PlasticoinBlockchain Entrevista Sur América 

Entrevista a Plasticoin, el proyecto uruguayo de reciclaje de plástico que incentiva con una moneda virtual

Por Hannah Pérez  

DiarioBitcoin entrevistó al equipo de Plasticoin, el nuevo programa de incentivos para el reciclaje de plásticos que ya suma cerca de 1.000 usuarios. Sus cofundadores explicaron cómo funciona el programa y hablaron de los posibles beneficios de la incorporación de Blockchain.

***

Un grupo de emprendedores en Uruguay desarrolló una moneda virtual para incentivar el reciclaje de plásticos. En esto consiste Plasticoin, la iniciativa de Juan Rivero y Nicole Wyaux, quienes hablaron en exclusiva con DiarioBitcoin para conocer más del proyecto.

Este enero comenzó a implementarse el programa de incentivos de Plasticoin, que utiliza una moneda virtual para retribuir a los usuarios que recolecten y clasifiquen sus residuos de plástico. A través de acciones de impacto ambiental, el programa promueve una economía circular donde los usuarios pueden acceder a productos, servicios y descuentos locales mediante la moneda.

El proyecto uruguayo, que cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional para el Desarrollo (ANDE), ha causado gran revuelo en la comunidad local, donde ya suma más de 900 usuarios registrados. Sin embargo, entre los medios de noticias criptográficas, el proyecto Plasticoin desilusionó por no tratarse de una criptomoneda soportada en una plataforma Blockchain.

Al respecto, sus creadores explicaron que a pesar de no estar respaldada por la tecnología, el proyecto fue concebido para operar en Blockchain y que están evaluando su implementación.

Nos gustaría hacer un camino hacia un sistema de transacciones en donde Plasticoin esté respaldada por tecnología Blockchain. Estamos explorando esa posibilidad y está dentro de nuestro piloto, aunque no es algo que consideremos requiera nuestra atención inmediata.

Recolectando desechos en la playa

Con una recepción masiva por parte de la comunidad local, el proyecto Plasticoin superó en una semana las expectativas trazadas por sus creadores. Tras 17 días desde que inició el programa, el equipo ya había acumulado poco más de 250 kg. de residuos plásticos y cerca de mil personas se han sumado a la iniciativa.

De hecho, a pesar de que el programa inició en una pequeña ciudad de Maldonado, Uruguay, el equipo ya ha recibido residuos plásticos de otras regiones del país. En opinión de su cofundador, Juan Rivero, este crecimiento acelerado pone en evidencia una necesidad inminente del manejo de desechos en el país; motivo que los inspiró a crear el proyecto.

Los amantes de la playa, Juan Rivero y Nicole Wyaux iniciaron el proyecto recolectando desechos de basura en las costas de Piriápolis. Ambos notaron que después de los períodos de lluvias se provocaba una importante proliferación de desechos plásticos en las playas turísticas de la zona. A partir de esta experiencia empezaron a estudiar modelos sostenibles para la recuperación de plásticos, dando con la idea del programa de incentivos: Plasticoin.

Actualmente cuentan con tres centros de acopio: dos en Piriápolis y uno en la Bahía de Punta Colorada. Sin embargo, la idea es expandirse a otras regiones, e incluso más allá de las fronteras del país suramericano.

Plasticoin: ¿Cómo funciona?

Plasticoin
Imagen de video de Youtube de Plasticoin.

Plasticoin nace con el objetivo de fomentar acciones de responsabilidad ciudadana en torno a los desechos plásticos. Con este propósito, el equipo estableció un sistema de incentivos que remunera a quienes recolecten, limpien, clasifiquen y transporten sus desechos plásticos a los centros de acopio establecidos. El sistema de recompensas de Plasticoin otorga a sus participantes una cantidad de monedas equivalentes al peso y al tipo de plástico reciclado.

Cada kilogramo de plástico doméstico, como botellas o recipientes de comida, son remunerados con 100 plasticoins. Los desechos de plástico de playa valen el doble, mientras que 1Kg de microplástico equivale a 400 plasticoins. El único requisito es llevar los desechos limpios, clasificados y preferiblemente compactos para optimizar el espacio de los bultos.

Plasticoin
Plasticoin busca contribuir con el medio ambiente. Imagen: cortesía

A través de su número telefónico, que funge como ID, el usuario que participe quedará inmediatamente registrado en el modelo de recompensas de Plasticoin. Este sistema virtual también permitirá registrar los saldos de plasticoins acumulados de cada usuario. Por el momento, la plataforma es manual, por lo que para quienes quieran conocer el total de sus recompensas deben comunicarse con el equipo.

Por su parte, los registrados en el programa de incentivos, podrán acceder a servicios, descuentos y otros productos con sus monedas plasticoins. En la pagina web hay un listado de los beneficios que aporta el canje de la moneda. Entre ellos, un detergente se puede pagar con Plasticoin. También hay descuentos en diversos comercios que incluyen cortes de cabello, clases de yoga y de surf, u ofertas en pizza y otros alimentos.

Blockchain brindará seguridad a Plasticoin

Si bien por el momento el proyecto Plasticoin utiliza una moneda virtual no respaldada en Blockchain, el equipo no descartó la posibilidad de incorporar la tecnología en un futuro próximo. Por el momento, Plasticoin es una moneda virtual, similar a la que se utilizan en los video juegos u otros ecosistemas digitales.

No obstante, durante la entrevista, los creadores de Plasticoin reconocieron que el uso de la tecnología Blockchain podría traer diferentes beneficios al proyecto. Una de las preocupaciones más latentes del equipo es impulsar un modelo organizado de real impacto ambiental que genere en la comunidad de usuarios un sentido de pertenencia sobre sus desechos.

No nos interesa tanto crecer en superficie: nos interesa crecer en impacto.

En este sentido, Rivero y Wyaux comentaron que el uso de Blockchain podría brindar seguridad y trazabilidad, permitiendo a los usuarios conocer el destino de sus desechos. Actualmente el proyecto Plasticoin lleva la mayor parte de los desechos acumulados de plástico a una planta donde son procesados para ser convertidos en productos secundarios.

Lo que más queremos es garantizar la transparencia y que todos puedan constatar que sus desechos plásticos no están yendo a un vertedero.

Una de las ventajas del uso de la tecnología es que podría crear mayor conciencia en el uso del plástico, promoviendo una visión de los desechos de los mismos como materia prima para otros productos, y no solamente como basura. Esto, además, no solo generaría mayor responsabilidad en las personas, sino que promovería modelos de economía circular.

Por otro lado, sus creadores también destacaron que el uso de esta tecnología también podría permitir que las empresas que participen del proyecto puedan medir de manera más eficiente su impacto ambiental. En un futuro, sostienen, en caso de que Uruguay siga los pasos de otros países y se apliquen impuestos “verdes“, las empresas tendrían un sistema transparente para respaldar su huella y acción ecológica.

Visión a futuro: expansión y conciencia ambiental

Apuntando hacia esa meta, la iniciativa también tiene la visión de que, en un futuro, la moneda también podría fungir como un crédito ambiental con valor de cambio. No obstante, todos estos avances dependerán de la evolución y expansión real del proyecto.

Durante la entrevista el equipo también adelantó que ya han conversado de manera informal con algunas empresas de desarrollo Blockchain. Sin embargo, reiteraron que esto no está dentro de las prioridades del programa. Consideran que lo más inmediato será el desarrollo de una aplicación móvil, que les permitirá expansión. Con este propósito, el equipo se reunió recientemente con la intendencia de Montevideo y el alcalde de Piriápolis, con quienes están trabajando en conjunto a fin de desarrollar y ampliar exitosamente este programa.

Con una gran preocupación por generar una solución sostenible para el actual problema de acumulación de residuos plásticos, el equipo de Plasticoin trabaja en conjunto con un grupo de investigadores con el propósito de desarrollar nuevos usos para aquellos plásticos que aún no tienen. Entre ellos, el equipo estudia la elaboración de “madera plástica“, un material que podría utilizarse para la fabricación de viviendas.

Por su parte, el duo de emprendedores también mantiene una visión muy a tierra sobre el proyecto, considerando las desventajas del mismo. En este sentido, reconocen que el uso de agua potable podría ser desalentador para el usuario; así como contraproducente en una proyecto ecológico sostenible a largo plazo. No obstante, el equipo se mantiene en la búsqueda de alternativas sostenibles y han incitado a los participantes del programa a utilizar el agua de mar para el lavado de los desechos plásticos.

No pretendemos ser una solución integral. Queremos involucrarnos en la recuperación de los desechos plásticos porque es preocupante la forma en la que estamos contaminando nuestro medio ambiente.

 

Conozca más sobre Plasticoin, aquí.

Artículo original de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de

Related posts