Noticias 

¿Es posible crear naciones basadas en Blockchain? (Parte III)

En esta tercera parte, Macey Kaden de Bitcoinnewschannel señala que la mayoría de los principios y afirmaciones en relación a un gobierno Blockchain (presentados durante la parte I y la parte II de esta serie) no son nuevos en la historia del pensamiento político moderno.

***

La retórica antigobierno que a menudo mantienen los defensores de Blockchain, así como la idea de una sociedad que funciona sólo a través de contratos individuales son muy anteriores a esta tecnología.  Están en el corazón mismo de la noción de contrato social de Pierre-Joseph Proudhon, quien explica esta teoría en Idea General de la Revolución en el Siglo XIX (1851). Hay otras similitudes interesantes entre este teórico (padre del pensamiento anarquista) y los que apoyan un gobierno Blockchain: el fuerte individualismo y la crítica a las organizaciones jerárquicas centralizadas; el Estado representado como un instrumento obsoleto de opresión y la idea de la coerción como fuente de todos los males; la posibilidad de que las personas puedan gobernarse a sí mismas; la desaparición gradual y espontánea del Estado, una vez que la mayoría de la gente haya alcanzado cierto nivel de conciencia. Todos estos elementos tienen sus raíces en la corriente principal anárquica y en el determinismo de la doctrina marxista.

De acuerdo con el marxismo, el Estado no será abolido pronto, sino que simplemente se «extinguiría», una vez que se cumplan determinadas condiciones. En este caso, cuando los procesos de producción sean reorganizados por los trabajadores de acuerdo a los principios de libertad e igualdad. En ese momento, los miembros de la sociedad, o al menos una gran mayoría, habrán aprendido a administrar el Estado por sí mismos después de haber alcanzado un nivel suficiente de madurez y conciencia política.

Esto parece ser exactamente el propósito de los criptoanarquistas, así como el deseo implícito de muchos de los defensores de la descentralización. A pesar de estas similitudes interesantes, hay al menos una diferencia crucial que se debe tenerse en cuenta. Mientras que para el marxismo la desaparición del Estado es la consecuencia natural de la interrupción del capitalismo, para los defensores de Blockchain, es más bien lo contrario: representa la victoria final de los mercados libres y los individuos con intereses propios sobre el de las instituciones públicas, en un proceso de la liberalización económica que se puede definir más correctamente como anarcocapitalismo.

Nuevos modelos de gobierno

Con referencia a las dinámicas políticas más recientes, la tendencia hacia la descentralización puede ser vista como parte de un fenómeno más amplio en contra del tipo de gobierno en el que se han convertido progresivamente las democracias occidentales en las últimas décadas, modificando la relación entre los ciudadanos y la autoridad central. De acuerdo con esta nueva tendencia, los diferentes grupos de interés en la sociedad están menos inclinados que antes a competir entre sí por el control del Estado: dejan de reconocer su monopolio político, destacando su rendimiento, fallos y debilidades, y exploran nuevas posibilidades en la organización de actividades y servicios más eficientes.

Durante los últimos cuarenta años, varios modelos de democracia deliberativa y gobierno público descentralizado se han desarrollado para este fin, y en muchos aspectos el gobierno basado en Blockchain representa el último desarrollo de esta tendencia. Expresando críticas contra los límites de las formas tradicionales de participación política, el concepto de democracia deliberativa ha sido discutido desde la década de 1980 como un ideal de autonomía política y autogobierno. Basado en el principio fundamental de que la democracia representativa debe ser reforzada por las formas de participación ciudadana directa, este enfoque ha puesto especial énfasis en valores como el razonamiento público, deliberación igualitaria entre ciudadanos, transparencia y rendición de cuentas del proceso de toma de decisiones.

Las nociones de la Nueva Administración Pública y posteriormente Nuevo Gobierno Público, que se han propuesto definir un nuevo marco de prácticas de gobierno descentralizadas, surgieron en los países occidentales desde la década de 1970. En este contexto, los defensores de un enfoque orientado al mercado a las políticas públicas, han afirmado que los gobiernos deberían centrarse en el establecimiento de prioridades y objetivos en lugar de entregar directamente los servicios, con el fin de satisfacer mejor las necesidades de los ciudadanos. Por un lado, estas prácticas se han ocupado de la creciente necesidad de experimentar un modelo empresarial de liderazgo, la búsqueda de soluciones innovadoras a través de fronteras organizacionales e institucionales para la mala gestión de Estado y la burocracia; por el otro lado, han dado lugar a un controvertido y socialmente costoso proceso de gasto público en opinión, la desregulación y mercantilización de los organismos públicos, en el intento de mejorar la eficiencia y reducir los costos de los servicios a través de las políticas neoliberales.

