Por Angel Di Matteo   @shadowargel

La demanda presentada en una corte en California a finales del mes de Octubre de 2019 asegura que Justin Sun y su socio tuvieron malos tratos, citando comentarios discriminatorios, abuso físico a otros empleados, amenazas y despidos injustificados.

***

Una pareja de antiguos empleados presentaron una demanda en EE UU en contra de Justin Sun y la Fundación TRON, acusando a los directivos de malas prácticas en cuanto a la gestión de los proyectos, y de tratos poco profesionales que incurrieron en actitudes violentas.

De acuerdo con información publicada en el documento oficial, los ex empleados Richard Hall y Lukasz Juraszek, informaron que fueron víctimas de tratos hostiles durante su estadía en el proyecto BitTorrent, acusando concretamente a Justin Sun (CEO de la Fundación TRON) y a Cong Li (jefe del área de ingeniería) por incurrir frecuentemente en este tipo de prácticas.

Los demandantes exigen una indemnización equivalente a unos USD $15 millones a razón de los daños y acciones impulsadas por los directivos, alegando principalmente violaciones a los derechos contemplados en las leyes laborales, despido injustificados, condiciones de trabajo hostiles, tratos discriminatorios y la constante sensación de angustia a razón de los actos perpetrados por los acusados.

Demanda contra Justin Sun y Cong Li

Detallando algunas experiencias desagradables, Hall aseguró que Sun constantemente realizó reclamos irrespetuosos y despectivos para presionarle en el desarrollo del software en el que trabajaba para BitTorrent, los cuales no solo fueron hechos en su contra, ya que otros trabajadores también recibían un trato similar y hasta peor, incurriendo incluso en agresiones físicas contra empleados y directivos.

Al respecto, Juraszek aseguró que Sun llegó a abofetear públicamente a Li, y que nunca hubo ningún tipo de sanción disciplinaria en contra del CEO de la Fundación TRON por sus acciones. El demandante también aseguró que Li llegó a perpetrar este tipo de actos, ya que en una oportunidad aparentemente golpeó de forma intencional a un gerente en su oficina a puertas cerradas.

Aparentemente el motivo que respaldaba tales actos por parte de los directivos tenía que ver con los altos estándares de lo que esperaban en cuanto a desarrollo, llegando incluso a tomar medidas retaliativas cuando Hall solicitó las vacaciones que por derecho le correspondían. En este caso, Li amenazó con despedirlo si no dejaba sus planes de lado y, como Hall hizo caso omiso a las amenazas, el directivo tomó represalias derivando en despidos injustificados.

Dilemas éticos

Retomando nuevamente los hechos perpetuados por Li en contra del gerente, este último informó a Juraszek que la disputa vino a razón de unos reclamos formulados a nivel de recursos humanos. Sin embargo, personas desconocidas borraron los reportes presentados por el gerente, ya que accedieron desde su sesión en las oficinas de BitTorrent.

El informe detalla que durante su estadía en las oficinas de BitTorrent, Juraszek reportó a Li sobre ciertas irregularidades presentes en la plataforma, entre las que destacó la existencia de películas pirateadas en un sitio web de BitTorrent. Tanto Sun como Li desestimaron los señalamientos y decidieron dejar dicha situación así, cosa que podría resultar contraproducente para la empresa ya que en el pasado enfrentó demandas por derechos de autoría en gran cantidad de productos digitales.

Por su parte, Hall planteó sus preocupaciones en cuanto al tipo de contenido publicado por los usuarios, ya que además del material audiovisual y los derechos de autoría, también había en la plataforma pornografía infantil, cosas que podrían ser aún más delicadas abordando el uso de monedas digitales. Sun y Li hicieron caso omiso a estos señalamientos y optaron por desechar la propuesta de contratar abogados para revisar los términos de uso de BitTorrent.

Desestimando la demanda: ¿Problema cultural?

El documento relacionado con el caso alega que tanto Justin Sun como Cong Li impugnaron la demanda presentados por los empleados, informando que los hechos carecen de sustento y que los cargos no vendrían a lugar.

En una declaración realizada por un portavoz, los directivos de la Fundación TRON indicaron que a pesar de que no pueden ofrecer mayores detalles sobre el caso en curso, la organización siempre se ha caracterizado por mantener en alta estima a sus clientes, empleados y a los miembros de la comunidad.

Sin embargo, entre los alegatos presentados por Hall y Juraszek, estos indicaron que parte del equipo de trabajo estaba integrado por nuevos reclutas provenientes de China, quienes a pesar de trabajar bajo las normativas y derechos estadounidenses, eran mucho más receptivos a las demandas de Sun quien impuso cargas horarias mucho más exigentes (12 horas de trabajo corrido diarios de lunes a sábado).

Los alegatos ponen en evidencia lo que podría interpretarse como un problema cultural, ya que Sun y Li además de incurrir en prácticas que son punibles ante las leyes estadounidenses, al parecer intentan imponer medidas laborales propias de China a los empleados residentes en EE UU, las cuales podrían interpretarse claramente como violaciones a los derechos de los mismos.

Más problemas para Justin Sun

Sin duda, esta demanda se suma a la larga lista de irregularidades en las que se ha visto involucrado Justin Sun en el último año.

Recientemente un sector importante del ecosistema de las monedas digitales tildó a Sun de oportunista, ya que el CEO de la Fundación TRON decidió rendir homenaje en la cumbre niTROn al fallecido jugador de la NBA, Kobe Bryant. Concretamente le acusaron de hacer uso de lo ocurrido para lucrar y promover el ecosistema de la moneda digital.

Previamente Sun también generó mucha suspicacia entre sus seguidores al retrasar hasta nuevo aviso el almuerzo de negocios que tendría con el reputado inversionista Warren Buffett. Originalmente el CEO de la Fundación TRON alegó tener ciertos problemas de salud, pero algunos reportes indican que para los días que tendría reposo médico el directivo estuvo en algunas reuniones sociales, por lo que críticos creen que sencillamente está tratando de dilatar el evento por razones desconocidas.

A mediados de 2019, varias personas se congregaron en las oficinas de la Fundación TRON en China para reclamar en contra del proyecto. Algunos manifestantes alegaron que la organización recaudó de forma ilegal fondos para financiar el proyecto e incumplió con las promesas comerciales hechas a los inversionistas. Sin embargo, Sun aclaró que estos hechos no tenían nada que ver con la fundación, y que personas desconocidas estafaron a los manifestantes aprovechando el buen nombre de TRON.

Fuente: CoinDesk / Cointelegraph

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Youtube