Por Angel Di Matteo   @shadowargel


Este artículo advierte sobre los riesgos y asociados con la minería en la nube, operaciones que aprovechan muchos estafadores para captar el capital de las personas interesadas.

***

Si bien muchas personas actualmente sienten interés por comerciar con criptomonedas, una práctica que llama mucho la atención de los entusiastas del ecosistema es la minería de monedas digitales, ya que esta actividad permite a sus operadores generar ingresos pasivos al capitalizar ganancias apoyando el buen funcionamiento de las redes Blockchain asociadas.

Sin embargo, dado que esta actividad puede resultar muy costosa para los interesados por la compra de los equipos especializados, algunas compañías disponen de ofertas de minería en la nube, con lo cual quienes no cuentan con los recursos pueden adquirir derechos de participación por un tiempo determinado, lo cual también puede prestarse para promesas incumplidas y estafas de diversa índole.

Continuando con las publicaciones relacionadas con estafas existentes dentro del ecosistema de las criptomonedas, DiarioBitcoin presenta un análisis sobre las campañas de inversión que ofrecen la oportunidad de llevar a cabo minería en la nube, las cuales muchas veces ofrecen ofertas comerciales técnicamente imposibles de cumplir, y en otros casos promueven estafas de tipo piramidal.

¿De que va la minería de criptomonedas?

La minería de criptomonedas, desde una perspectiva general, es el término empleado para referirse a la actividad desempeñada por quienes respaldan el funcionamiento de un Blockchain. Consiste en el hecho de operar dispositivos especializados que brindan su poder de cómputo (HASH) para procesar las transacciones en la red, derivando como ganancias nuevos activos digitales y las comisiones asociadas con las operaciones a modo de incentivo para quienes llevan a cabo esta labor.

Normalmente, dependiendo de la criptomoneda que se desee minar, quienes desempeñan este proceso requieren de hardware especializado (dispositivos ASIC y/o tarjetas GPU), siempre que se trate de monedas digitales que funcionen bajo un algoritmo de consenso Proof-of-Work (PoW) con una emisión controlada. Dichos dispositivos realizarán operaciones matemáticas a gran velocidad para dar con la secuencia que servirá para compilar las transacciones que hayan tenido lugar en la red durante cierto espacio de tiempo, con lo cual el operador capitalizará las ganancias antes mencionadas.

Balance entre ganancias y costos asociados

Si bien esta actividad puede parecer muy lucrativa, la misma implica grandes gastos para las personas interesadas en llevarlas a cabo. Entre estos hay que considerar:

  • El costo del hardware especializado.
  • El consumo eléctrico requerido por los dispositivos.
  • El ancho de banda necesario para garantizar las operaciones.
  • Aspectos adicionales como la refrigeración, acondicionamiento de espacios, etc.

Por otra parte, los márgenes de ganancia dependerán de ciertos aspectos, entre los cuales destacan:

  • Qué criptomoneda se va a minar.
  • El valor del activo en cuestión.
  • La cantidad de tokens generados por cada bloque procesado.
  • La totalidad de las comisiones asociadas a dicho bloque.
  • El tiempo entre bloques procesados.

Otro aspecto a considerar es que la mayoría de las redes tienden a autorregularse en la medida en la que aumentan la cantidad de dispositivos mineros operativos, lo cual conlleva un aumento en los niveles de dificultad para los cálculos a realizar. Ello deriva en la necesidad de que un mismo operador cuente con una mayor cantidad de hardwares y/o hacer uso de aparatos con una mayor potencia de cómputo, lo cual aumenta aún más las probabilidades de adquirir las recompensas asociadas.

Los grupos de minería

Sin embargo, a razón de la gran cantidad de personas interesadas en esta práctica y las pocas probabilidades de capitalizar individualmente alguna de estas recompensas, muchos operadores a pequeña, mediana y gran escala optan por redirigir su poder de procesamiento a grupos de minería (llamados más comúnmente pools mineras), con lo cual pueden derivar un porcentaje de las ganancias totales.