Los estudiosos han descrito como gobierno sin gobierno a este patrón emergente de gestión, que se caracteriza por un importante cambio de poder del sector público al sector privado y por un papel cada vez más dominante del mercado en los asuntos públicos. En este contexto, se ha hecho especial hincapié en el poder de las redes para minimizar el papel del Estado y dominar la política pública, debido a la capacidad de las redes de organizarse por sí mismas, desarrollar la capacidad de recuperación y evadir el control del gobierno.

En la última década, los efectos de la globalización han creado nuevas presiones sobre las instituciones para una mayor descentralización y prácticas políticas más participativas. Como resultado, el control y la coordinación social, que siempre han sido los roles esenciales del Estado Federal, se han vuelto mucho más complejos y fracturados que en el pasado, ahora que implican la interrelación entre la autoridad y un número creciente de actores no estatales, agencias operativas y redes a nivel local y global. Los conceptos y prácticas de gobierno público han evolucionado en consecuencia y la literatura ha conceptualizado una rica variedad de nuevos modelos de organización, entre los cuales están la descentralización y el gobierno colaborativo. Aunque sus significados y definiciones pueden cambiar dependiendo del contexto, estos modelos comparten algunas características básicas, tales como una tendencia a la desconcentración de las estructuras jerárquicas; un enfoque más sensible, transparente y responsable de la toma de decisiones; la inclusión de múltiples actores en una plataforma de diálogo, con el fin de encontrar soluciones en consenso a los problemas comunes.

El papel del ciberespacio

El inquieto desarrollo de la informática, la creciente digitalización, y la naturaleza generalizada de la conectividad han representado un catalizador adicional para la descentralización del gobierno. La eliminación de la barrera de los costos de comunicación y el uso de una arquitectura distribuida con conexiones multidireccionales entre todos los nodos, Internet y el ciberespacio han permitido la aparición de la «esfera pública en la red» como un gran facilitador de la libertad de expresión.

Como nunca antes en la historia, los ciudadanos han tenido la posibilidad de intensificar las interacciones entre los grupos de interés y movimientos sociales a nivel local y transnacional; expresar sus quejas y el descontento a través de canales no institucionales; participar en nuevos procesos de colaboración y experimentar modelos de gobierno alternativos, en un clima de mayor conciencia política y de creciente desconfianza hacia los actores gubernamentales. Esto ha causado una mayor erosión de los viejos conceptos de gobernabilidad Estado-Nación y de sus funciones tradicionales relacionadas con la soberanía, la autoridad y los límites nacionales llamados cada vez más a tela de juicio. En este contexto, el entusiasmo por la criptografía como instrumento político defensivo sin duda ha jugado un papel crucial.

La idea de utilizar el cifrado fuerte para proteger la libertad y la privacidad de los ciudadanos de los gobiernos y las grandes corporaciones se remonta al cipherpunk y criptocultura anarquista de finales de 1970. Los principios básicos de estos movimientos contraculturales heterogéneos afirman que la libertad de expresión, la privacidad individual en la comunicación y los sistemas de transacciones anónimas son una condición esencial para una sociedad abierta y deben ser utilizados para fomentar el cambio social y político.

La gestión basada en Blockchain

Todos los procesos descritos hasta ahora tienen un hilo común: han explorado nuevas formas de coordinación e interacción entre el Estado y la sociedad, con un desplazamiento del poder de las instituciones centrales a las personas y/o mercados. El gobierno basado en Blockchain puede considerarse como la etapa final de este proceso de descentralización en la medida que:

  • proclama los beneficios sociales de un enfoque de abajo hacia arriba en la política, haciendo hincapié en las formas consensuales de autogobierno y la participación directa de los ciudadanos en el proceso de toma de decisiones, de una manera similar a la democracia deliberativa;
  • no ve ningún valor añadido en la coordinación central y promueve la primacía de la economía sobre la política, siguiendo una lógica de la privatización de los servicios públicos, que se requieren para el Nuevo Gobierno Público;
  • alientan el uso político del cifrado fuerte para mejorar la libertad y la privacidad de los ciudadanos;
  • se basa en las redes mundiales peer-to-peer (entre particulares) y grupos de interés en línea, cuyo objetivo es descentralizar las estructuras jerárquicas, ser independientes en la medida de lo posible de los poderes del gobierno, y desafiar su agenda. El resultado final es la idea de que las políticas públicas y los servicios públicos deben ser gestionados por las redes privadas de las personas, a través de un modelo descentralizado de gobierno basado en normas de confianza y de mercado distribuidos.

Fuente: Bitcoinnewschannel.com

Advertisements

Related posts