Por Hannah Pérez  

Open Climate trabaja con Hyperledger con el objetivo de generar un sistema para el rastreo de las emisiones de carbono y la contabilidad climática.

***

El Laboratorio de Innovación Abierta (Open Lab) de la Universidad de Yale está dirigiendo un proyecto en alianza con Hyperledger para combatir el cambio climático. El proyecto, denominado Open Climate, está enfocado en explorar el potencial de tecnologías como la Blockchain para generar un sistema de medición y rastreo de las emisiones de carbono.

El equipo de investigadores también explora otras tecnologías como Internet de las Cosas (IoT) y Big Data en una tarea que no es sencilla, pero que actualmente constituye el mayor reto para la humanidad y la vida en el planeta: el cambio climático.

Para Martin Wainstein, fundador del Open Lab de Yale, el desafío climático es un problema contable. En una entrevista con el medio Coindesk, el investigador comentó:

Entiendo el cambio climático como un panorama general, gestionando nuestro presupuesto global de carbono planetario. Para mí, eso se tradujo en un problema contable.

En consonancia con el Acuerdo de París de 2015 -el acuerdo climático global de la ONU- el desafío para Open Climate es generar un sistema de transparencia de contabilidad climática. El Acuerdo de París establece un marco global para prevenir el calentamiento por encima de 1,5 °C (en relación con los niveles preindustriales). El problema es que aún no existe un mecanismo claro para el registro y la regulación en el uso de datos climáticos y acciones verificadas.

Con esto en mente, el proyecto de Yale ha recurrido a la Blockchain de Hyperledger para afrontar un enfoque de uso climático. Wainstein también co-preside un grupo de interés especial de acción climática en Hyperledger junto con Tom Baumann, fundador y copresidente de Climate Chain Coalition.

Open Climate trabaja con Hyperledger

Para el equipo, el valor de la tecnología Blockchain se encuentra en su capacidad para comprender un sistema de interoperabilidad de registro y certificación como el que requiere un mecanismo de contabilidad climático. Diferentes actores y procesos entran en juego: el seguimiento del equilibrio del carbono, los registros y certificaciones de la acción climática, la transacción de estos créditos/certificados en los mercados climáticos internacionales, la movilización de capital, etc.

De esta forma, la plataforma Open Climate opera como una ‘plataforma de plataformas‘ al actuar como un integrador común que puede conciliar los registros climáticos y las funciones de plataformas climáticas basadas en Blockchain. La idea es generar un sistema transparente y democrático sobre el presupuesto de carbono y las acciones relacionadas, explica el equipo del proyecto en un apartado:

La acción climática se democratiza a través de un mercado climático integrado, donde se pueden intercambiar certificados y se pueden financiar acciones climáticas.

Rastreo de carbono

Uno de los esfuerzos que dirige actualmente el proyecto de responsabilidad climática del Laboratorio de Yale es para rastrear y verificar pozos petroleros. El grupo trabaja con el gobierno de Columbia Británica (BC), provincia de Canadá, en un proyecto para utilizar los dominios de identidad digital de Hyperledger.

El programa mide la huella de carbono de un pozo petrolero y el sistema de identidad digital de BC emite un permiso en forma de credencial verificable en la Blockchain. Según destaca el medio Coindesk, la posibilidad de verificar las credenciales en un sistema de información distribuido permite generar confianza entre las entidades.

En lugar de que la autoridades que verifican los certificados estén centralizadas, se puede utilizar la Blockchain como una especie de “llavero público“. De este modo, los emisores de credenciales verificables puedan hacer que sus claves públicas sean localizables a nivel mundial y estén disponibles en Blockchain.

Wainstein explicó el programa a Coindesk y comentó al respecto:

Estamos muy interesados ??en el trabajo de BC en torno a las credenciales verificadas para los permisos de pozos petroleros. Por la forma en que están diseñados, se tiene una credencial verificada para un permiso de petróleo y la misma arquitectura para la credencial para un dispositivo IoT.

Un esfuerzo corporativo

La investigación llevada a cabo por Open Climate en los protocolos digitales de contabilidad de carbono también podría ser una oportunidad para otras importantes compañías con proyectos similares. Al respecto, Wainstein indicó a Coindesk que el equipo ha estado conversando con empresas como Deloitte para explicarles cómo en un futuro la contabilidad de carbono será gran parte de sus negocios.

En enero de este año, Deloitte, EY, KPMG y PwC publicaron un documento conjunto durante el Foro Económico de Davos centrado en el cambio climático. Denominado “Hacia una métrica común e informes consistentes de creación de valor sostenible“, el informe busca generar una solución más integral al problema ambiental, y proponer crear unas normas de contabilidad climática estándares a nivel global.

Por el momento, Open Climate se encuentra en a penas una primera etapa en la búsqueda de colaboradores y organizaciones sin fines de lucro que puedan aportar material humano al proyecto. Todavía queda algún tiempo para que el proyecto ofrezca un modelo de contabilidad para actores corporativos.

El próximo paso para el equipo es la celebración del evento Collabathon, un hackatón para desafiar a equipos de desarrolladores a construir un sistema transparente de contabilidad climática. Este año, debido al coronvirus, se espera que el evento se lleve a cabo de forma virtual.

 

Fuentes: Open Climate, Hyperledger, Coindesk

Versión de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imagen de Pixabay