Las pools mineras son básicamente conglomerados donde coinciden gran cantidad de mineros, los cuales distribuyen las recompensas capitalizadas entre el total de participantes en función de la cantidad de HASH aportado. En el caso de Bitcoin, algunas de las más conocidas son BTC.com, AntPool y F2Pool, mientras que en el ecosistema de Ethereum figuran Spark Pool y Ethermine como aquellas con más demanda.

Entonces, ¿en qué consiste la minería en la nube?

Dado que quienes desean realizar actividades mineras en el sentido estricto de la palabra deben acarear grandes gastos, existen alternativas para quienes no disponen de los recursos ni del hardware correspondiente. Una de ellas es la minería en la nube, término empleado por compañías que comercializan “derechos de participación” sobre las actividades de sus equipos mineros.

En términos sencillos, la mayoría de estas empresas que ofrecen minería en la nube aseguran que cuentan con una gran cantidad de dispositivos mineros de alta gama para realizar operaciones a gran escala, para lo cual ofrecen a los interesados la oportunidad de adquirir “Contratos de minería” con lo cual adquieren un porcentaje (fijo o variable) de las ganancias generadas durante un determinado lapso de tiempo, a cambio de una inversión en dinero fiat o en criptomonedas.

¿Cuál es el problema con esta modalidad de minería?

Como ya mencionamos anteriormente, la minería bajo los términos tradicionales implica grandes costos operativos, y aún con ello, dependiendo de la criptomoneda seleccionada, se hace difícil capitalizar un margen de ganancias que resulte rentable para los operadores. Si ya de por si en estos casos es complicado, estos problemas no son ajenos para las compañías que ofrecen contratos de minería en la nube.

Tomemos el ejemplo de Genesis Mining, una de las compañías con más trayectoria en servicios de minería en la nube para Bitcoin. A razón de la dificultad para cumplir con la mayoría de sus contratos mineros, en 2017 el sitio Bitcointalk.org agregó a la plataforma en su listado de estafas, ya que los bajos precios de la moneda digital y el recorte en el margen de recompensas comprometieron la capacidad de la empresa para remunerar a los clientes. Reportes similares también se presentaron durante 2018 y 2019, generando fuerte descontento entre inversionistas y entusiastas del ecosistema BTC.

Otro caso que generó mucho revuelo en 2015 fue el de la empresa MyCoin, la cual terminó estafando a más de 3.000 personas quienes perdieron sus fondos. Reportes indicaban que la compañía se comprometía a devolver tasas de retorno diarias bastante elevadas, lo cual motivó a ciertos interesados a invertir alrededor de USD $50.000 para derivar gran cantidad de Bitcoin.

Señales de alerta para servicios de minería en la nube

A razón del fuerte interés que genera la minería en la nube entre los interesados, a continuación presentamos algunas consideraciones importantes para evitar estafas enmascaradas bajo esta modalidad de negocios:

1- Márgenes de rentabilidad sospechosamente altos

La primera alerta con estos servicios tiene que ver con el hecho de ofrecer márgenes de rentabilidad fija que en apariencia se ven bastante buenos, en especial con monedas digitales muy populares. Esto solo tiene como finalidad generar falsas expectativas entre los interesados.

Como ya sabemos, la rentabilidad de las actividades mineras depende de una serie de factores antes mencionados ajenos al control de los operadores, por lo que es imposible ofrecer márgenes fijos de ganancias y menos a través de empresas que intermedian el proceso.

2- Irregularidades para captar la inversión

Tal y como pasa en las estafas para comprar criptomonedas, estas empresas buscarán capitalizar la inversión a través de mecanismos irregulares, evitando el uso de cuentas bancarias corporativas al implementar métodos como pagos en efectivo o con monedas digitales.

Recuerde que estas actividades en muchos países no cuentan con regulaciones específicas, por lo que será muy difícil que pueda recuperar de vuelta la inversión si la compañía incumple el acuerdo comercial, ya que las autoridades no disponen de mecanismos para ayudar a los afectados.

