Por Hannah Pérez  


Sobre el polémico proyecto del token de George Floyd y otras iniciativas criptográficas que han sido objeto de críticas por aprovechar crisis humanas para generar ganancias económicas.

***

Así como en la economía tradicional diversas empresas se han aprovechado de momentos históricos para lograr ganancias económicas, en el espacio criptográfico también existen quienes se han valido de acontecimientos que mueven sentimientos en la sociedad para generar riquezas.

Un proyecto criptográfico lanzado ayer en medio de las protestas en Estados Unidos por la muerte de George Floyd está generando gran polémica. Se trata de una criptomoneda denominada “token de George Floyd” o FLYD, un activo digital que está presuntamente dedicado a la memoria del ciudadano afroamericano. De acuerdo con la página web oficial del proyecto, gracias al token, el nombre de Floyd “vivirá por siempre en la red descentralizada“. En el portal web se lee:

[FLYD token] ofrecerá apoyo a los manifestantes y a quienes enfrentan la injusticia de la policía y los gobiernos por igual. Tenemos la intención de que otros usen nuestra plataforma para acceder al mundo ilimitado de la criptomoneda para resolver la fianza y ayudar a otros durante su tiempo de necesidad”.

Sin embargo, no todos parecen estar de acuerdo con que el proyecto pretenda homenajear a Floyd ni tampoco creen que busque visibilizar la lucha contra el racismo, el abuso policial y la igualdad social. En cambio, consideran que el grupo detrás del proyecto se estaría aprovechando de la situación para ganar dinero fácil.

¿Homenaje o lucro? ‘George Floyd token’

En las últimas semanas se ha desatado una ola de protestas -tanto pacíficas como violentas- que ahora cruzan la frontera de los Estados Unidos y que han sido foco en los medios. Lo que comenzó como una manifestación social para denunciar los abusos generalizados de la policía estadounidense tras el injusto fallecimiento de Floyd en manos de las fuerzas policiales de Minneapolis, pronto se convirtió en un descontento social masivo que extiende sus denuncias a numerosos terrenos de carácter social, político y económico.

Usando la consigna de los manifestantes “Black lives matters“, el supuesto proyecto criptográfico de Floyd revela algunos aspectos en todo caso cuestionables. Por un lado, resulta curioso que, como bien destacó Cointelegraph, si el token pretende “inmortalizar la memoria” de Floyd en la Blockchain hayan creado un activo para el intercambio de valor, en vez de un token no-fungible o de colección.

Según su documento técnico, se trata de un token Ethereum para el intercambio de valor cuyo objetivo es “ayudar a los manifestantes y activistas a aceptar más de una corriente de pago si necesitan asistencia“. Sin embargo, no detalla por qué los manifestantes querrían o necesitarían un flujo de pago en token, en especial en uno recién creado. O por qué los manifestantes necesitarían recurrir a soluciones de pago especializadas como esa.

Estas características recuerdan a las famosas Ofertas Iniciales de Moneda (ICO) que se popularizaron en 2017-18 y que terminaron siendo proyectos fraudulentos, por decir poco.

Los creadores del FLYD están buscando llamar la atención con varios airdrops donde regalaran algunos tokens. Asimismo, también han puesto los tokens a la venta en la plataforma Uniswap, donde lanzaron el par FLYD / ETH.

Token de George Floyd: un proyecto sin credibilidad

Otros aspectos curiosos -por no decir sospechosos- del proyecto salen a relucir: el hecho de que no parecen contar con el respaldo de alguna organización o representante en la lucha por los derechos de los afroamericanos. Como el mismo movimiento Black Lives Matter. De hecho, no parecen tener el reconocimiento de ningún grupo, organismo, empresa o líder que de alguna manera brinde credibilidad al proyecto.

Asimismo, en el portal web no parece haber acceso a las “política de privacidad” y “términos y condiciones“. Tampoco funcionan el formulario de contacto y el correo electrónico que ofrece el proyecto, según reseñó Cointelegraph que ha intentado comunicarse con los creadores.

La iniciativa ha generado alarmas entre los entusiastas criptográficos y demás usuarios. En el inmenso mar de Internet, los cibernautas han hecho sus juicios valorativos en torno al proyecto. Si bien es posible encontrar ambas posturas: que se trata de un homenaje o que tiene fines lucrativos, la mayoría parece decantarse por la segunda opción.

En una breve mirada a plataformas sociales como Reddit y Twitter, se pudieron hallar diferentes usuarios transmitiendo el mensaje “No compres el token de George Floyd o FLYD“. En esta línea, algunos usuarios han manifestado descontento llamando a sus creadores “buitres“, o alegando que se estarían “alimentando de los sentimientos de las personas para ganar dinero“.

Cínico“, “despreciable“, “literalmente una moneda hecha para beneficiarse de una tragedia“, fueron algunos de los comentarios de usuarios en Reddit. Mientras tanto, una ola de tuiteros también se mostró crítico con la iniciativa.

https://twitter.com/M_1_k_3/status/1268602143247872000

Otro aspecto que genera suspicacia es que los usuarios de Twitter que se manifestaron a favor del token como un homenaje a Floyd, publican mensajes idéntico o muy similares entre si; una característica común de las estafas criptográficas.

Cuando grupos criptográficos se aprovechan

Esta no sería la primera vez que individuos o grupos ofrecen productos criptográficos sospechosos operan con oportunismo en momentos de crisis sociales.

Sin irnos tan lejos, recientemente un grupo de entusiastas lanzaron una moneda llamada “CoronaCoin” (NCOV) que permite especular en el número de fallecidos víctimas del COVID-19. Mientras el pánico asociado con las repercusiones del virus en las vidas humanas, el sistema de salud y la economía a nivel global se extendían; el token NCOV apareció

Similar al proyecto del token de Floyd, el CoronaCoin generó gran polémica en la comunidad, siendo acusado de inmoral por hacer uso de un tema delicado para lucrar. Durante los tiempos de incertidumbre por la pandemia los creadores no han sido los únicos en aprovecharse. El número de ciberdelincuencia asociada al término “coronavirus aumentó a partir febrero de este año, cuando se anunciaba el estado de pandemia global.

En muchos casos, hackers y grupos de atacantes cibernéticos se valieron de la desinformación para hacerse pasar por las autoridades para solicitar supuestas donaciones o robar criptomonedas. Una práctica que también se extendió luego del fallecimiento inesperado del jugador de baloncesto Kobe Bryant; cuando piratas informáticos utilizaron la tendencia de búsquedas por Internet para robar bitcoins a través del malware cryptojacking.

Lecturas recomendadas

Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Julian Wan en Unsplash