Blockchain y criptomonedas como una solución sustentable: tres iniciativas para la agricultura

Siembra de plátanos y alimentos libres de pesticidas, ayuda para el sector agrícola mexicano y contribución en contra del hambre mundial, son algunos de los objetivos trazados por estas iniciativas agrícolas que han encontrado en la tecnología Blockchain y los tokens una forma de llevar a cabo sus proyectos ecológicos, lo cual constituye una de las aplicaciones de la tecnología a un caso de uso real

***

La tecnología Blockchain se abre camino en la vida cotidiana mediante su aplicación a los problemas reales del día a día. Registros de votaciones transparentes, almacenamiento y venta de energía, rastreo de productos alimenticios son algunas de las aplicaciones de la tecnología distribuida.

Entre estas iniciativas, destacan aquellas que se encuentran impulsando la tecnología distribuida en el sector agrícola y ambiental, con el fin de beneficiar la actividad y atacar problemas como el hambre mundial, los altos costos de la siembra, el cultivo de productos saludables y libres de pesticidas.

DiarioBitcoin recoge cuatro iniciativas agrícolas que se encargan de la “lucha para hacer del planeta un lugar más seguro y saludable para todos nosotros” a través de la implementación de la tecnología disruptiva en el proceso agrícola, según se lee en la página de EcoBit, una de estas iniciativas.

AgroCoin (México)

AgroCoin es el token emitido por Amar Hidroponía, una empresa mexicana destinada al cultivo del ají habanero, cuyo fin es el de dar estabilidad a la actividad agrícola del sector mediante la tecnología Blockchain y los contratos inteligentes, al tiempo que permite a los inversionistas participar de la siembra.

La iniciativa nace con la visión de crear “la primera criptomoneda basada en la cultura agrícola”, según se lee en su whitepaper, para permitir que todas las personas puedan participar de la agricultura mexicana aunque no cuenten con conocimientos sobre el agro. El documento también explica que el objetivo de la criptomoneda es mejorar las condiciones de trabajo en el país americano y salvar los problemas de financiamiento del sector.

Con la emisión de la criptomoneda, la iniciativa espera atraer inversores que compren el token digital y así crear un fondo que será utilizado en el cultivo. Cada moneda tiene valor de USD $ 27, o 500 pesos mexicanos, y se encuentra respaldada por un metro cuadrado del terreno sembrado, por lo que el inversionista puede “participar en las utilidades del chile [ají] habanero” y recibir entre un 20% y 30% de rendimientos con respecto a la inversión inicial.

Lanzado en el último trimestre del año pasado, la iniciativa arrojó sus primeros rendimientos en abril de este año, equivalentes a USD $ 10.447 ─o 212.000 pesos mexicanos─, que se entregaron a los primeros 76 inversionistas, según reseñó El Economista.

Actualmente, la iniciativa mexicana busca recibir inversiones para 100 hectáreas de ají habanero hidropónico, es decir: alcanzar la venta de 1 millón de tokens, y recibir un financiamiento de un aproximado de USD $ 2.682.000, o 50 millones de pesos. Adicionalmente, la plataforma estableció un contador regresivo para el lanzamiento de un Exchange en su página web.

BananaCoin (Laos, Asia)

Con sede en Laos, la iniciativa BananaCoin (BCO) es una criptomoneda basada en Ethereum lanzada por los miembros de una plantación de plátanos, y cuyo valor viene dado por el precio de 1kg de un tipo muy particular de este tubérculo, denominado “Lady Fingers”, los cuales son sembrados y cosechados en el país asiático.

El objetivo de la iniciativa es poder producir los suficientes fondos como para permitir la plantación de 11 hectáreas de Lady Fingers, para luego exportarlos a China, “donde la demanda es más grande”, según se lee en su página web. Entre los gastos principales se cuentan el alquiler y mantenimiento de la tierra, la compra de maquinaria agrícola, la adquisición de plantas… Todo lo cual resulta en una factura de varios cientos de miles de dólares americanos.

Me gusta la idea de ofrecer un producto para recolectar fondos para negocios relacionados a la agricultura”, explica Oleg Dobrovolsky, empresario ruso y miembro de BananaCoin. “Creo que este [proyecto] es uno muy inteligente y es una de esas extrañas iniciativas que están conectadas a algo real”, que es la venta de plátanos por parte de agricultores.

Según se lee es un sitio oficial, el modelo de negocios de BananaCoin es del tipo TGE (“Evento de Generación de Tokens”, por sus siglas en inglés), el cual consiste en un crowdfunding que emite tokens digitales, BCO, a los inversores. Cada BCO permite a su comprador recibir ganancias y beneficios del negocio de la siembra de plátanos ─como el intercambio del token por una cantidad de plátanos o por su valor de venta─. “No vinculamos la agroindustria a Blockchain, sino que utilizamos las capacidades de Blockchain para aumentar la inversión y organizamos pagos transparentes a los inversores en el futuro”, explica la iniciativa.

