Por Hannah Pérez  


El grupo de hackers de origen ruso tenía la intención de vulnerar las computadoras de las oficinas de Tesla en Nevada, para luego solicitar un rescate de la información en bitcoins.

***

Un grupo de hackers rusos estuvo a punto de dirigir un ataque ransomware (de secuestro de datos) contra la popular fabricante de autos eléctricos Tesla. Sin embargo, la policía ya se había adelantado a los hechos.

La semana pasada, el Departamento de Investigación de la Oficina Federal de Estados Unidos (FBI) reveló una denuncia penal contra un conspirador de origen ruso quien planeaba un complot para atacar a Tesla. De acuerdo con el documento, el propósito de la conspiración era “contratar a un empleado dentro de la empresa” para que insertase un software malicioso en el sistema informático de la compañía.

Seguido a eso, los hackers procederían a extraer los datos de la red de la empresa, amenazarían con revelar los datos públicamente y solicitarían una recompensa a cambio de no exponer la información. El “proyecto especial” además pagó un jugoso incentivo de USD $ 1 millón de dólares en Bitcoin (BTC), los cuales se enviaron a la cartera del empleado a través del navegador Tor para evitar ser detectados. 

Ataque ransomware a Tesla fue frustrado por el FBI

El pasado 22 de agosto, agentes del FBI arrestaron en Los Ángeles al ciudadano ruso Egor Kriuchkov, de 27 años. Según la información, el acusado supuestamente había viajado a EE UU a principios de verano y pasó gran parte de su tiempo en el país tratando de reclutar a un empleado de la sede Gigafactory de Tesla, en Nevada, para que se uniera al ataque.

El problema para los conspiradores fue que, sin saberlo, antes de llevar a cabo el plan, el empleado dentro de la fábrica que aceptó unirse al proyecto ya había alertado al personal de Tesla, quien a su vez contactó a las autoridades. Esto permitió a los funcionarios del FBI adelantarse a los hechos. Durante agosto, agentes de seguridad habían estado vigilando las reuniones entre Kriuchov y el empleado, permitiéndoles reunir información de inteligencia sobre la operación.

Si bien se desconocen las identidades del empleado de Tesla y los otros conspiradores, diversos medios señalaron que el ataque tenía planeado solicitar a la empresa un rescate de USD $ 4 millones (posiblemente en Bitcoin).

De acuerdo con Cointelegraph, uno de los conspiradores era, según las comunicaciones de Kriuchkov con el empleado, un hacker especializado en cifrado, que supuestamente ocupaba un cargo de alto nivel de un banco gubernamental en Rusia.

Si bien el documento de la denuncia penal del FBI no menciona explícitamente a Tesla, el sitio de noticias la empresa, Teslarati, ha confirmado que ellos eran el objetivo. También el CEO de la empresa, Elon Musk, reconoció el plan en un tuit donde escribió: “Esto era un ataque serio“.


Lecturas recomendadas


Fuentes: Denuncia FBI, Cointelegraph, Cryptopolitan

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash