Por Hannah Pérez  


Rusia propone una ampliación para el proyecto de ley cripto que entrará en vigor en 2021. De aprobarse, los usuarios podrán ir a prisión o cumplir trabajo forzoso por no declarar sus activos digitales.

***

Rusia continúa endureciendo su marco regulatorio para las monedas digitales. En una nueva versión del proyecto de ley, aquellos ciudadanos que no declaren sus ganancias en Bitcoin podrían ser penalizados con hasta tres años de cárcel.

El Ministerio de Finanzas de Rusia (Minfin) está actualizando el proyecto de ley sobre la regulación de las criptomonedas que propone nuevos requisitos fiscales e incluye nuevas sanciones para quienes no declaren sus transacciones. Así lo informaron diversos medio de noticia citando al medio local Kommersant.

Hasta tres años de prisión

Según la propuesta, cualquier persona física o jurídica que reciba más de 100.000 rublos (aproximadamente USD $ 1.300) en criptomonedas por año estaría obligada a notificar a las autoridades fiscales.

De ser el caso, los ciudadanos deberán presentar un informe anual sobre las transacciones con dichos activos y sobre los saldos de estos activos; y en caso de incumplimiento, los infractores podrían enfrentarse a una multa del 30% de la cantidad recibida, pero no menos de 50.000 rublos (USD $ 650).

Asimismo, el ministerio ruso también propone que aquellas personas que no reporten una cantidad superior a los 1 millón de rublos rusos (cerca de USD $ 13.000) en operaciones criptográficas anuales deberán cumplir una pena de prisión de entre seis meses y tres años. Además, trabajos forzados también podrían utilizarse como castigo.

Cualquier incumplimiento por reportar tenencias de una billetera y transacciones de activos digitales también podrán estar sujetas a multas de altas cantidades de dinero. Aunque no queda claro qué tipo de operaciones estarían sujetas a pena legal, puesto que el comunicado parece referirse con ambiguedad tanto a ‘transacciones’ como a ‘billeteras’ de criptomonedas.

En especial después de que a principios de este mes un artículo del medio local Izvestia, publicara una enmienda que propone prohibir cualquier operación con criptomonedas a excepción de tres escenarios: la obtención de activos mediante procedimientos de herencia, quiebra y ejecución.

Rusia endurece su proyecto de ley cripto

Más allá de los individuos, el nuevo proyecto también exige a los servicios de intercambio de criptomonedas que informen las transacciones sobre impuestos cada trimestre.

De acuerdo con el medio Decrypt, esta normativa excedería el territorio ruso exigiendo también que las entidades extranjeras, como bolsas de valores, depositarios y otras organizaciones de una lista descrita de manera muy amplia, estarían obligadas a reportar ante las autoridades fiscales rusas. No obstante, a juicio de Roman Yankovsky, miembro de la comisión de la Asociación de Abogados de Rusia sobre apoyo legal a la economía digital, “casi nadie se tomará esto en serio“.

Cabe señalar que según los abogados locales, si se aprueban estas enmiendas, entrarán en vigor retroactivamente, por lo que los titulares de monedas digitales rusos tendrán que incluir sus transacciones de 2020 en sus informes.

Siguiendo al medio local, el ministerio actualmente ha enviado los documentos actualizados a muchos otros departamentos, incluidos el Ministerio de Industria Digital, el Ministerio del Interior, el Servicio Federal de Impuestos, la Fiscalía General y el Banco Central. Sin embargo, el Ministerio de Economía, que podría abogar por suavizar el proyecto -según el Kommersant– no ha sido invitado a la reunión.

Este año, Rusia se ha enfocado con especial atención en regular el sector de las activos digitales, sin embargo, las autoridades locales siguen presentando enmiendas cada vez más estrictas. A pesar de que Bitcoin es resistente a la censura, no queda duda de que los gobiernos pueden complicar mucho las cosas para sus usurios.


Lecturas recomendadas


Fuentes: Kommersant, Decrypt, Cointelegraph, Finance Magnates

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay