Bitcoin Minería 

Consumo eléctrico promedio de minería Bitcoin duplica consumo de minería de oro y cobre

Investigadores aseguran que el consumo energético de la red BTC actualmente se equipara al gasto eléctrico anual registrado por un país del tamaño de Irlanda.

***

Informes recientemente publicados indican que el costo de la minería Bitcoin ha aumentado a niveles muy elevados, superando en más del doble la inversión necesaria para extraer el mismo valor en minerales y metales como el oro, cobre o platino.

De acuerdo con un estudio publicado por investigadores del Oak Ridge Institute en Cincinnati, Ohio, minar el saldo equivalente a USD $1 en Bitcoin consume aproximadamente unos 17 megajulios de energía, resultando esto bastante superior a los 4, 5 y 7 MJ (megajulios) requeridos para la extracción de los minerales antes mencionados.

Pero Bitcoin no es la única moneda que exige costos energéticos tan elevados para la producción de los activos, ya que el estudio publicado indica que en el caso de Ethereum se requieren 7 MJ por dólar y en Monero un estimado de 14 MJ por la misma cantidad.

Sin embargo la comparativa no aplica para todos los metales, ya que el aluminio requiere de aproximadamente 122MJ para la extracción de USD $1 en el material.

Recordemos que el proceso de minería para criptoactivos es aquel a través del cual se verifican las transacciones enviadas a través de una red de bloques, brindando soporte para el funcionamiento de las criptomonedas permitiendo a las personas que operan dispositivos ganar saldos de la moneda digital asociada con el Blockchain al cual brindan su apoyo. El protocolo de minería utilizado por las redes más populares es el conocido “Proof-of-Work”, en el cual los hardwares mineros deben resolver una serie de operaciones matemáticas en una suerte de competencia, la cual involucra un gasto energético y requiere niveles muy elevados de poder de procesamiento. El dispositivo que logre encontrar la respuesta al problema matemático, en el caso de Bitcoin se hará acreedor de un aproximado de USD $80.000, y tendrá derecho a verificar todas las transacciones realizadas en la red durante los últimos 10 minutos.

A pesar de lo lucrativo que pueda parecer esta actividad, la misma está asociada con costos muy elevados de consumo eléctrico. Datos publicados en noviembre de 2017 indican que el gasto generado por la red Bitcoin para ese momento equivalía al registrado por un país completo, tomando como referencia los índices manejados en Irlanda. Por otro lado otros estudios aseguran que la emisión anual de carbono también ha alcanzado niveles bastante altos, asemejándose a la cantidad emitida por un millón de vuelos internacionales.

Este estudio recientemente publicado es el primero de su tipo en establecer este tipo de comparaciones. De acuerdo con los autores “Dicho símil tiene como objetivo cuantificar y contextualizar la demanda energética que requiere la minería de las criptomonedas… con la intención de brindar argumentos a considerar a la hora de debatir si esta demanda energética es sostenible a lo largo del tiempo”.

Con relación a las variaciones que ha experimentado el precio de las principales monedas digitales, y por tanto, el esfuerzo requerido por los mineros para ayudar en el proceso, los investigadores calcularon la mediana de todos los valores registrados entre el 1º de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018, cotejando esto con la dispersión geográfica en la distribución de los dispositivos mineros Bitcoin, llegando a la siguiente conclusión:

Cualquier criptomoneda que sea minada desde China va a generar más de cuatro veces la cantidad de CO2 requerida en comparación con los niveles registrados en Canadá”.

En vista de este panorama que afronta la industria de las criptomonedas, ya varios operadores de otras redes importantes están trabajando en algunas soluciones de cara al futuro para asegurar la sustentabilidad de sus respectivos ecosistemas. Por ejemplo tenemos el caso de Ethereum, cuyos programadores han estado haciendo importantes esfuerzos para cambiar de protocolo de consenso, pasando del tradicional “Proof-of-Work” a otro mucho más amigable conocido como “Proof-of-Stake”, el cual disminuye en gran medida el consumo energético requerido por la red Blockchain.

Fuente: The Guardian

Versión de Angel Di Matteo/DiarioBitcoin

Advertisements

Related posts