Por Editor DiarioBitcoin  


Una investigación publicada por la Universidad de Australia del Sur expresa que Blockchain tiene problemas de privacidad y que es necesario aplicar principios éticos. 

***

Una nueva investigación de la Universidad de Australia del Sur indica que existen problemas clave de privacidad inherentes a las plataformas Blockchain actuales, lo que sugiere que se debe hacer un mayor esfuerzo para refinar la tecnología para que se ajuste a los derechos y expectativas de privacidad.

Así lo informó en un comunicado la universidad, a la vez que develó el documento de la investigación realizada por Kirsten Wahlstrom de la University of South Australia; Anwaar Ul-haq, de la Charles Sturt University; y Oliver Burmeister, también de la Charles Sturt University

Explica el comunicado que, dado lo mucho que dependemos de él hoy en día, es fácil olvidar que hace solo 20 años, Internet realmente no figuraba en la vida de la mayoría de las personas: en el año 2000, solo había 361 millones de usuarios de la web en todo el mundo, o alrededor del 6 por ciento de la población mundial.

Ahora, en 2020, se estima que 4.570 millones de personas acceden a la red con regularidad, es decir, alrededor de 60% de la poblaicón mundial.  Casi el 90 por ciento de los australianos está conectado a Internet..

Explica que una de las mayores preocupaciones sobre nuestra vida digital es la privacidad.  Sobre ello, la investigadora de tecnologías emergentes,  Kirsten Wahlstrom, cree que la próxima generación de software y hardware conectados podría llevar el problema al límite.

“Estamos en un punto realmente delicado con esto porque, cada vez más, las sociedades y las economías se organizan en torno a los datos, y eso tiene enormes implicaciones para la privacidad”, dijo Wahlstrom y añadió:

El principal problema es que todavía estamos luchando por comprender qué significa realmente ‘privacidad’ en un mundo en línea; no es lo mismo que la seguridad y protección de los datos, se trata de cómo las personas controlan toda su identidad en línea y las expectativas en torno a ese cambio de persona a persona y situación a situación.

Asimismo, destacó: “A estas alturas deberíamos tener tecnologías más inteligentes que reconozcan esos contextos y preferencias cambiantes, pero hasta ahora eso no ha sido una prioridad, por lo que, de hecho, las tecnologías emergentes como Blockchain e Internet de las cosas tienen el potencial de comprometer aún más la privacidad de las personas”.

El artículo publicado sugiere que las características exactas que hacen de Blockchain una tecnología tan segura también la convierten en un campo minado contra la privacidad.

Las cadenas de bloques utilizan detalles de transacciones anteriores, incluidas las identidades de los participantes y los valores de intercambio, para verificar transacciones futuras al incorporar esta información en la cadena de datos, y la viabilidad del sistema depende de la naturaleza no editable de cada bloque.

Blockchain tiene problemas de privacidad: Imposible el olvido

“El Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas dictaminó que los ciudadanos europeos tienen derecho a ser olvidados”, dice Wahlstrom, “pero una vez que los detalles de alguien están incrustados en una cadena de bloques, el sistema nunca olvida; sí, esos detalles pueden estar encriptados, pero también son parte de un libro mayor irreversible y uno que está en la nube”. Destaca:

Mientras exista una cadena de bloques, choca con el dictamen europeo de que las personas tienen derecho a retirar sus datos.

Reconociendo que también hay muchos beneficios de Blockchain, Wahlstrom sugiere que se necesita un mayor esfuerzo para concentrarse en desarrollar variaciones de la tecnología que conserven sus virtudes y al mismo tiempo se tomen en serio la consideración de la privacidad.

“Por ejemplo, nuestra investigación ha analizado la plataforma Holochain, que utiliza una tabla hash distribuida para romper Blockchain, y luego la cadena, en lugar de sentarse en la nube, se sienta donde los usuarios finales quieren que se siente”, dijo Wahlstrom.

Esto permite que las personas verifiquen los datos sin revelar todos sus detalles o almacenarlos permanentemente en la nube, pero también quedan muchas preguntas por responder sobre cómo esto afecta la viabilidad a largo plazo de la cadena y cómo obtiene las verificaciones.

Con una serie de incidentes recientes que indican que las cadenas de bloques no son la tecnología ‘imposible de piratear’ que alguna vez se dijo que eran, las preocupaciones sobre la privacidad de la plataforma están aumentando y las mismas preocupaciones ahora también surgen entre los principales pensadores de Internet de las cosas.

“Hace algunos años, estuve en una presentación de Vint Cerf (el ‘Evangelista jefe de Internet’ de Google) y le pregunté sobre la privacidad, y en ese momento pensó que era irrelevante, una opinión por la que era bien conocido”, dijo Wahlstrom. Añadió:

“Mientras que en 2017, él y un coautor escribieron que la privacidad es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta Internet de las Cosas y pidió una regulación: si tenemos millones de dispositivos que recopilan datos sobre la vida en la Tierra: quién la controla, cómo puede lo usamos y ¿cómo podemos optar por no participar cuando queremos?”.

Wahlstrom cree que hemos llegado a un punto crucial en el que estas consideraciones deben anticiparse y abordarse como parte integral del desarrollo de nuevas tecnologías, en lugar de tratarse simplemente como una cuestión secundaria que se puede abordar de manera reactiva y retrospectiva.

“Sabemos que las tecnologías alteran la sociedad y, con demasiada frecuencia, lo hacen de formas de las que no somos plenamente conscientes de cuándo está sucediendo realmente”, dijo y expresó:

“Los investigadores y tecnólogos pueden aplicar enfoques de análisis ético, como el propuesto por el Centro de Ética de la Universidad de Sydney, para ver cómo sus innovaciones pueden alterar la sociedad, tanto en lo positivo como en lo negativo, y luego desarrollar procesos éticos y prácticos para hacer frente a esos impactos en sociedad antes de que ocurran”.

Finalizó diciendo: “Con respecto a la privacidad, creo que el primer paso crucial es que la industria desarrolle una definición clara de lo que realmente es la ‘privacidad’, lo que estamos tratando de proteger y por qué, y luego acuerde los estándares para garantizar que esos requisitos se cumplan en todo el mundo”.

Fuentes: Universidad de Australia del Sur, Coindesk

Traducción y versión de DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash