Por Hannah Pérez  

Todos huyen de WhatsApp, pero entre Telegram y Signal ¿cuál elegir? Revisamos sus características, similitudes y diferencias.

***

Los principales rivales de WhatsApp están ganando rápidamente popularidad después de que la gigante de mensajería anunciara un ultimátum a sus más de 2.000 millones de usuarios: compartir sus datos con Facebook o eliminar sus cuentas.

Las nuevas políticas de la aplicación de mensajería propiedad de Facebook no solo han generado gran controversia, sino también una migración masiva de sus usuarios. Si bien ahora WhatsApp ha tratado de aclarar lo que realmente implican las nuevas condiciones y ha decidido aplazar la fecha para que los usuarios decidan aceptar o rechazar la nueva normativa, la reacción adversa ya no tiene freno.

Sin duda la medida está beneficiando a sus principales rivales. Millones de personas están optando por cambiarse a Telegram y a Signal por promocionarse como aplicaciones de mensajería con mayor seguridad y privacidad. Sin embargo, la pregunta que todos se hacen es: ¿cuál usar?

En este artículo, DiarioBitcoin analiza las principales características, diferencias y similitudes entre las tres aplicaciones; principalmente en aspectos como políticas de uso de datos, seguridad y privacidad. Con suerte, recogeremos la información suficiente que facilite la decisión sobre si abandonar o no WhatsApp y a cuál aplicación mudarse.

Telegram vs Signal

En primera instancia, Telegram y Signal son ambas aplicaciones de mensajería similares a WhatsApp y Facebook Messenger. Ambas operan con interfaces estándares de mensajería y funcionalidades parecidas: enviar y recibir mensajes de texto, notas de voz, archivos multimedia, emojis, gif, stickers y más.

Ambas están disponibles para descargar en dispositivos Android e iOS de forma gratuita y lo único necesario para utilizarlas es contar con un número de teléfono. Además, tanto Telegram como Signal proporcionan una aplicación de escritorio que permite su uso desde el computador; bien sea con sistema operativo Windows, Mac o Linux.

Sin embargo, existen diversas diferencias entre ellas, que, más allá de sus opciones y funcionalidades, versan sobre sus políticas de privacidad y de seguridad. En el contexto de la batalla contra WhatsApp surge una especial preocupación acerca de estas dos variantes de los servicios de mensajeria digital.

Privacidad y uso de datos

El debate sobre la seguridad y la privacidad de las aplicaciones de mensajería no es nuevo. Es bien sabido que al registrarnos en practicamente cualquier plataforma online, aceptamos términos y condiciones de uso que en muchos casos significan el empleo de algunos de nuestros datos por parte de terceros.

Un vistazo a la política de privacidad de WhatsApp nos muestra la escala de datos que esta aplicación recopila. Usamos toda la información que tenemos para ayudarnos a operar, brindar, mejorar, comprender, personalizar, respaldar y comercializar nuestros servicios. Además, bajo esta misma premisa, agrega que puede compartir información a discreción. 

Como parte de la familia de empresas de Facebook, WhatsApp recibe información de esta familia de empresas y la comparte con ella. Podemos usar la información que recibimos de ellos, y ellos pueden usar la información que compartimos con ellos, para ayudar a operar, brindar, mejorar, comprender, personalizar, respaldar y comercializar nuestros servicios y sus ofertas“.

Además del nombre, número de teléfono y contactos, la app de Facebook recopila detalles del uso de la plataforma (tiempo o rendimiento, por ejemplo), transacciones desde la aplicación, marca y modelo del dispositivo o tipo de conexión, entre otros. En este aspecto, Telegram y Signal ofrecen servicios con mucha menos recopilación de datos.

Una mirada a las etiquetas de privacidad de Apple nos brindan un panorama sobre esta cuestión. (Apple creó dicha función informativa dentro de su App Store en diciembre del año pasado con el objetivo de explicar claramente al usuario los datos que las aplicaciones recopilan sobre ellos).