Al respecto, BananaCoin aprovecha la tecnología Blockchain para proteger su inversión y sus Lady Fingers, y, adicionalmente, cuenta con la ayuda del gobernador de Vientián, capital del país y localidad donde se ubica la plantación. Todo esto le ha permitido plantearse la posibilidad de expandir sus terrenos a 1.000 hectáreas y convertirse en un “participante serio” en el mercado asiático.

Adicionalmente, plantación asegura no usar pesticidas durante la siembra, para poder generar productos más orgánicos, al tiempo que mantiene su “granja orgánica” separada de otras que se encuentran en la región. Entre los beneficios que la iniciativa aporta se cuenta la producción de un token respaldado por 1 Kg de Lady Fingers, que es la variedad de plátanos más popular y costosa en China, y ofrece a sus usuarios la posibilidad de visitar la plantación personalmente.

Actualmente, la iniciativa cuenta con un equipo de 9 integrantes de todas partes del mundo y cuyas labores van desde la siembra hasta el marketing, así como con una docena de negocios asociados.

EcoBit (Malasia)

Apoyada por el gobierno de Kelanta, en Malasia, y construida sobre la Blockchain de Nem, EcoBit (ECOB) es una iniciativa “verde” que ofrece un crédito en criptomonedas, ecobits, al público en general. La moneda está respaldada en proyectos verdes sustentables desarrollados de diferentes rubros ecológicos.

La iniciativa nace con el objetivo de hacer frente a los alimentos contaminados e “inseguros” por la acción de conservantes, pesticidas y antibióticos que resultan dañinos para las personas. Por ello, “EcoBit se esfuerza por promover la importancia de comer el tipo correcto de alimento: el alimento seguro que no contiene pesticidas, herbicidas, hormonas ni antibióticos”, explica la página web oficial del emprendimiento.

Para ello, EcoBit se encuentra desarrollando dos programas, denominados Spirula y Aquaponic, cuyo fin es “devolverle a la madre naturaleza” lo que ha dado y contribuir “a las iniciativas verdes, la sostenibilidad ambiental, la alimentación saludable y un estilo de vida saludable”. Explica su sitio web:

EcoBit se está haciendo cargo de la lucha para hacer del planeta un lugar más seguro y saludable para todos nosotrosUtilizamos la tecnología Blockchain de NEM para rastrear los certificados, movimientos y registros con los libros de contabilidad digitales de NEM para asegurar la integridad completa desde la producción hasta la entrega de los productos EcoBit”.

Los proyectos de EcoBit consisten en la siembra acuapónica, que es un método donde la cría cruzada de peces favorece el cultivo de las plantas mediante la expulsión nitratos y el amoníaco generado por los peces, el cual se convierte en alimento para las plantas; y la siembra de espirulina, un “súper alimento” recomendado por las Naciones Unidas, y que por su alto valor nutricional opera en la lucha contra el hambre mundial:

EcoBit tendrá una granja ecológica para cultivar espirulina a gran escala. Con esta granja, EcoBit quiere tratar de animar a más gente y restaurantes a incluir espirulina en sus menús”.

La iniciativa explica que ambos proyectos pueden “hacer maravillas al medio ambiente” por la exclusión de pesticidas o herbicidas en su realización, contribuyendo a subsanar “un montón de problemas a nuestra contaminación actual”.

Como recompensa, EcoBit opera bajo el concepto de Proof-of-Stake (POS) y ofrece beneficios a sus usuarios por conservar la moneda digital. Entre estos se cuentan estadías en el hotel Eco Sanctuary, “donde podrá disfrutar de productos orgánicos gratis semanalmente”, así como la emisión de bonificaciones para los usuarios.

El crecimiento del valor de EcoBit está respaldado por las ganancias económicas y financieras generadas por los programas ecológicos. Para el momento de la redacción, un ECOB tiene un valor de USD $ 0,013, y una capitalización de mercado de poco más de USD $6 millones, según reseña CoinMarketCap.

Adicionalmente, los ecobits pueden ser intercambiados en casas de cambio o negociados mediante una tarjeta de débito Blockchain en negocios que acepten la moneda digital. Según su página web, actualmente EcoBit se halla desarrollando una máquina de reciclaje que paga ecobits a los colaboradores.

Artículo original de Jacobo Villalobos / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay

Advertisements

Suscríbete a nuestro boletín

* campo requerido