Por Colaborador  

A continuación una reflexión por parte de algunos colaboradores en relación al peso que tienen los acontecimientos ocurridos en el ecosistema de las monedas digitales sobre la cotización de las principales criptomonedas.

***

Aunque las criptomonedas han avanzado muchísimo desde que en 2010 Bitcoin naciera como una moneda dispuesta a revolucionar la forma en la que el mundo entiende el dinero (contraponiendo descentralización y Blockchain a bancos centrales y a monedas fiat respaldadas por estados), lo cierto es que todavía no se ha logrado que las monedas digitales se desliguen de movimiento y declaraciones de los “grandes poderes”, ya sea porque estos cuentan con mucha influencia, con mucho capital o, como suele ocurrir a menudo, porque disponen tanto de capital como influencia.

Si esto último no se aprecia con claridad, lo mejor es repasar lo que ha ocurrido últimamente con dos de las criptomonedas más populares del momento, Dogecoin y Bitcoin.

Un tweet para ir de la Tierra a la Luna

La imagen de un cohete surcando el cielo rumbo a nuestro satélite, acompañada de la palabra DOGE, era el contenido de un tweet publicado el 4 de febrero por el empresario, futurólogo y estrella postmoderna Elon Musk, publicación que vista en retrospectiva tuvo su impacto haciendo que la criptomoneda Dogecoin iniciase un nuevo rally alcista, no tan espectacular como aquel que pocos días antes llevó a la criptomoneda a multiplicar su valor por diez, pero sísuficiente para que aquellos avispados que estuviesen atentos se llevasen una agradable sorpresa al revisar su cartera de criptomonedas poco después

En ese entonces Dogecoin aumentó su valor cerca de un 60% en apenas cuatro días, subida que se diluyó tras sucesivos tweets del presidente de SpaceX, ya apodado Dogefather, pero que supuestamente llevó a la criptomoneda hasta los USD $0,34, nada mal para una moneda que dio la bienvenida al año nuevo valiendo menos de la mitad de un centavo.

Impresionante, pero no acaba aquí la influencia de los gurús en el mundo de las criptomonedas.

Dos noticias para derribar a un gigante

El hecho de que China endureciera su postura frente a Bitcoin y el giro de 180 grados de Elon Musk con respecto a la posibilidad de comprar modelos de Tesla pagando con la moneda digital, han sido aparentemente dos golpes directos en contra de la cotización de BTC, tanto es así que su caída arrastró en mayor o menor medida a todo el criptomercado.

Esto último contribuyó a aumentar el sentimiento FUD (Fear, Uncertainty and Doubt) entre muchos inversionistas, al tiempo que constituyó una oportunidad para quienes supieron aprovechar y aumentar sus reservas cuando los precios cayeron. Sin embargo, aún queda en duda el futuro de un mercado tan sensible a la opinión de pocos actores (pero importantes), principalmente entre aquellos analistas que llevan deseando ver estallar la supuesta burbuja de las criptomonedas desde 2017. 

Sin embargo, teniendo en cuenta que el petróleo WTI (West Texas Intermediate) llegó a cotizar por debajo de cero durante varios días en abril de 2020, y que aun así nadie cuestiona la viabilidad de este mercado (al menos en el medio plazo) ¿Merecen las criptomonedas ataques tan virulentos?, ¿O simplemente se debe pedir prudencia y formación a los inversores? Porque algo que se debe conceder a los críticos de Bitcoin y compañía es que es cierto que pocos de aquellos que invierten en criptomonedas las entienden más allá de como mero instrumento para especular, pero aún estos inversores deben estar al tanto de la actualidad, al menos la que atañe a este mercado.

Estar al día, fundamental a la hora de invertir

El precio de Bitcoin es utilizado en varios tipos de inversiones: Desde plataformas de trading (en las cuales además de evaluar el riesgo de la volatilidad hay que manejar con sumo cuidado el apalancamiento), pasando por aquellos que se dedican a holdear Bitcoin en exchanges, hasta llegar a quienes realizan operaciones de compraventa que impliquen beneficios más modestos pero frecuentes. 

El trading con Bitcoin u otras criptomonedas, tanto en exchanges como en plataformas de brókers online (aunque se trata de operativas completamente distintas entre sí), requiere una formación sustancialmente mayor que la de aquellos inversores que se dedican a holdear.

En este caso es necesario leer correctamente gráficas, utilizando tanto la información actual y estrategias de trading tales como, por ejemplo, aquella conocida como Fibonacci. Esta se basa en emplear la serie numérica del matemático italiano y el número áureo que de ella se extrae para predecir el comportamiento de un activo financiero, y por lo tanto saber con mayor o menor grado de certeza el momento más adecuado para abrir o cerrar una posición.

En conclusión, invertir en Bitcoin quizás no exige entender qué es o cómo funciona Blockchain (aunque sea recomendable entender en profundidad en qué se está invirtiendo y por qué tiene o no futuro), pero desde luego, sí que exige un mínimo de esfuerzo por parte del inversor.


Descargo de Responsabilidad

Las opiniones y argumentos presentados en este escrito corresponden con la visión de los colaboradores y su modelo de negocios.

Aunque varios de los señalamientos corresponden con recomendaciones básicas, DiarioBitcoin recuerda a los lectores interesados en invertir en criptomonedas manejar información sobre estos activos y dicho mercado antes de destinar capital para la compra / venta de monedas digitales.