Por Angel Di Matteo   @shadowargel

Las irregularidades podrían implicar cargos legales para Block.one, compañía responsable de EOS que recaudó más de USD $4.200 millones durante la ICO que tuvo lugar hace tres años.

***

Una nueva investigación revelada por la firma de análisis Integra FEC revela ciertas inconsistencias presentes durante la ICO para el lanzamiento de EOS en 2018, con lo que se presume una posible manipulación que podrían acarrear consecuencias legales.

Así lo reveló Integra FEC en su artículo publicado en colaboración con el profesor de finanzas de la Universidad de Texas, John Griffin, los cuales señalan que durante la ICO realizada por EOS hubo un patrón de operaciones sospechosas que elevaron de forma inorgánica el precio de la moneda digital. Se cree que esto tuvo como objetivo atraer a nuevos inversionistas al generar la sensación de que era una muy buena oportunidad de negocios.

Al respecto, Griffin comentó:

“[EOS] Era una de las ICOs más grandes y tenía un mecanismo diferente para recaudar capital… No se debe asumir que los precios simplemente representan la oferta y la demanda real. Los inversionistas pueden salir perjudicados”.

La irregularidad vista en las operaciones comerciales

Como tal, la investigación realizada por Griffin y el equipo de Integra FEC identificó 21 direcciones que hacían compras inusualmente grandes de EOS con regularidad, en rápida sucesión, las cuales incurrieron en un proceso denominado reciclaje donde se hacen compras y ventas seguidas, con las cuales movieron alrededor de USD $814 millones, bajo la premisa de que en realidad se movió una cantidad de capital mucho más grande.

Tomando en cuenta que EOS fue la ICO más exitosa en su momento al capitalizar alrededor de USD $4.200 millones, para Griffin y otros analistas las irregularidades representan una clara manipulación en los precios del token, lo cual incluso se podría prestar para levantar cargos legales en contra de Block.one, su empresa responsable.

Así lo confirmó el profesor de la Facultad de Derecyo de Cornell, Robert Hockett, quien revisó la investigación antes mencionada y respaldó el análisis realizado por los investigadores a cargo. Este calificó los hallazgos como impecables y confirmo que constituyen una clara violación a las leyes estadounidenses, claramente en el territorio de la Comisión de Bolsa y Valores de EE UU (SEC).

EOS y los problemas legales

Si bien los nuevos hallazgos de Griffin y los investigadores podrían representar irregularidades legales, tengamos presente que ya la SEC multó a Block.one en 2019 justamente por la preventa de su token, a razón de no haber hecho el registro respectivo para la comercialización de los activos durante la ICO.

Como tal, Block.one tuvo que pagar unos USD $24 millones por los cargos antes mencionados, pero esa no fue la única vez que la compañía afrontó inconvenientes legales. En 2020 los inversionistas del token demandaron a la compañía por presuntas “declaraciones falsas y engañosas sobre EOS, las cuales contribuyeron a inflar artificialmente los precios de los tokens y derivaron en perjuicios contra los compradores”. La empresa llegó a un acuerdo con los demandantes y concretó el pago de unos USD $27,5 millones por los daños causados.

En relación a esto último, los demandantes acusaron a EOS de haber mentido al asegurar que los fondos recaudados durante la ICO se utilizarían para crear herramientas que promoviesen la adopción de la tecnología Blockchain, cosa que no se cumplió ya que el capital se fue invirtiendo en otras cosas.

A pesar de que EOS se vendía a si misma como competidora de Ethereum, hay fuertes señalamientos en contra del proyecto por los problemas de congestión, el hecho de que no es totalmente descentralizada su red, así como otras irregularidades de tipo operativas que perjudican a los usuarios, las cuales han llevado a proyectos a migrar a otras redes con mejores propiedades.

 


Lecturas recomendadas


Fuente: Integra FEC, Bloomberg, Decrypt

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Unsplash