Telegram vs Signal vs Whatsapp
Datos asociados a la identidad de los usuarios: Telegram vs Signal vs Whatsapp – fuente: App Store de Apple

Seguridad: punto para Signal

signal
Logo de Signal

El enfoque de Facebook en la recopilación y el procesamiento de datos sugiere que el camino futuro de esa empresa es hacia los servicios comerciales, compras y pagos. En este contexto, la ruta hacia el traspaso de datos entre Whatsapp y Facebook probablemente no termine ahí sino que continúe expandiendose hacia otras app de esa misma compañía, como Facebook Messenger e Instagram.

Si bien es cierto que en términos de privacidad ya concluimos que Facebook recopila muchos más datos que Signal o Telegram, todavía no hemos evaluado la seguridad que se aplica a los mensajes para cada una de las apps.

¿Quién lee los mensajes?

En Signal, todos los mensajes y la comunicación están cifrados de extremo a extremo entre dispositivos que ejecutan dicha aplicación. Popularizado por WhatsApp, el sistema de cifrado de extremo a extremo garantiza que solo el remitente y el, o los destinatarios de un mensaje pueden leer su contenido. 

En este aspecto, Telegram parece quedarse por detrás. En dicha aplicación el cifrado de extremo a extremo no es predeterminado, sino es meramente opcional a través de la función de ‘Chat Secreto‘. Además, dicha funcionalidad de mensajería cifrada solo está disponible para una conversación entre dos usuarios, pero no para grupos.

Aquí, entra otra diferencia importante entre WhatsApp, Telegram y Signal: el almacenamiento de la información. Whatsapp ofrece a sus usuarios una copia de seguridad, que almacena su historial de chat, sin cifrado de extremo a extremo en la nube de Google o Apple. 

Signal no ofrece esta opción por motivos de seguridad y las conversaciones se almacenan solo en el dispositivo del usuario de forma predeterminada. En Telegram, en cambio, los mensajes se almacenan en los servidores de Telegram, con respaldo en la nube de Telegram. (Aunque esto facilita la sincronización de mensajes en diferentes dispositivos -opción que también está disponible en Signal– deja la información a merced de un tercero). 

Código abierto: ¿importa?

Quizás la principal diferencia entre la app de Facebook, Telegram y Signal es que esta última es completamente de código abierto, mientras que las otras no. Tanto el código para los clientes de Signal como el código para el servidor de Signal se pueden encontrar en GitHub.

En pocas palabras, que una plataforma sea de código abierto significa que está a disposición de todo el mundo de manera gratuita y que se han otorgado las licencias para su utilización. Más importante es que se puede realizar escrutinio al código y que investigadores de seguridad externos pueden examinarlo en busca de vulnerabilidades.

Mientras WhatsApp no es de código abierto y usa su propia implementación patentada para buscar fallas, Telegram es solo parcialmente de código abierto. Si bien el código de las aplicaciones de Telegram es de código abierto, el software del servidor de Telegram no lo es.

¿Quién está detrás de cada app?

La cuestión del código abierto nos lleva a una pregunta crucial a la hora de evaluar la seguridad y la privacidad de una aplicación: ¿quién está detrás? Todos sabemos que la gigante de las redes sociales está presidida por el empresario multimillonario Mark Zuckerberg, pero ¿qué hay de Telegram y Signal?

La aplicación Signal fue fundada por un investigador de seguridad conocido como Moxie Marlinspike (probablemente un seudonimo). Empezó como una aplicación de nicho hasta que Brian Acton, uno de los fundadores de WhatsApp, invirtió 50 millones de dólares para masificarla. Actualmente, opera como una organización sin fines de lucro desarrollada por Signal Foundation.

En cuanto a la seguridad, dado a que la información enviada y recibida no se almacena en ningún servidor, Signal no podría ver los mensajes de sus usuarios aunque quisiera.

Telegram es administrado y financiado por el multimillonario ruso de las redes sociales Pavel Durov, y opera desde ubicaciones no reveladas. Aunque se popularizó como una plataforma para comunicación entre disidentes, manifestantes y grupos extremistas, es una empresa de propiedad privada que ha estado en la búsqueda de una oferta pública inicial para continuar financiando su crecimiento.

Técnicamente, en cuanto a la seguridad, Telegram pudiera acceder a los mensajes de sus usuarios si quisiera, ya que están almacenados en sus servidores. (MTProto, el protocolo de cifrado utilizado por Telegram, es privado y solo parcialmente de código abierto. Algunos investigadores de seguridad han argumentado que el protocolo de cifrado de Signal es más robusto que el protocolo de cifrado MTProto de Telegram, aunque este punto aun es motivo de debate).

Funcionalidades: punto para Telegram

Logo de Telegram

Lo cierto es que a la hora de elegir si descargamos o no una aplicación, las politicas de privacidad no son lo único que tomamos en cuenta. La mayoría de las veces estamos más atentos al tipo de servicio, lo amigable de su interfaz y la cantidad de opciones que nos ofrece.

Veamos qué tienen de diferentes Signal y Telegram para ofrecernos con relación a su principal competidor. Para nadie es secreto que WhatsApp tiene debilidades de funcionalidad continuas. La falta de opciones de multi-dispositivos y la limitación en el tamaño de los archivos son algunos de los aspectos en donde Telegram y Signal parecen ganarle la batalla.

Ambos de sus competidores además poseen la opción de bloqueo de capturas de pantalla para las conversaciones, mientras que WhatsApp no. En cuanto a protección de identidad, Signal incluye una característica única para difuminar los rostros en las imagenes compartidas a través de los chat.

A veces más es menos

Si bien hasta el momento Signal parece sumar varias ventajas en materia de privacidad, Telegram parece ganar en términos de funcionalidades. Telegram permite alojar chat grupales de hasta 200.000 usuarios mientras, que en Signal, solo puedes tener hasta 1.000 personas reunidas.

En Telegram, se puede transferir archivos de hasta 2 GB de tamaño. En Signal, solo hay capacidad para transferir archivos de hasta 100 MB de tamaño. Además, el primero también tiene una interfaz con más variedad de paquetes de stickers, gif animados, imagenes de fondo personalizables, etc. (Aunque Signal ha expresado que está trabajando para agregar más opciones a su plataforma).

Otras diferencias sobre la variedad de funcionalidades también suponen que el servicio abandone su privacidad. Por ejemplo, Telegram permite agregar bots a las conversaciones, pero esto significa que dichas conversaciones tienen un cifrado menos privado.

También la posibilidad de iniciar sesión en cualquier dispositivo -porque todo queda respaldado en la nube- supone una facilidad para el usuario, pero a costa de un grado importante de privacidad. Para compensar esto, Telegram incluye una función para que los mensajes se autodestruyan después de un tiempo.

Entonces, ¿cuál elegir?

Un importante número de usuarios ya han hecho su elección: Telegram suma más de 25 millones de nuevos usuarios en las últimas 72 horas y Signal ahora tiene más de 50 millones de descargas en Google Store. Y algunas figuras reconocidas parecen haber sido decisivas en este éxodo. Entre ellos, Elon Musk ya dejó clara su elección.

La opción a elegir de cada usuario dependerá de su valoración sobre lo que considere más valioso: si la privacidad o la gama de funcionalidades. De todos modos, no hace falta apresurarse. Lo mejor es que los usuarios pueden evaluar con calma cuál es la más adecuada según sus intereses. En el fondo, nada ha cambiado: WhatsApp aplazó hasta el 15 de mayo la fecha para que los usuarios acepten las nuevas políticas -que incluyen compartir su información con servidores de Facebook.

Cabe destacar que además de estas dos populares plataformas de mensajería existen otras que se están ganando un puesto entre las listas de aplicaciones de este tipo, por proporcionar una mayor descentralización y transparencia que la criticada propiedad de Zuckerberg. Por ejemplo: Minds, KARMA o Therma.

Tampoco hay que olvidar que hasta el momento ninguna está exenta de críticas y reclamos, y que ahora ambas plataformas se enfrentan a la pregunta sobre cómo financiarán su crecimiento acelerado.

Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Fuentes: Forbes, Forbes, How-to Geek, BBC News, Digital Trends, It’s Foss

Imagen de apps de Signal, Telegram y Whatsapp