Por Editor DiarioBitcoin  

Un NFT equivale a una hectárea protegida de la selva amazónica brasileña.

***

Imagínate ser dueño de un trozo de selva. Pero no para construir en ella, ni para destrozar su hábitat natural para urbanizarla. Todo lo contrario: imagínate dueño de ese trozo de selva para preservarla.

Una empresa brasileña compró extensiones de tierra en la selva del Amazonas y está revendiendo parcelas de su propiedad como token no fungible, NFT.

Moss es una empresa ambientalista brasileña que vende soluciones ambientales Blockchain. Hasta ahora, ha sido conocida por vender créditos de carbono a grandes empresas, como las aerolíneas. La empresa o aerolínea compra los créditos de uso excesivo de carbono, y Moss compensa ese carbono plantando árboles, salvando la selva tropical, deshaciendo así, de algún modo, el daño que están causando las empresas contaminantes. Así, la organización dice que ha conservado aproximadamente 735 millones de árboles en la Amazonía del Brasil a través de proyectos certificados y auditados internacionalmente.

Comprar NFT de tierras de la selva

Ahora, Moss indica que busca nuevas formas para proteger la selva amazónica en su conjunto. Para ello, recientemente compró una gran porción de tierras de la Amazonía y la ha subdividido en hectáreas. Los derechos de cada hectárea están representados por NFT, que ahora están vendiendo. Moss Amazon NFT permite a las partes interesadas contribuir al mantenimiento de la selva amazónica.

Con este nuevo activo verde, Moss espera que varias personas de todo el mundo le ayuden a salvar grandes extensiones de la selva tropical. Esta semana, los tokens se colocaron en la plataforma OpenSea para una ronda de preventa. Se agotaron en menos de 1 hora, dice Beincrypto.

Hasta ahora la adquisición ha sido de 50 hectáreas en su totalidad, según se puede ver en la web de Moss.

En OpenSea puede verse, además, que el precio de venta era a partir de 1,4 ETH, es decir, USD $4.371 a los precios actuales de Ethereum. Sin embargo, hubo compras a precios mayores.

Todavía hay chance

Pero no hay que preocuparse, según cuentan hay aún posibilidad de registrarse para recibir una notificación de la próxima venta.

La promoción de OpenSea dice: “Adquiera su parte de la selva amazónica. La tierra, los árboles, todo. Esto NO es solo otra tarjeta de juego o vehículo para recaudar dinero para la conservación. Nada de eso de ‘compra este arte para proteger el bosque’. Este NFT es prueba de propiedad de los bienes inmuebles reales. A través de la compra de su parte de la Selva Amazónica, usted contribuye a la creación de una “pared verde” de propiedades, enfocada en la conservación y actuando como elemento disuasorio del avance de la deforestación. Moss ha calculado que, con un ‘Muro Verde’ de 15 millones de hectáreas, podemos impedir la deforestación en la Amazonía. Eso probablemente costaría USD $ 10 mil millones. Hemos obtenido parte de la tierra necesaria para ese “muro verde”.

Los compradores recientes de los NFT ahora poseen terrenos equivalentes en tamaño a un campo de fútbol. También recibieron un certificado de propiedad digital encriptado, que da fe de la autenticidad y la gobernanza de las áreas boscosas. Se espera que esto convierta la zona y sus particularidades en un objeto “de colección”.

Luis Felipe Adaime, director general de Moss, dice:  “Salvar la Amazonía es nuestro propósito y a través de la tecnología blockchain y esta innovación, haremos posible que cada vez más personas sean parte de este sueño. Con la compra de un área de 50 hectáreas, iniciamos el movimiento para proteger esta región. Una cosa es segura: habrá más áreas y NFT disponibles en el futuro cercano”.

Sobre los compradores

Las personas que compraron los NFT ni siquiera tienen que hacer nada. La empresa actuará como guardián y custodio de las hectáreas. También serán responsables de la conservación: han creado un fondo de protección de 30 años. El 20% de todos los ingresos de la venta de NFT se destinará a cubrir esos costos. Esto incluye patrullaje, imágenes satelitales y seguridad de las áreas.

La compañía dice que se han sometido a un riguroso proceso de auditoría. “Evaluamos la documentación de la tierra para asegurarnos de que las áreas sean legalmente sólidas y que, de hecho, la propiedad haya pasado a Moss y, por lo tanto, pueda pasarse a cada comprador simbólico. En los contratos inteligentes de cada NFT, basados ​​en la cadena de bloques de Ethereum, también hay información y datos sobre el título de la propiedad”.

Moss se fundó en 2020. Desde entonces, a través de su token de crédito de carbono, MCO2, se han destinado más de USD $ 30 millones a proyectos de conservación en la región. El token MCO2 aparece en Coinbase, Gate.io, Gemini y Probit. Cada token MCO2 equivale a un crédito de carbono. Adaime dice: “Los NFT de Amazonía se emitirán con su huella de carbono calculada y compensada por los tokens MCO2 correspondientes”.

En 2019, otra organización preocupada por los incendios en el Amazonas, Rainforest Foundation US, primero desarrolló una criptomoneda llamada BitSeeds, pero la misma no tuvo éxito. Después, propuso un coleccionable llamado Jungle Kitty para la aplicación Cryptokitties, basada en Ethereum. Más adelante trabajó en donaciones a través de Blockchain. 

Fuentes: Moss, Beincrypto, archivo

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash

ADVERTENCIA: Este es un artículo de carácter informativo. DiarioBitcoin es un medio de comunicación, no promociona, respalda ni recomienda ninguna inversión en particular. Vale señalar que las inversiones en criptoactivos no están reguladas en algunos países. Pueden no ser apropiadas para inversores minoristas, pues se podría perder el monto total invertido. Consulte las leyes de su país antes de invertir.