Por Andrés David Martinez   @Andres_M14


Un panel de trabajo del Banco Central Europeo encargado de explorar el uso de las monedas digitales del banco central (CBDC) está listo para revelar sus conclusiones en un futuro próximo, seguido de una consulta pública, según declaraciones de su presidenta Christine Lagarde.

***

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, reveló ayer que un panel especial encargado de explorar el uso de monedas digitales respaldados por los gobiernos está listo para presentar sus hallazgos en esta materia.

En su intervención en la conferencia del Deutsche Bundesbank sobre banca y pagos en el mundo digital el jueves, Lagarde abordó la competencia por dominar los pagos a escala mundial y las consideraciones para un CBDC minorista de la eurozona.

Lagarde dijo que un euro digital permitiría al bloque estar a la vanguardia de la innovación, pero la falta de integración de los pagos en Europa indica que los proveedores extranjeros han tomado la delantera. Las economías de todo el mundo están estudiando los CBDC y la creación de ecosistemas de pago digital, mientras que China se ha convertido en un líder en el espacio.

Puntualizó Lagarde:

Europa se ha quedado atrás en esta competencia.

El BCE creó un grupo de trabajo a principios de 2020 para explorar cómo sería un euro digital. En mayo, Yves Mersch, -miembro del consejo ejecutivo del BCE- dijo que el grupo de trabajo estaba investigando específicamente una CBDC minorista (una que pudiera ser utilizada por el público para comprar bienes y servicios) en oposición a una moneda mayorista (que sólo puede ser utilizada por las instituciones financieras). Lagarde confirmó esto en el evento del jueves.

“El dinero digital al por mayor no es nuevo, ya que los bancos privados han podido acceder al dinero del banco central durante décadas. Pero la nueva tecnología puede ser usada para hacer la liquidación de las transacciones financieras más eficiente. También abre la posibilidad de un CBDC minorista, que sería muy innovador y accesible a una amplia audiencia”, dijo Lagarde.

CBDC a pequeña escala

Según Lagarde, un euro digital sería un complemento y no un sustituto del efectivo. Europa continuará asegurando que todos sus ciudadanos tengan acceso a los billetes en todo momento, dijo Lagarde, y añadió que la combinación de ambos apoyaría la inclusión financiera y ofrecería a los consumidores la posibilidad de elegir.

La segunda consideración para la introducción de un euro digital es la evaluación del riesgo, comentó Lagarde. En su opinión, si suficientes depósitos bancarios se convierten a euros digitales, cambiará la forma en que el sector bancario tradicional suministra dinero a la economía, así como la forma en que el BCE tendrá que implementar la política monetaria. Añadió:

Tenemos que asegurarnos de que un euro digital, en el caso de que se introduzca, se diseñe de forma que contenga estos riesgos.

Por último, un euro digital tendría que ser diseñado para satisfacer la demanda pública de pagos digitales, sin dañar las soluciones de pago privadas, añadió Lagarde.

Lagarde dijo que los bancos centrales inspiran más confianza en la gente en comparación con los bancos comerciales, refiriéndose a una reciente encuesta del Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras, y se adhirió a una declaración anterior de que el BCE desempeñará un papel activo en la creación y emisión de un CBDC. Afirmó:

Tendría que adoptar las respectivas fortalezas tanto del Eurosistema como del sector privado para asegurar que el panorama de pagos siga siendo competitivo e innovador.

Europa todavía no ha tomado una decisión sobre si introducir un euro digital. Pero, según Lagarde, las conclusiones del grupo de trabajo se darán a conocer pronto aunque no mencionó exactamente cuándo, y la región continuará explorando los beneficios, riesgos y desafíos operativos de un CBDC. Dijo:

Tenemos el deber de desempeñar un papel activo en el equilibrio de los riesgos y beneficios de la innovación en los pagos, para que el dinero siga sirviendo bien a los europeos”.

La política en cuanto a los CBDC del Banco Central Europeo se ha ido suavizando con los años. Al ver la creciente adopción y cómo otros gobiernos del mundo se abren paso dentro de este rubro, el BCE se ha permitido la posibilidad de explorar sus usos.

Sin embargo, no siempre fue así. En 2018, Estonia, un país miembro de la Unión Europea, reveló sus planes para emitir un CBDC con la ayuda del propio Vitalik Buterin.

En cambio, Mario Draghi, presidente del BCE en aquel momento, puso fin a la iniciativa diciendo que ningún país de la euro zona podría emitir ni usar una moneda distinta al euro debido a que esa es la moneda de los estados miembros de la organización, además de citar los riesgos que implicaba usar una tecnología emergente.


Lecturas relacionadas


Fuentes: Coindesk, Cointelegraph

Versión de Andrés Martínez /DiarioBitcoin

Imagen de World Economic Forum en Wikimedia bajo licencia CC