malvare minero. Foto pixabayNoticias Tecnología 

Investigadores del MIT y Elliptic analizaron 200.000 transacciones BTC: Solo el 2% estuvo asociado con delitos

La investigación hizo uso de un software con inteligencia artificial que analizó los patrones subyacentes presentes en las operaciones. Dicho estudio también demostró que Bitcoin es uno de los vehículos menos adecuados para delinquir.

***

EllipticElliptic, la empresa de análisis e investigación Blockchain, participo conjuntamente con el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en un estudio que da cuenta del uso de Bitcoin con actividades ilícitas.

La investigación utilizó un software de inteligencia artificial para analizar alrededor de 203.700 transacciones recientemente realizadas en la red Bitcoin, que en conjunto capitalizaban un estimado de USD $6.000 millones.

Dicho software determinó que solo el 2% de las transacciones antes mencionadas hacían parte de actividades ilícitas, calificando un 21% como completamente legales, y el porcentaje restante no queda claro con qué intención fueron realizadas. Sin embargo, la estimación presentada por Elliptic y el MIT coincide con otro informe presentado por Chainalysis, el cual arroja que el 1% de las transacciones realizadas en la red durante 2019 están vinculadas con delitos.

El trabajo de investigación tenía como objetivo identificar patrones que ayuden a determinar si Bitcoin se utiliza para perpetuar delitos, especialmente entre personas no bancarizadas o entidades que operen de forma opaca.

Sobre el software utilizado

Tomando en cuenta que la red Bitcoin capitaliza desde su lanzamiento a la actualidad alrededor de 440 millones de transacciones, el trabajo del nuevo software permitiría automatizar el proceso de análisis y dotar a la inteligencia artificial de los conocimientos necesarios para identificar operaciones con fines ilícitos, evitando así la proliferación de falsos positivos.

Así lo confirmó Tom Robinsón, cofundador de Elliptic, quien también indicó que el software es sensible a identificar patrones como tal asociados con operaciones en la dark web, ataques de tipo ransomware y otras prácticas que involucren pagos con la criptomoneda.

Originalmente las operaciones con Bitcoin dotan a los usuarios de cierto anonimato a la hora de realizar actividades financieras, justamente porque cada operación está asociada con un código alfanumérico denominado hash, el cual da cuenta de la cantidad transferida y de los fondos alojados en las cuentas, sin revelar la identidad del propietario en cuestión.

Tras publicar el estudio, Elliptic también dejó a disposición de la comunidad el código del software para que otros creadores de soluciones puedan aprovechar las bondades que este ofrece.

Necesidad de mejores herramientas

Mark Weber, investigador del MIT, compartió algunas reflexiones sobre el trabajo realizado y la problemática que traen consigo la falta de acceso al ecosistema bancario, lo cual empuja a los menos favorecidos a operar con métodos que son imperceptibles para las autoridades policiales.

Weber detalló que las políticas contra el lavado de dinero (AML), aunque buscan reducir delitos vinculados con la legitimación y robo de capitales, muchas veces no tienen el impacto esperado y esto queda demostrado cuando salen a la luz grandes casos de corrupción, como los escándalos suscitados en Malasia y otras naciones que derivaron en pérdidas multimillonarias.

En este orden de ideas, Weber destacó la necesidad de herramientas que ayuden a detectar justamente esos patrones y prácticas desarrolladas por delincuentes que buscan seguir llevando a cabo este tipo de prácticas de forma impune, por lo que invita a utilizar nuevas tecnologías para hacer más seguros los sistemas financieros.

Bitcoin no es el mejor vehículo

Contrario a lo que muchos pudiesen pensar, el estudio demostró que Bitcoin no es el mejor mecanismo para perpetuar actividades ilegales, ya que las operaciones no son del todo anónimas y pueden ser perfectamente trazables a través de un explorador de bloques.

Estos resultados van de la mano con la postura de muchos entusiastas a favor de la moneda digital, quienes aseguran que los políticos realmente desconocen el potencial de la tecnología al vincularla con delitos cuando ese es el peor uso que se le puede dar.

Datos publicados por Europol en 2017 indican que la mayor parte de los delitos siguen perpetuándose a través de los sistemas bancarios, y en el último de los casos con pagos en efectivo. El organismo también detalló que apenas logran confiscar el 1% del capital comprometido en hechos de lavado de dinero y casos de corrupción.

Con información de CoinDesk y del Blog de Mark Weber

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen principal extraída de Pixabay


Related posts