Por Editor DiarioBitcoin  

El argentino Lukas Nicolino comenzó a hacer arte durante la pandemia y ahora no solo se dedica a pintar y a ayudar a otros, sino que también hizo su primer NFT: un video de su difícil vida.

***

Hay vidas difíciles y complejas, pero hay quienes saben hacer de ellas algo asombroso.  Es el caso del artista argentino Lukas Nicolino, quien cuenta su historia en DiarioBitcoin para mostrar cómo llegó a hacer su primer token no fungible, NFT, que además tiene algo muy especial: es un NFT que habla de su vida y que busca recaudar fondos para una Organización No Gubernamental (ONG) que ayuda a niños en situación de vulnerabilidad

Lukas Nicolino tiene 39 años y nació en Buenos Aires. Se graduó como licenciado en Relaciones Públicas e hizo un posgrado en mercado de capitales. Cuenta que siempre le gustó el arte y que tocaba guitarra y violín, hasta que un accidente en una mano en el año 2000 le cambió la vida.

“En enero del año 2000 tuve un accidente grave en el cual me corté la mano derecha primero casi pierdo la vida dado que me seccionè la arteria cubital y llegué al hospital desvanecido por la pérdida de sangre, luego corría riesgo mi mano (…). Pasé por 3 operaciones de reconstrucción y luego de 4 años en rehabilitación continué con mi vida con la discapacidad que me dejó el accidente como secuela”, narra.

Sin embargo, la situación se agravó más años después.  “Hace unos 3 años aproximadamente me volví a lesionar la mano entrenando, lo cual me generó un dolor neuropático insoportable, al punto tal que tuve que dejar de trabajar e irme a vivir a cada de mis padres por casi dos años. Comencé tratamiento psicológico y psiquiátrico, dado que el dolor era tan agudo y constante que ni siquiera podía dormir, en ese período también me diagnosticaron trastorno bipolar… Fueron 2 años de mucho sufrimiento tanto físico como emocional, pero hoy mirando hacia atrás entiendo que esa agonía tuvo una razón de ser”.

Pintar como medicina

Nicolino
Imagen donada por Lukas Nicolino

Allí llegó el arte de nuevo a su vida: “Cuando comenzó la pandemia un poco para escapar del dolor y del aburrimiento agarré un pincel con mi mano izquierda e hice un mural en mi departamento, sin haber pintado jamás, lo hice instintivamente, pero me dio tanta felicidad que a partir de ahí no pude parar.  El abstraerme del mundo me hizo volver a conectar con mi esencia que fue, es y va a ser siempre la misma: mi pasión por el arte”, expresa.

Cuenta que en ese entonces tomaba muchos medicamentos “por momentos el dolor estaba más controlado, pero estaba tan drogado que dejé de ser yo. Un día me encontré caminando por el río sin saber cómo había llegado, volví a mi casa como pude, consciente de que ya no podía vivir así. Asique decidí dejar toda la medicación para el dolor apostando a que eventualmente el dolor pasaría o se elevaría mi umbral de dolor y podría volver a tener una vida digna de ser vivida. Actualmente vivo con dolor, pero logro controlarlo con meditación y enfocando en pintar y ayudar que es lo que más felicidad me da, de esa manera y enfocado en estas cosas se hace más llevadero. La medicación psiquiátrica para la bipolaridad la sigo tomando ya que no me afecta en mi vida cotidiana”.

Recuerda que hace tiempo había pintado murales pero los había dejado a medias, en realidad ese mural en su departamento fue el primero que hizo completo.  “Fueron 9 días de casi no dormir de la emoción que sentía, escuchaba música electrónica día y noche mientras pintaba, era lo único que hacía, entré en una especie de trance. Literal. Cuando terminé de pintar el mural, me dio tanta felicidad verlo que quise seguir pintando todas las paredes de mi casa, pero dado que no quería que pensaran que estaba loco empecé a comprar bastidores y a pintar en ellos y los regalaba. Solo pintaba por el placer y la paz que me daba hacerlos”.

Instagram como primera ventana

Nicolino explica siempre amó los retratos y desde que comenzó a pintar sus obras y publicarlas en su Instagram @lukasnicolino, la gente le empezó a pedir que los pintara a ellos.

“Sin darme cuenta de buenas a primeras en poco tiempo ya tenía pedidos para todo el año, y había comenzado a pintar hacia solo un par de meses (a fines de abril, dado que la obra la publique en mi ig el 5 de mayo). Todo lo que realizo lo hago por encargo, al menos hasta ahora así se dio naturalmente, lo que no quita que el día de mañana haga otra cosa, pero me gusta dejar que las cosas fluyan, dado que cuando fluyen son perfectas. Fue pasando el tiempo y como vi que quería dedicarme a esto empecé a retratar celebridades para que me ayuden a difundir mi arte y que de esta manera me conozca más gente”.

En la actualidad tiene en esa cuenta más de 16,7 mil seguidores en la red social. Allí muestra tanto su trabajo artístico como su otra pasión: ayudar a los demás.

Pintar para ayudar

Además de pintar, otra pasión surgió en la vida de Nicolino: el trabajo social.“Siempre tuve vocación de servicio y me dio felicidad ayudar. Siempre quise ayudar a gran escala, pero no sabía cómo. Por esas sincronicidades de la vida llegué un día a retratar a Romina Yankelevich, una actriz que pasó a otro plano muy joven,  hija de dos de los productores más reconocidos de la Argentina, y dado que yo no quería aceptar el dinero y su hijo Franco no quería aceptar el obsequio decidí que lo mejor sería donar el monto de la obra. Publiqué un video diciendo que iba a donar este dinero y que si alguien conocía quién lo necesitaba que me contactara y se lo daríamos a esa persona”.

Relata que lo contactó una seguidora y le contó la historia de Aaron, un niño de 4 años, que sufrió el incendio de su casa, donde perdió a su mamá y, además, padeció heridas muy graves en su cuerpo. “No dudamos en que la ayuda debía ir para él, y cuando lo conocí me enamoré, no solo le dimos el dinero sino muchos bienes que logramos juntar entre todos mis seguidores dado que todo el mundo se sensibilizó mucho con su caso”.

Tras eso, dice, le llovieron pedidos de ayuda. Ahora apoya a la ONG DAR es DAR (web: www.daresdar.org IG: @dar_es_dar ) que se encarga de nutrir a bebés de 0 a 5 años y ayudanr a sus familias.  “Me propusieron ser su embajador y yo acepté con gusto dado que sus intereses y los míos estaban más que alineados, y la verdad que yo prefería hacer todo esto respaldado por una ONG, para mí fue un alivio”.

Y de allí viene la nueva idea para ayudar: Un NFT

La vida en un NFT

Nicolino comenzó a investigar sobre los NFT. “Conocí a Luisca, un criptoartista que participa en el foro de telegram llamado NFTs Latinoamèrica, creado por Clementina Giraldo y 3 personas más y él me ayudó en absolutamente todo, dado que yo no tenía idea en todas las posibilidades que ofrecía este nuevo mundo. Me dio la idea de hacer 1000 copias de ese NFT e ir vendiéndolas desde un muy bajo precio e irlo subiendo gradualmente a medida que la gente fuera comprando y la verdad que su idea me encantó”.

Y tuvo respuestas positivas: La primera venta llegó antes siquiera que lo diera a conocer. Puse un precio simbólico de 0,19 centavos de dólar para el primer valiente que quisiera apoyar mi causa y así sucedió. Pero esta compra si bien tiene un precio, es invaluable para mí, dado que me convirtió en el primer artista argentino en utilizar el criptoarte con fines solidarios. Ojalá muchas personas que estén leyendo este artículo compren el NFT, los precios van de 1usd hasta 4usd… muy accesibles para cualquiera que quiera ayudar a la causa”.

Destaca que la recaudación irá íntegramente a Dar es Dar para que la fundación lo destine a su labor de seguir invirtiendo en los niños que son nuestro futuro.

Una vida en un video NFT

Pero lo interesante es que no es un NFT de arte, como otros. El NFT de Nicolino contiene un video llamado Reborn que resume la dura vida del artista: 

“El verdadero VALOR de este NFT, más allá del precio, es la historia que hay detrás, mi historia de resiliencia contada en primera persona, saber que se puede pasar de que la vida sea un martirio y no encontrarle un sentido para vivirla, a hacer algo que te apasiona como en mi caso fue pintar, ayudar, y vivir del arte. También saber que los fondos irán destinados a los niños, que son nuestro futuro, no va a llenar el alma de los inversores, sino que es una doble apuesta, ya que comprando también están invirtiendo en esta nueva forma de concebir el arte que sin dudas es apostar al futuro también”.

Si le interesa puede hacer clic en el link del NFT Reborn, que está en la plataforma OpenSea.

Pero no es el único. Va a lanzar un nuevo NFT, esta vez sí una pintura que le realizó al  cantante Lgante y Frijo, con el fin de juntar fondos para Valentín Lemos, un niño de 4 años que necesita implantes por un valor de USD $17.500. “Toda la información del caso la podrán ver en mi IG @lukasnicolino o en el de su familia @todosporvalentínlemos). La obra física será firmada y subastada acá en Argentina mientras que habrá disponibles 420 copias digitales, en honor al género musical creado por el cantante al cual denominó ¨Cumbia 420¨.

Este es el link al NFT del cantante.

Entrevista de MRTabuas/ DiarioBitcoin

Imágenes cortesía de Nicolino