de empresas nucleares de Rusia y Estados Unidos interesadas en conocer más detalles de nuestro desarrollo.

Blockchain y el futuro de la industria nuclear en Argentina

Por su parte, Diego Gutiérrez Zaldivar, CEO de IOV Labs, comentó: “La inmutabilidad y seguridad que proporciona Blockchain es de suma importancia para la industria nuclear. Estamos muy entusiasmados con la solución de Nuclearis en esa industria y encantados de que hayan elegido las tecnologías RSK para su desarrollo“.

Actualmente, los ingenieros de Nuclearis utilizan la plataforma de RSK para desarrollar su propia solución Blockchain adaptada a las particularidades de la industria nuclear en esta primera etapa de integración. No obstante, los planes futuros incluyen el código abierto del marco para que otros actores de la industria nuclear puedan aprovecharlo.

De acuerdo con Lucas Castiglioni, uno de los directores de Nucleoelétrica, el próximo paso es ampliar la plataforma para incorporar al resto de los proveedores de la industria nuclear en la Argentina, empezando con los nacionales. “Queremos crear una Blockchain nacional o, cuanto menos, del sector nuclear argentino“.

 En última instancia, es posible que veamos el primer reactor nuclear construido completamente con la ayuda de esta tecnología digital“, complementó Badrán.


Lecturas recomendadas


Fuentes: La Nación, Comunicado IOVLabs

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin 

Imagen de planta nuclear de Pixabay