3- Empresas con sedes en otros países

Dado que muchas de estas empresas aseguran tener sede en países donde es más fácil llevar a cabo estas operaciones, resulta imposible verificar a ciencia cierta la veracidad de la oferta comercial en cuestión, así como la existencia de los equipos respectivos de los que hacen referencia.

Esto tiene nexos con el punto antes descrito, ya que probablemente buscarán captar su inversión a través de mecanismos poco regulares justamente para evitar dejar evidencias palpables para las autoridades financieras.

Muy probablemente aseguren que están debidamente acreditados ante organizaciones y/o debidamente constituidas como empresas mineras. Lo cierto es que también aprovechan los vacíos regulatorios y muchas veces se trata de empresas de maletín a las cuales difícilmente se les puede abrir procesos legales en caso de irregularidades.

4- Esquemas de ganancias a través de referidos

Como ya lo mencionamos en publicaciones anteriores, toda oferta comercial que establezca de forma obligatoria u opcional el hecho de manejar un sistema de referidos, muy probablemente opere un sistema de inversión piramidal de tipo Ponzi.

Reiteramos que este mecanismo de inversión es ilegal en gran cantidad de países con penas legales para sus operadores. Las presuntas ganancias siempre provendrían de los nuevos ingresos y no de un modelo de negocios legítimo.

5- Minería de otras criptomonedas de dudosa procedencia

Muchas veces, ciertas empresas optan por promover la minería de otras criptomonedas a las cuales promocionan como alternativas mucho más exitosas que Bitcoin u otras monedas digitales más reputadas, con lo cual los interesados se arriesgan a invertir en un activo que posiblemente no resulte exitoso con el paso de los meses.

Generalmente dichas monedas digitales no tienen mucha trayectoria en el mercado, y sus volúmenes comerciales son muy reducidos en comparación con las principales exponentes de este ecosistema. También hay casos en los que los promotores suelen manipular los mercados asociados con dicho token, inflando de forma inorgánica su precio para hacerlo ver más lucrativo de lo que realmente es.

Tomemos por ejemplo el caso de Bitcoin Vault (BTCV), moneda denunciada en muchos foros y análisis de estafas, la cual pese a estar listada en CoinMarketCap y cotizarse con un valor relativamente alto, presenta ciertas irregularidades importantes. Entre estas destaca el hecho de que ocupa un lugar muy bajo en el ranking, no hay información referente a la capitalización total y tampoco existe información veraz sobre la cantidad de activos circulantes.

Ausencia de datos en el caso de Bitcoin Vault. Imagen extraída de CoinMarketCap.
Ausencia de datos en el caso de Bitcoin Vault. Imagen extraída de CoinMarketCap.

Recuerde que la clave del éxito de toda criptomoneda tiene que ver con su adopción, así que si le ofrecen un activo desconocido, posiblemente se arriesgue a que este no logre capitalizar el éxito necesario para garantizarle ganancias por cualquier concepto.

Recomendaciones finales

Si bien muchos analistas y entusiastas describen la minería de criptomonedas como una actividad muy poco rentable en la actualidad, las actividades de minería en la nube constituyen una apuesta muy arriesgada que no ofrece garantías reales de éxito para los inversionistas.

Por ende, si desea comerciar con criptomonedas, lo más recomendable es hacerlo a través de exchanges y plataformas P2P debidamente autorizadas en su país de residencia, sin la presencia de intermediarios y/o contrapartes que gestionen sus fondos por usted.

Recuerde que la clave para evitar estafas está en documentarse y dedicar tiempo para conocer más sobre estos temas. Muchas personas y entidades malhabidas buscarán sacar provecho del desconocimiento y la complejidad implícita en las operaciones con las criptomonedas, por lo que manejar conocimientos al respecto le ayudará a mantenerse alejado de ofertas engañosas dentro de este ecosistema.


Lecturas recomendadas


Artículo de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay (editada)