Por Editor DiarioBitcoin  

Criticado por sus seguidores por sus tweets que influyen en los precios de Dogecoin, Elon Musk aclara que la cripto no tiene una organización formal y que él no forma parte. 
***

Muchos han dicho, irónicamente o no, que el CEO de Tesla y SpaceX, Elon Musk, es también el verdadero CEO -o al menos simbólico- de la criptomoneda meme Dogecoin.  De hecho, ahora cada vez que tuitea sobre esa cripto son más los críticos que los que lo alaban.

Ayer, el usuario itsALLrisky, con más de 139 mil seguidores -quien aconseja sobre inversión por Twitter y quien se define a sí mismo como anterior maximalista de Bitcoin que tomó ahora Dogecoin- escribió ayer un tweet en el que le dice a Musk:

@ElonMusk parece estar tratando #Dogecoin como una de sus propias empresas

Él está activamente comercializando $DOGE , interactuando con la comunidad y utilizando su destreza en ingeniería y liderazgo para contribuir al desarrollo de #DOGE.

Con Elon como “CEO de Doge”, ¡estamos en buenas manos!

Musk no se quedó callado. Si bien no responde practicamente a ninguno de sus 56 millones de seguidores, en esta ocasión sí lo hizo y dijo:

Tenga en cuenta que Dogecoin no tiene una organización formal y nadie me informa, por lo que mi capacidad para tomar medidas es limitada.

Críticas y verdades

Ahora bien, en su comentario sobre Musk, el usuario itsALLrisky no deja de tener razón: en los últimos meses, el precio de Dogecoin ha experimentado un crecimiento exponencial y Musk tiene gran parte de responsabilidad en ello.

Bien sabemos que cada vez que el CEO de Tesla publica algo en Twitter el precio de la moneda del perrito sube (sobre todo) o baja de manera importante.   Por ejemplo, el 20 de mayo Doge subió 20% tras una insinuación de Musk sobre que el precio alcanzará un dólar.  El 14 de mayo subió 36% cuando Musk dijo que trabajaría con los desarrolladores de la cripto meme. Y este mismo año antes pasó varias veces algo similar con otros tweets de Musk, incluso hizo que bajara de precio cuando amenazó con dejar de respaldar al proyecto si seguían las ballenas, pues había demasiada concentración de tenencias.

Asimismo, el comentario del usuario también de alguna manera lo ha dicho el propio Musk cuando se ha autoproclamado en Twitter como “Dogefather”, aludiendo a la película El Padrino y el rol del jefe de la mafia.

Sin embargo, también Musk tiene razón en su propia versión: Dogecoin no tiene una organización formal como tal.  Pero no puede desprenderse de la responsabilidad de ser un influencer (él lo sabe), que ante cualquier comentario en la red social, así sea enigmático o irónico -como muchos de los suyos- va a provocar un movimiento hacia arriba o hacia abajo de los precios. Eso le da un poder ante la opinión pública.

De hecho, lo cuenta Cointelegraph, los resultados de una encuesta reciente realizada en Australia revelaron que más del 50% de los encuestados creían que Musk era el inventor de Bitcoin (BTC). Es decir -lo repetimos- no puede desprenderse de su responsabilidad cada vez que tuitea.

Por otra parte, son tantos los que critican a Musk en su relación con las criptomonedas (a veces parece un juego), que a mediados de este mes se lanzó una petición en Change.org  exigiendo que Musk venda sus posesiones de Bitcoin y salga del ecosistema cripto antes de que sus tweets causen más conmoción no deseada. Parece que la petición no fue muy difundida o no tuvo mucho éxito, dado que hasta ahora solo la han firmado 629 personas.

Fuentes: Twitter, archivo, Cointelegraph

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash