Por Angel Di Matteo   @shadowargel

El informe del FMI detalla ventajas y aspectos a considerar a la hora de emitir una CBDC, mientras Rusia rescata su utilidad para eludir sanciones internacionales.

***

Otro nuevo informe recientemente publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) asegura que la emisión de monedas digitales respaldadas por los bancos centrales (CBDC) podría resultar beneficiosa para los países que ejercen un mayor control sobre sus políticas monetarias, pero que estas no figuran como la principal solución para abordar todas las crisis financieras.

Al respecto, en el informe se lee:

En general, el informe encuentra que las CBDC no cambian desde una perspectiva cualitativa las fuerzas económicas que conducen al uso internacional de las monedas, ya que solo son formas digitales de las divisas fiat existentes… pero desde una perspectiva cuantitativa, podrían reforzar los incentivos detrás de la sustitución e internacionalización de las monedas conocidas.

FMI y la utilidad de una CBDC

Pensando en posibles escenarios para la creación de una CBDC, el informe detalla que estas podrían resultar de mucha utilidad como herramienta para pagos internacionales, sustituir el manejo de divisas y servir como unidad de cuenta / pago en varios países.

Al respecto, tras profundizar en los pro y contras asociados con la emisión de estas monedas digitales, el FMI destacó que una CBDC debería considerarse más como una herramienta que respalde las políticas monetarias vigentes en el país emisor, en lugar de considerarse como una nueva forma de dinero que vaya a reemplazar las alternativas existentes en el mercado.

También dejó claro que una CBDC no figura como una solución única para todas las economías, en especial a aquellas con fuertes problemas inflacionarios, ya que esta no abordaría los problemas de base existentes en dichos países que atentan contra la estabilidad de su moneda local

Consideraciones internacionales

Sin embargo, el FMI advierte que la emisión y/o adopción de una CBDC debe mantener presentes los tratados internacionales asociados con acuerdos monetarios vigentes.

Al operar como medios de pago digitales, estas no estarían sujetas a ciertas limitantes que aplicarían para el manejo del capital desde una perspectiva tradicional, pero el FMI detalló que las autoridades de los países interesados en emitir una CBDC debían evaluar las obligaciones establecidas en los tratados internacionales que hayan suscrito, así como el impacto sobre las políticas internas.

Pero otro punto interesante a nivel internacional está el hecho de que un banco central pueda servir como prestamista para otros países que hagan uso de su CBDC, para lo cual habría que considerarse las tasas aplicables, los niveles de interés y otros aspectos importantes para las naciones pactantes.

Stablecoins privadas

Por último, el informe también expuso la situación de algunas empresas y entidades interesadas en producir sus propias monedas estables para uso internacional, lo cual también acarrearía riesgos para las políticas monetarias de las naciones.

Al respecto, el FMI califica a estas iniciativas como monedas sin estado, cuyo valor estaría sujeto a ciertas reglas y principios establecidos por las entidades emisoras, convirtiéndolas en una especie de Banco Central.

El peligro en estos casos lo correrían países cuyas economías afrontan problemas inflacionarios, ya que existe la posibilidad de que los residentes recurran a estas para dejar de lado el uso de las monedas oficiales.

Rusia ve beneficios en la creación de su CBDC

En el marco de la presentación del informe del FMI sobre las CBDC, el Banco de Rusia afirmó que la creación de una moneda digital respaldada por la institución -el rublo digital- también serviría para eludir las sanciones internacionales.

Así lo confirmó la oficina de prensa de la entidad en una entrevista con medios locales, donde aseguró que su propia CBDC podría ayudar a mitigar el peso de las sanciones extranjeras impuestas por la Unión Europea y EE UU en estos últimos años.

A su vez, el Banco de Rusia coincide en algunos aspectos con el informe presentado por el FMI, ya que al manejar un rublo digital abarataría pagos electrónicos y facilitaría la realización de transacciones internacionales. También dejó claro que una moneda digital emitida por la entidad estaría sujeta a los dictámenes establecidos por los entes reguladores, garantizando total transparencia de las operaciones y cerrando espacios a los casos de corrupción.

Actualmente el gobierno local abrió un período de consulta para que los residentes presenten sus consideraciones sobre una posible CBDC, por lo que los interesados tendrán hasta diciembre para hacer llegar comentarios y sugerencias.


Lecturas recomendadas


Fuente: CoinDesk (1) (2) / Archivo DiarioBitcoin

Versión de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay