Por Editor DiarioBitcoin  


La Guardia Civil española desmanteló una red de pornografía infantil que fue descubierta, en parte, por los pagos con Bitcoin que hacían los usuarios para acceder a los videos prohibidos. 

***

Bitcoin sirvió esta vez como valiosa herramienta de investigación para desmantelar una red de pornografía infantil, que explotaba a menores de edad para producir videos con el fin de vendérselos a pedófilos.

La Guardia Civil de España informó la semana pasada que llevó a cabo varias operaciones contra la explotación sexual de menores para la producción de material pedófilo, como fotografías y videos. La investigación la hizo el Departamento de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en colaboración con el HSI, Homeland Security Investigations, de EE UU.

En una primera operación, llamada Kiru, detuvieron a un hombre por abusar de su hijastra y utilizarla para producir pornografía infantil durante 7 años.  En otra operación, denominada Jekyll, encontraron que se utilizaba el pago en criptomonedas para acceder a pornografía infantil alojada en la dark web. 

Asimismo,en la operación Kugantxu, iniciada también a raíz de una información del Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados de EE UU, se detuvo a una persona en Bilbao por comprar pornografía infantil.  Este detenido accedía previo pago a emisiones en tiempo real de abusos sexuales a menores. Para acceder a los contenidos realizaba pagos de pequeñas cantidades, normalmente a través de plataformas que dificultan la trazabilidad de los mismos (como criptomonedas, tokens o servicios de envío de dinero anónimo) a cambio de poder visualizar cómo se abusa de niñas, niños y adolescentes.

El análisis de las conversaciones del detenido, mediante diferentes aplicaciones de mensajería y de los pagos realizados a través de una plataforma, permitió averiguar los destinatarios de estos pagos, ubicados principalmente en Filipinas.

Material pedófilo con criptomonedas

La nota de prensa de la Guardia Civil destaca que la operación Jekyll fue dirigida hacia varios usuarios de una plataforma ubicada en la red TOR, la cual ofrecía a sus usuarios el acceso a pornografía infantil a cambio de pagos en Bitcoin.

El análisis de miles de transacciones con Bitcoin y otras criptomonedas permitió identificar un clúster de direcciones asociadas a la plataforma investigada, llamada “Welcome 2 Video”. Dijo la Guardia Civil que, dependiendo de la cantidad pagada, los usuarios tenían acceso a un mayor número de archivos ilegales. Además, los usuarios recibían beneficios por subir videos y fotografías ilegales.

El perfil de los usuarios de la plataforma era muy variado. Una de las detenciones fue realizada en Málaga y el análisis de la información encontrada permitió averiguar que el investigado había realizado grabaciones con cámara oculta de una menor de su entorno.

La plataforma investigada se encontraba en la red TOR, la cual, por sus características, proporciona anonimato a sus usuarios. Del mismo modo, estas personas tomaban medidas de seguridad para ocultar el contenido pedófilo en sus dispositivos, utilizando varias capas de cifrado, lo que dificultó la labor de los investigadores.  Sin embargo se logró identificar incluso al administrador de la página.

Pornografía infantil, pandemia y América Latina

Un hecho importante detectado en la investigación es que ha aumentado el número de casos relacionados con explotación sexual de menores durante el período de confinamiento por la pandemia de COVID-19. 

Vale además señalar que la investigación llevó a descubrir que la red no solo operaba en España. Gracias a la identificación del almacenamiento remoto, la recuperación de los archivos y las conversaciones con otros miembros del grupo, se pudo identificar a un total de 20 personas ubicadas en diferentes países de Améric: Estados Unidos, Colombia, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Panamá y Perú.

Fuente: Nota de prensa de la Guardia Civil de España, archivo de DiarioBitcoin

Versión de DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay