Por Hannah Pérez  


El Banco Central de Brasil organiza equipo que está estudiando las monedas digitales de Banco Central o CBDC. El esfuerzo es parte de un creciente interés entre los bancos centrales de todo el mundo por avanzar en la emisión de CBDC.

*** 

A medida que crece el interés por las monedas digitales de bancos centrales (CBDC), Brasil no se queda atrás.

El Banco Central de Brasil, la principal autoridad en materia monetaria del país sudamericano, anunció en un comunicado que ha organizado un equipo destinado a estudiar con especial atención las monedas digitales. De acuerdo con el comunicado, el objetivo es estudiar las monedas digitales emitidas por los bancos centrales (CBDC) y evaluar los beneficios e impactos de la eventual emisión del Real (moneda nacional) en formato digital.

Para anticipar el futuro de las relaciones financieras, el Banco Central decidió crear un grupo de trabajo para discutir los impactos de una eventual emisión de moneda digital en Brasil.

La decisión de la entidad central brasileña de crear un equipo de trabajo se produce a raíz de un reciente crecimiento del sector de pagos digitales, aseguró el banco. “La cantidad de pagos electrónicos ha ido creciendo en los últimos años, gracias en particular a la evolución de los dispositivos móviles y la tecnología de la comunicación“, explicó Aristides Andrade Cavalcante; del Departamento de Tecnología de la Información (Deinf) del Banco Central y coordinador del grupo.

Con esto en mente, el objetivo es el de “evolucionar el soporte físico de las monedas fiduciarias al medio electrónico“, avance que permitirá a los brasileños interactuar con su dinero de forma completamente digital. Si bien el banco central no agregó cuántos integrantes conforman el grupo de trabajo, se estima que se trata de un equipo multidisciplinario conformado por representantes del organismo.

Banco Central de Brasil organiza equipo que estudia CBDC

A juicio de Arnaldo Francisco Vitaliano, del Departamento de Promoción de la Ciudadanía Financiera (Depef) del banco, estudiar el modelo de emisión de moneda digital es fundamental para comprender el fenómeno y sus posibles impactos. El grupo de trabajo nos permitirá evaluar posibles implicaciones en áreas como inclusión financiera, crecimiento económico, innovación tecnológica y aumento de la eficiencia de las transacciones”, señaló en el comunicado.

El equipo destacó también que la emisión de una CBDC podría brindar diferentes beneficios, entre los que destaca ayudar al país a reducir el costo de emisión y mantenimiento de billetes y monedas en efectivo que circulan en la economía. Según aseguró el banco, los costos estimados de emisión, custodia, manejo del papel moneda son de aproximadamente R $ 90 mil millones por año (cerca de USD $ 16 mil millones). Asimismo agregó que la cifra, que está “en línea con otros países“, generalmente equivale al 1% o 2% del producto interno bruto o PIB, “según el tamaño y particularidades de cada economía“.

Por su parte, el coordinador del equipo señaló que, además de la reducción de costos, una moneda digital puede impulsar uno de los objetivos estratégicos del Banco Central do Brasil: la ciudadanía financiera. “Una moneda electrónica puede facilitar un uso más seguro del dinero que en la actualidad, además de crear herramientas de política monetaria”.

En este sentido es posible que uno de los estudios del banco sea evaluar cómo una CBDC puede aportar al sistema de pagos instantáneos PIX anunciado por el banco brasileño para lanzarse a finales de 2020. Cabe destacar que la aprobación del grupo no significa que el banco central de Brasil emitirá una moneda digital en un futuro próximo, adelantó la entidad. El objetivo es que la autoridad monetaria pueda estudiar el tema y dar una respuesta a la sociedad.

Crece el interés de los bancos centrales por las monedas digitales

El anuncio del banco central de Brasil se produce en medio de un creciente interés por parte de los bancos centrales de todo el mundo por indagar en materia de CBDC. Un nuevo informe publicado por el Banco de Pagos Internacionales (BPI o BIS, por sus siglas en inglés), sugiere que los bancos centrales se están volviendo más abiertos a acuñar sus propias monedas.

El informe descubrió que la opinión escéptica que mantenían inicialmente los bancos ha cambiado considerablemente en los últimos dos años. “De hecho, ahora ha habido más discursos con una postura positiva que negativa”, afirmó el BPI, señalando un análisis de sentimiento de todos los discursos de 175 bancos centrales.

Pero quizás lo más destacado es que los bancos centrales no solo están hablando de CBDC, sino que las están estudiando activamente. A mediados de julio de 2020, el BPI descubrió que al menos 36 bancos centrales habían publicado trabajos sobre CBDC. Al menos tres países han completado un piloto para CBDC minoristas, y seis proyectos más están en curso.

Sin embargo, el número real de bancos que están interesados por aplicar la tecnología para el sector de pagos es aún mayor. Según un informe de enero, el BPI descubrió que el 80% de los bancos centrales del mundo están pensando en ello.


Lecturas recomendadas


Fuentes: Banco Central de Brasil, The Block, Decrypt

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Mateus Campos Felipe en Unsplash