Por Arnaldo Ochoa   @arnaldochoa


El proyecto Chain Integration Project (CHIP) permite a compañías como Nike y Macy’s probar Blockchain del Laboratorio RFID de la Universidad de Auburn en sus respectivas cadenas de suministro

***

Nike, Macy’s, PVH Corp, HermanKay y Kohl’s son las compañías que participaron en la primera fase del proyecto Chain Integration Project (CHIP) del Laboratorio RFID de la Universidad de Auburn, el cual concluyó recientemente su fase de Prueba de Concepto. Así lo informó esta semana el propio Laboratorio en su sitio web.

La Iniciativa, cuyo objetivo es demostrar la viabilidad de una solución Blockchain para el intercambio de datos serializado, permitió a estas empresas contribuir con flujos de datos a nivel de elemento desde varios nodos de la cadena de suministro de enero a diciembre de 2019.

nike-macys-blockchain-rfid
Resultados de la prueba de concepto. Fuente: RFID.

Nike y Macy’s prueban Blockchain de RFID

De acuerdo a la información extraída del sitio web, el proyecto pudo integrar con éxito flujos de datos serializados desde el origen hasta el almacén, conectando los puntos entre los puntos de contacto aislados y forjando un historial para cada producto que pasaba por la cadena de suministro.

Ejemplos de productos según Coindesk son los zapatos Nike Kids’ Air Force 1 y Michael Kors Parkas.

Asimismo, el Laboratorio dijo que la solución se construyó sobre una base Hyperledger Fabric y los detalles adicionales sobre el caso de negocio, la arquitectura de la solución y los próximos pasos están disponibles en el documento técnico oficial o white paper de CHIP.

RFID llega a Blockchain

Para Coindesk, RFID es uno de los laboratorios más prominentes para experimentos en cadena de suministro de minoristas estadounidenses basados en Blockchain. Para el becario Blockchain Allan Gulley su proyecto CHIP, que comenzó en 2018, se convirtió en una cadena de bloques de prueba de fuego para la institución de investigación de Auburn.

También dijo Coindesk que muchos minoristas ya probaron movimientos del producto a través de etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) instaladas en cada unidad. Como un ejemplo, Gulley dijo que cada caja de zapatos Nike viene con una etiqueta RFID que ayuda a la marca a rastrear su extenso inventario.

Sin embargo, agrega Gulley, las diferentes etiquetas de los minoristas almacenan datos de manera diferente, y hay poca o ninguna interoperabilidad de datos.

Conectando la data

Todos hablaban un idioma diferente“, dijo Gulley. “La forma en que nos enviaron datos era muy diferente de una compañía a otra. No había un buen lenguaje común en su lugar y no había una plataforma común para que compartieran esos datos”, complementó.

Eso le dio al Laboratorio RFID dos oportunidades: construir un lenguaje común para minoristas y construirles una plataforma.

El aspecto del lenguaje tomó alrededor del 70 por ciento del tiempo de los investigadores, dijo Gulley. Con la ayuda de los muchos estudiantes que operan el laboratorio, el equipo de Gulley construyó una “herramienta de traducción” que reelabora diferentes flujos de datos en el estándar EPCIS desarrollado por la organización belga sin fines de lucro GS1.

Por su parte, la implementación de Hyperledger Fabric era más simple, pero aún así tenía su propio conjunto de dilemas, dijo Gulley. Y agregó: “Los errores a nivel de novato aceleraron el rendimiento inicial de las transacciones del sistema (el equipo estaba midiendo en segundos por transacción en lugar de transacciones por segundo), pero la optimización aumentó el rendimiento en más del 6.500 por ciento”.

Necesidad de más proveedores

Nos dimos cuenta rápidamente de lo no probada que es realmente la tecnología Blockchain“, dijo Gulley. En el diseño final, cada par minorista tenía un “canal” diferente donde el par podía ejecutar su propia prueba de concepto cerrada. La cadena de suministro verticalmente integrada de Nike era interna, pero más minoristas y marcas interconectadas tenían el apoyo de proveedores de tecnología y otros.

La prueba de concepto finalmente vio miles de productos coincidentes en sus nodos. Nike registró 72.575 artículos del codificador al centro de distribución; PVH y Kohl registraron 3.766; y Macy’s, que tenía la cadena de suministro más compleja del ensayo: un centro de distribución HermanKay, un centro de distribución Macy’s y una tienda Macy’s, emparejaron 62 productos en los tres, según el estudio.

En total, se escribieron 222.974 artículos en la cadena de bloques, según el estudio, y citado por Coindesk. Se necesita asumir más, sin embargo, si se quiere ir a la adopción masiva.

Gulley predijo que la viabilidad a largo plazo de Blockchain en el espacio de la cadena de suministro dependerá de que una red más robusta de proveedores de servicios esté allí para ayudar a su crecimiento.

Errores e ineficiencia

Cointelegraph por su parte, dijo que el proyecto vio datos relacionados con 223.036 productos cargados en un libro mayor distribuido (difiere con los 222.974 a los que hace referencia Coindesk). Solo el 1% de las entradas de datos fueron cargadas por tiendas, con el 87% de los datos procedentes de centros de distribución y el 12% restante procedentes de un punto de codificación.

El documento identifica “una enorme cantidad de error e ineficiencia en los sistemas de suministro de divisas“, estimando que la eliminación de la falsificación y la contracción en la cadena de suministro podría recuperar USD $ 181 de valor en oportunidades comerciales.

Además, el informe argumenta que los intentos anteriores de integrar infraestructura para recopilar información en masa en toda la cadena de suministro han sido “limitados por la ineptitud de toda la industria para compartir datos serializados.”

En diciembre, DiarioBitcoin informó que Nike introdujo patente para tokenizar calzado en Blockchain de Ethereum.

Fuentes: RFID, Coindesk, CoinTelegraph.

Reporte de Arnaldo Ochoa/ DiarioBitcoin.

Imagen de Unsplash