Blockchain Colombia 

«Ciudad de El Dorado», el proyecto artístico Blockchain con sello colombiano que planea construir su propia eco aldea

El pintor y escultor colombiano José Ramón Tarazona y su hijo, Rembrandt Tarazona, desarrollaron su propia criptomoneda para el intercambio del arte.

***

«Democratizar el arte» es la máxima del proyecto artístico Blockchain «Ciudad de El Dorado», liderado por el pintor colombiano José Ramón Tarazona y su hijo, Rembrandt Tarazona.

DiarioBitcoin tuvo la oportunidad de conversar con los emprendedores para conocer más sobre la historia y el desarrollo actual del proyecto.

José Ramón Tarazona al recibir un premio en Italia

El pintor y escultor José Ramón Tarazona tiene más de 35 años de trayectoria en el mundo artístico. En 2010 fue galardonado con el Rocca d’Oro en Italia por su cuadro «Miss muchacha de oro«. Su recorrido artístico de larga trayectoria está caracterizado por obras que evocan la memoria y riqueza cultural de los pueblos ancestrales.

«Ciudad de El Dorado», que cuenta con su propia criptomoneda, nace hace dos años cuando al artista le ofrecen pagarle en Bitcoin por una de sus obras. Es en este momento cuando su hijo, recién graduado en ingeniería, decide investigar sobre la tecnología y descubre un interés apasionante por la misma.

«Fue como amor a primera vista. Se puede decir que compaginamos totalmente con la filosofía de Satoshi Nakamoto«, contó Rembrandt Tarazona en una entrevista a DiarioBitcoin. De esta forma nace la iniciativa criptográfica La Ciudad de El Dorado, una evolución artística de la serie pictórica de Tarazona, denominada, a su vez, «El Dorado«.

Blockchain y arte ancestral

Para el pintor, el encuentro de su obra artística con la tecnología Blockchain tuvo una relación estrecha desde el primer momento. Mientras que la serie de obras que componen a «El Dorado» evocan la sabiduría ancestral de los pueblos aborígenes, el artista Tarazona mantiene una latente preocupación por la preservación de la naturaleza y la cultura humana.

Por décadas el mensaje de la obra artística de mi papá, evoca a la memoria, para volver a aquella consciencia universal. Ahora al sumarle Blockchain, podemos decir que el mensaje pasa de la pintura a la cotidianidad.

Para los emprendedores, Blockchain no es solo una tecnología útil para el registro artístico, sino que es una solución para preservar la memoria cultural de los pueblos. Más importante, la conciben como una herramienta para la construcción de modelos de intercambio más democráticos, transparentes y sostenibles.

Es por esta razón que el objetivo último del proyecto consiste en la construcción de una «Ecoaldea artística«. La idea, explica Tarazona, es construir «todo un nuevo sistema de vida en comunidad, donde se apliquen las nuevas tecnologías para adaptarse al cambio climático. Y que, además implemente su propio sistema de intercambio de trabajo fundamentado en el consumo del arte«.

Para un pintor de alta trayectoria en la industria, Blockchain además tiene aplicaciones cuyos beneficios se extienden al aspecto más social del arte. En opinión del equipo, la tecnología favorecerá económicamente al arte, pero a su vez, permitirá que su acceso sea más democrático y transparente.

Creemos en la tecnología Blockchain aplicada al campo económico, ya que descentraliza el capital al crear un medio de intercambio de valor genuino. Desde nuestro contexto, somos espectadores de primera línea a lo largo de ya casi 40 años, de que el consumo y disfrute del arte se ha privatizado constantemente. Cada vez son menos las personas que hacen uso de los mecanismos para despertar consciencia que el arte aporta. Así fue como empezamos a soñar con una aplicación que descentralizara la inversión en arte.

«El Dorado» tiene criptomoneda

El proyecto artístico cuenta con su propia criptomoneda denominada CoindelDorado (CDD), así como su propio sitio web En la actualidad, el proyecto se lleva a cabo a través de la plataforma de Steemit, donde los interesados pueden votar en cada post recibiendo CDD a cambio.

Esta criptomoneda sustenta su valor en el arte de mi papá, y además, permite invertir en sus obras con tan solo un «me gusta«.

La idea es que cada voto en Steemit pueda ser remunerado por una fracción de CDD. En la plataforma los usuarios son recompensados por la criptomoneda propia, denominada Steem. Pero esta moneda puede ser intercambiada en la plataforma por CDD.

Los interesados en las obras pictóricas de Tarazona también pueden comprar el arte con Steem, Bitcoin o moneda fiduciaria. En cualquier caso, el comprador de cualquiera de las piezas recibirá el 30% del valor de la obra en CDD.

La criptomoneda de «El Dorado» no se encuentra disponible en ninguna plataforma de intercambio criptográfico. Al respecto, el ingeniero explicó que el proyecto aún se encuentra en etapa inicial y está en la búsqueda de capital semilla para llevar a cabo diferentes programas.

Programa de arte universitario

El artista y su hijo esperan que la inversión en la criptomoneda propia, así como en las obras de la serie «El Dorado«, puedan permitir costear los gastos para exponer el proyecto en Roma, Italia, el próximo año. Para ello, el proyecto está actualmente buscando promover un programa artístico en una universidad de la región.

La propuesta consiste en la realización de diferentes actividades artísticas y culturales por un lapso de tres meses en una universidad colombiana. Entre actividades educativas, el artista José Tarazona pintaría un mural para involucrar a la comunidad del campus dentro del quehacer artístico.

La idea es atraer inversores al proyecto y recaudar el capital para la creación de aplicaciones de Realidad virtual (RV) y aumentada (RA), que finalmente, formarán parte de la construcción de la Ecoaldea artística.

En su etapa final, «La Ciudad de El Dorado», contará con un espacio físico en el cual se desarrolla todo un conjunto de construcciones sostenibles. El objetivo es implementar allí una alternativa a los ciclos de consumo y tener una exposición artística con más de 200 obras pictóricas, 60 esculturas, aplicativos de RV y RA.

En la actualidad, Rembrandt Tarazona está trabajando de la mano del SENA, la entidad educativa más importante de Colombia, para llevar a cabo el programa universitario. A futuro, esperan que el proyecto y las obras artísticas que lo conforman puedan exponerse en las principales capitales del mundo y divulgar el uso de estas tecnologías.

 

Artículo de Hannah Estefanía Pérez / DiarioBitcoin

Imágenes de la web de La Ciudad del Dorado


Related posts